En directo
    América Latina
    URL corto
    0 10
    Síguenos en

    RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — La organización Amnistía Internacional lanzó la campaña "Los derechos no se liquidan", que pretende llamar la atención sobre los cambios legislativos que se debaten en el Congreso Nacional de Brasil y que atentan contra los derechos humanos.

    "La actual agenda legislativa se está despachando a toda prisa en el Congreso utilizando como escudo la cortina de humo de la actual crisis política y económica; si se aprueba, pondrá en peligro la vida y los derechos de millones de personas, en especial de las que sufren ya discriminación y marginación", subrayó la directora ejecutiva de Amnistía Internacional Brasil, Jurema Werneck, en un comunicado.

    La organización remarca que se están tramitando cambios que adelantan la edad en la que los menores pueden ser juzgados como adultos, "violando de manera flagrante" el derecho internacional de los derechos humanos, en especial la Convención sobre los Derechos del Niño, de la que Brasil es Estado parte.

    En la actualidad, la mayoría de edad en Brasil se sitúa en los 18 años, pero grupos de presión y partidos conservadores quieren reducirla, lo que haría que los niños que acaben en prisión estén expuestos a una situación "extremadamente vulnerable", según Amnistía Internacional, que recuerda las condiciones de hacinamiento y violencia que predominan en las cárceles brasileñas.

    Otro de los "ataques" a los que se refiere la organización tiene que ver con la salud y los derechos sexuales y reproductivos, ya que se están debatiendo propuestas que eliminan la educación sexual de las escuelas, especialmente sobre identidad de género y orientación sexual.

    "Esta prohibición menoscabará aún más los derechos de las personas gays, bisexuales, trans e intersexuales", lamenta la organización, que recuerda que el año pasado Brasil fue el país del mundo que registró un mayor número de muertes de personas transexuales.

    El Congreso Nacional también podría derogar próximamente la Ley de Desarme, que facilitaría el porte de armas de fuego.

    Más aquí: ONU y CIDH alertan sobre ataques de Brasil a los derechos indígenas y ambientales

    Se trata de una "temeridad", asegura la organización teniendo en cuenta que en 2015 en Brasil se registraron 60.000 homicidios y que más del 70% de ellos se cometieron con armas de fuego.

    Amnistía también alerta de las restricciones del derecho a la tierra de comunidades indígenas y quilombolas (descendientes de esclavos africanos).

    En su opinión, se ponen los intereses económicos "por encima" de los derechos de los pueblos indígenas y tribales garantizados por la Constitución y el derecho internacional.

    Además, también critican que algunas propuestas afectarán a la libertad de expresión y de reunión pacífica.

    Los cambios en la actual legislación antiterrorista contienen "definiciones imprecisas y muy generales" que podrían utilizarse arbitrariamente para procesar a cualquier persona que exprese sus opiniones públicamente o que se manifieste de manera pacífica en la calle.

    La campaña se lanzó la mañana del 31 de julio con un acto frente al Congreso Nacional de Brasilia, en el que activistas con el rostro cubierto con las caretas del presidente del Senado, Eunício Oliveira, y de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, mostraron pancartas alusivas a cómo las reformas legislativas afectarían a los derechos humanos.

    Lea también: ONU y CIDH condenan "uso excesivo de la fuerza" policial durante protestas en Brasil

    Los dos son aliados del Gobierno: Oliveira pertenece al oficialista Partido del Movimiento Democrático de Brasil y Maia al Partido Demócratas.

    Brasil vive una crisis política desde que el presidente del Gobierno Michel Temer fue denunciado formalmente por corrupción por haber recibido sobornos del grupo cárnico JBS.

    Para que la denuncia siga adelante se necesita el visto bueno de la Cámara de Diputados, por lo que en las últimas semanas Temer y sus aliados se dedicaron a intentar sumar el máximo número de apoyos posible (se necesitan 342 del total de 512 votos del plenario de la Cámara para frenar el proceso y evitar que el presidente sea apartado).

    En esas negociaciones es donde se están produciendo los cambios en políticas de derechos que apunta Amnistía Internacional y otras contrapartidas, por ejemplo en el terreno medioambiental.

    Lea más: La inmensa mayoría de brasileños quiere que Temer sea investigado

    Organizaciones como Greenpeace y WWF también alertaron que Temer está concediendo desde hace tiempo medidas ansiadas por los representados ligados al sector agropecuario, como la desprotección de miles de kilómetros cuadrados de selva amazónica. 

    Además:

    Casi cuatro de cada 10 brasileños tienen un pariente o amigo asesinado
    Las cárceles de Brasil registran más de un asesinato por día
    Más de 58.000 personas fueron asesinadas en Brasil en 2015
    Etiquetas:
    derechos humanos, Amnistía Internacional, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik