En directo
    América Latina
    URL corto
    0 40
    Síguenos en

    RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — Decenas de miles de manifestantes convocados por los principales sindicatos y movimientos sociales de izquierda de Brasil salieron a las calles de la capital para pedir la salida del Gobierno del presidente Michel Temer y la convocatoria de elecciones anticipadas para este año.

    "Para nosotros el 'Fuera Temer' ya es cosa del pasado; no sirve de nada que salga Temer si entra Henrique Meirelles (ministro de Economía), Carmen Lúcia (presidenta del Tribunal Supremo Federal) o Rodrigo Maia (presidente de la Cámara de Diputados), lo que interesa son elecciones directas ya", afirmó desde la protesta el presidente de la Central Única de los Trabajadores (CUT), Vagner Freitas, en declaraciones a la prensa local.

    El líder de este sindicato ligado al Partido de los Trabajadores (PT) se refería así a los nombres de los posibles candidatos a ocupar el sillón presidencial si Temer dejara de ser mandatario.

    El hipotético sustituto llegaría al poder por decisión de los parlamentarios, siendo así una elección indirecta, tal como prevé la Constitución cuando se supera la mitad de la legislatura.

    Los manifestantes que este miércoles llenaron el Eje Monumental de Brasilia no están a favor de ese escenario y piden que se apruebe una Propuesta de Enmienda a la Constitución (PEC) que permita modificar la Carta Magna para permitir que las elecciones generales de 2018 se anticipen a este año.

    Sin embargo, muchos asumen que esta opción es complicada, tal y como admitió en la protesta el diputado del partido opositor Solidariedade, Paulinho da Força.

    En su opinión, en estos momentos la aprobación de una PEC es "muy difícil" y abrir un proceso de impeachment contra Temer es "inviable" porque supone entre ocho y nueve meses de duración.

    La llamada "Marcha de las Centrales Sindicales" a Brasilia estaba convocada desde hace tiempo, aunque el propósito inicial era protestar contra la reforma del sistema de pensiones y la reforma laboral que propone el Gobierno de Temer, prácticamente bloqueadas debido a la crisis política.

    El escándalo que llevó a que Temer sea investigado por corrupción, obstrucción a la Justicia y organización criminal hizo que los organizadores de la manifestación la replantearan como una demostración de fuerza de la izquierda para sacar al presidente del Palacio del Planalto (sede del Gobierno).

    Un total de 500 autobuses con activistas procedentes de todo Brasil llegaron este miércoles a la capital y al arrancar la manifestación había más de 50.000 personas, según la CUT y Força Sindical, los dos principales sindicatos convocantes.

    La Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal, no obstante, rebajó esa cifra hasta las 25.000 personas.

    Las protestas contra el Gobierno de Temer se reactivaron en Brasil desde hace una semana, cuando salió a la luz una grabación que presuntamente demuestra que el presidente autorizó sobornos al expresidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, para comprar su silencio en la cárcel.

    El presidente reiteró en varias ocasiones que no piensa dimitir y se centra ahora en reconstruir los apoyos en su base de aliados para intentar garantizar la gobernabilidad del país.

    Además:

    Orden de los Abogados de Brasil considera que Temer prevaricó
    "La crisis de Brasil tiene implicancias mundiales"
    Crisis política en Brasil: imposible contener las bromas
    Etiquetas:
    corrupción, protestas, Michel Temer, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook