Widgets Magazine
En directo
    Barrio en Puerto Príncipe

    "Misión de la ONU en Haití violó los derechos humanos"

    © AP Photo / Ricardo Arduengo
    América Latina
    URL corto
    0 20

    El anuncio sobre la finalización de la misión de paz que mantiene la ONU en Haití fue bien recibida desde varios sectores de ese país. Según Camille Chalmers, profesor universitario, fueron 13 años de "sufrimiento" y "violación de los derechos básicos del pueblo".

    Chalmers, economista, compartió con el programa 'Telescopio' de Sputnik sus visiones sobre las intenciones manifestadas por el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, para finalizar en octubre de 2017 la Misión de Estabilización de Naciones Unidas en Haití (Minustah). El analista haitiano se expresó a favor de esta medida, que desde varios sectores se reclamaba "hace mucho tiempo".

    "Son 13 años de dolor, de sufrimiento, de una ocupación que no ha alcanzado los objetivos determinados… son 13 años de violación de los derechos básicos del pueblo de Haití. Lo importante es que la ONU reconozca su culpa en los daños hechos y entre en un proceso de reparación para pagar sus deudas a los haitianos, así que saludamos esta decisión. Es importante resaltar el balance negativo de esta misión. Ahora empieza una redefinición completa de las relaciones con Haití", afirmó Chalmers.

    Para el entrevistado, la Minustah tuvo una "injerencia permanente" en las últimas elecciones desarrolladas en el país insular, "tratando de controlar los comicios, los resultados y de influir en la designación de las autoridades". Para el académico, "el pueblo lo ha vivido con mucha frustración, cólera e indignación", sentimientos que se vieron reflejados en la "muy baja participación" de la ciudadanía en las elecciones de noviembre de 2016.

    La consulta electoral, dijo, se desarrolló "en un clima desfavorable para la credibilidad de las instituciones democráticas". "Eso quiere decir que estamos en retroceso en el proceso de institucionalización y de construcción de una relación de confianza entre el pueblo y el Estado", acotó.

    Más: Salen a la luz crímenes sexuales masivos cometidos contra menores por Cascos Azules de la ONU

    Jovenel Moïse, presidente electo de Haití
    © REUTERS / Jeanty Junior Augustin
    Chalmers consideró que "es importante que salgan los militares", pero "no es el elemento final porque hay muchos otros mecanismos de control desde afuera". El profesor precisó que el país está siguiendo "políticas neoliberales" debido a lo dictado por otros países. Por eso, opinó que la Nación debe "tomar conciencia de todo lo negativo" que ha vivido en los 13 años "para entrar en un verdadero y auténtico proceso de recuperación de la soberanía nacional".

    Económicamente, el panorama no es el mejor: según explicó el experto, en los últimos tres años, la moneda nacional se devaluó en un 60%, lo que provocó una caída de la mitad de los salarios reales. Los ingresos de los haitianos se desplomaron y no hubo aumentos. Un 57% de la población vive con 1,9 dólares por día, prácticamente en situación de miseria. El huracán Matthew arrasó con los recursos de vida de buena parte de la población.

    Más: Elecciones en Haití: un país donde la injerencia extranjera se disfraza de humanitarismo

    Los jóvenes del país que tienen la oportunidad abandonan la isla en busca de mejores perspectivas, sobre todo a otros países latinoamericanos como Chile, Ecuador o Brasil. Este éxodo no se debe únicamente a la frágil coyuntura económica, sino a la situación política.

    "Las últimas elecciones fueron ganadas por sectores de derecha que tienen cierta nostalgia con respecto a restablecer un sistema autoritario" como el que rigió en el país durante el mandato de los Duvalier. Esto se ha traducido en nuevas leyes que conducirán, a entender del entrevistado, "a restablecer un clima represivo apoyado por sectores de la comunidad internacional". Estas normas allanan el camino para favorecer "la dependencia de la economía nacional al servicio de trasnacionales norteamericanas".

    Más: "La ONU ha traído el cólera a Haití en dos ocasiones"

    Durante mucho tiempo, la composición principalmente latinoamericana de las tropas de la Minustah fue destacada por exponentes de la región. Para Chalmers, "las fuerzas de ocupación, cualquiera sea su origen, hacen daño a los pueblos y son una bofetada a la dignidad nacional". El economista precisó que "las fuerzas latinoamericanas fueron utilizadas e instrumentalizadas dentro de un proyecto imperial controlado por EEUU y la Unión Europea.

    "La utilización de las fuerza latinoamericanas fue porque costaban menos plata que llevar a los marines de Estados Unidos. No se puede hablar de pacificación del país porque los elementos básicos que podrían restablecer el clima de seguridad no existen. La miseria grande, la polarización de riquezas y el tráfico de drogas hacia EEUU siguen de manera más grave todavía", concluyó.

    Etiquetas:
    abuso, cascos azules, MINUSTAH, ONU, Camille Chalmers, François Duvalier, Haití
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik