Widgets Magazine
En directo
    Conjunto Vecherinka del Club Nicolás Ostrovski de Lanús

    La Avenida de Mayo de Buenos Aires se transforma por un día en la Plaza Roja (fotos)

    © Sputnik / Patricia Lee Wynne
    América Latina
    URL corto
    2110

    Trajes típicos rusos, músicas y danzas tradicionales eslavas y puestos con varéniquis, pelmenis y otras delicias: así celebró Buenos Aires a su comunidad rusa, en la emblemática Avenida de Mayo. Sputnik visitó el festejo y habló con algunos de sus protagonistas.

    El primer sábado de julio, Buenos Aires transformó en Rusia a uno de sus lugares más icónicos: la Avenida de Mayo. Además del acento porteño, se podía escuchar ruso, al tiempo que el aroma de las comidas tradicionales de las lejanas estepas envolvía y abría el apetito de los transeúntes. Todo entre músicas folclóricas y personas vestidas con atuendos tradicionales eslavos.

    Se trata del festival anual 'Buenos Aires celebra Rusia'. En esta ocasión, la céntrica vía se corta al tránsito para dar lugar a una verdadera fiesta en la que argentinos (de ascendencia rusa o no) e inmigrantes festejan la diversidad cultural y el encuentro entre sus pueblos.

    Lea más: Buenos Aires celebra festival en honor a Rusia

    ​En Argentina se estima que viven unas 300.000 personas de ascendencia rusa, lo que constituye una de las mayores comunidades a escala latinoamericana. La mayoría descienden de inmigrantes que desembarcaron en el puerto de Buenos Aires entre fines del siglo XIX e inicios del XX, pero también hay personas llegadas en los últimos 20 años. Estas dos olas migratorias se dan la mano, unidas por la tradición eslava.

    Restaurante CCCP de San Telmo vende especialidades rusas en Buenos Aires Celebra Rusia
    © Sputnik / Patricia Lee Wynne
    Restaurante CCCP de San Telmo vende especialidades rusas en Buenos Aires Celebra Rusia

    ¿Qué tal comer un varéniqui imaginándose un viaje al tiempo hacia la Unión Soviética? En Buenos Aires es posible. El restorán CCCP, el acrónimo en alfabeto cirílico de la URSS, te da la posibilidad. En su local del tradicional barrio de San Telmo, el comedor está ambientado con memorabilia de la época soviética. En ocasión del festival, se trasladaron a la calle para el disfrute de los visitantes.

    Lea también: Cocina con Sputnik: varéniqui

    Restaurante CCCP de San Telmo vende especialidades rusas en Buenos Aires Celebra Rusia
    © Sputnik / Patricia Lee Wynne
    Restaurante CCCP de San Telmo vende especialidades rusas en Buenos Aires Celebra Rusia

    Ksenia es una de las integrantes de este emprendimiento familiar, llevado adelante además por su madre y sus hermanos. Provenientes de Siberia, de Irkutsk, llegaron a la Argentina hace 15 años. Abrieron un restaurante que funcionó por 13 años en la zona de Almagro, hasta que fundaron CCCP, un lugar donde celebran "las tradiciones, la comida y la onda de la Unión Soviética".

    "Tenemos dos patrias: una que es Rusia y otra que es Argentina. Siempre se extraña. Tratamos de mantener las tradiciones: hablamos ruso en casa, a veces en el negocio también, porque viene gente rusa y ucraniana", comentó a Sputnik.

    Restaurante CCCP de San Telmo vende especialidades rusas en Buenos Aires Celebra Rusia
    © Sputnik / Patricia Lee Wynne
    Restaurante CCCP de San Telmo vende especialidades rusas en Buenos Aires Celebra Rusia

    Según Ksenia, la fecha ineludible para celebrar es el 9 de mayo, Día de la Victoria, pero este año están pensando cómo conmemorar el centenario de la Revolución de 1917 en octubre o noviembre. "Es algo muy importante en nuestra historia, en nuestra cultura", comentó Ksenia, quien nunca volvió a su país de nacimiento pero planea hacerlo.

    Lea además: La historia de las relaciones diplomáticas entre Rusia y Argentina

    Para los que tienen nostalgia de los tiempos actuales y quieren comprar esas cosas que les hacen acordar a su añorada patria eslava en el presente, Natasha vende comida y algunos objetos más, como juguetes y chocolates. Llegó a Buenos Aires hace 17 años como madre soltera de tres hijos, "sin saber el idioma ni conocer a nadie". Luego tuvo un hijo más.

    Natasha vende los muñecos rusos del cocodrilo Guena y de Cheburashka
    © Sputnik / Patricia Lee Wynne
    Natasha vende los muñecos rusos del cocodrilo Guena y de Cheburashka

    Ofrece platos rusos por encargo, como pelmeni, piroshki, varéniqui, ensaladas Olivier o Shuba, y, a quienes les gusta el dulce, torta Napoléon. "Comida fresquita y rica", acota orgullosa. Aquellos padres que quieren conservar la tradición en casa y ver a sus hijos jugando con muñecos del cocodrilo Guena y Cheburashka, pueden estar tranquilos: Natasha también tiene esto a disposición de sus clientes.

    "Estoy contenta, feliz. Tengo muchos clientes y me gustaría tener más", dice risueña, aunque admite que su adaptación en Argentina tuvo "momentos buenos y malos, como en cualquier lado".

    Lea también: Las 13 mejores animaciones rusas 

    Un empleado acomoda los juguetes de Ded Moroz, equivalente ruso de Santa Claus
    © REUTERS / Ilya Naymushin
    Nadia Bayanova, pianista, acordeonista y profesora de lengua y literatura rusa llegó a Buenos Aires hace 18 años. En la localidad de Vicente López tiene un centro cultural donde difunde su idioma y las melodías de su país. La artista constató un aumento en la cantidad de argentinos interesados en el idioma.

    "Muchos vienen para aprender ruso no solo por el tema del Mundial [Rusia 2018]. Tenemos muchos alumnos que quieren ir a Moscú y viajar. Nosotros ayudamos a la gente para aprender el idioma básico. Como siempre dicen, está Europa, Asia y Rusia, que es muy diferente de todo", dijo la docente.

    Lea también: De Brest a Mar del Plata: las siete casas de Bárbara y Esteban Strapko

    Conjunto Vecherinka del Club Nicolás A. Ostrovski
    © Sputnik / Patricia Lee Wynne
    Conjunto Vecherinka del Club Nicolás A. Ostrovski

    No es necesario tener sangre rusa para pertenecer a esta colectividad. De hecho, varios de los bailarines del grupo Vecherinka del Club Nicolás A. Ostrovsky de Lanús Oeste, al sur de Buenos Aires, no tienen un antepasado eslavo.

    "Es algo bueno que se sepa, porque yo soy de ascendencia española. Muchas veces uno no es ruso y no se quiere integrar a la colectividad por miedo a que no te acepten. En nuestro grupo por suerte integran a toda la gente que va", dijo a Sputnik Juan Cruz Ardohain, de 21 años, uno de los bailarines del club ruso, que tiene más de 70 años de existencia dedicados a la difusión de la cultura y las tradiciones eslavas.

    Además:

    Mar del Plata lamenta la tragedia en San Petersburgo, su ciudad hermana (fotos)
    Rusos de San Javier bailan kalinka y toman mate uruguayo
    La sangre rusa del último muerto de la dictadura uruguaya
    Etiquetas:
    piroshki, varéniqui, tradiciones, bailes, Buenos Aires celebra Rusia, Buenos Aires, Argentina, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik