En directo
    América Latina
    URL corto
    Elecciones en Ecuador (2017) (168)
    0 01
    Síguenos en

    QUITO (Sputnik) — Ecuador enfrenta su mayor disyuntiva política de la última década, pues deberá elegir entre continuar con la revolución ciudadana, acuñada por Rafael Correa desde 2007 e impulsada hoy por Lenín Moreno, o escoger un modelo opuesto, que tiene como eje al empleo y el libre mercado y es empujado por el exbanquero Guillermo Lasso.

    El analista político Santiago Basabe piensa que "será un final muy cerrado, con muy poca distancia entre los dos candidatos debido a que hay un gran porcentaje de indecisos que serán quienes finalmente escojan al nuevo presidente", dijo a Sputnik.

    A diferencia de la primera vuelta, la campaña del balotaje estuvo marcada por hechos violentos, acusaciones y epítetos lanzados entre las dos organizaciones políticas finalistas: la oficialista Alianza País y la opositora CREO.

    Basabe considera que esto ocasionó que las estrategias tomaran rumbos distintos y, en el caso de Moreno, lo distanciaran del público al que necesitaba convencer, "de esas personas que esperaban que se distancie del modelo de Correa, con propuestas más amplias respecto a lo que han sido los diez años de Gobierno".

    Moreno ha ofrecido mantener y potenciar los logros de la revolución ciudadana en materia de salud, educación, vivienda, infraestructura y bienestar social, pero con un estilo de gobierno diferente al de su predecesor: menos confrontativo y más abierto al diálogo para alcanzar acuerdos son todos los sectores, especialmente los productivos y empresariales.

    Sin embargo, el electorado no confía plenamente en que el candidato oficialista pueda desmarcarse de Correa y gobernar libremente.

    "Me parece que esa población indecisa esperaba cierto nivel de autonomía de la candidatura del señor Moreno en esta segunda vuelta, y no se ha dado porque el presidente también ha participado en la campaña", añade el docente de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso).

    Pero Pabel Muñoz, asambleísta electo de AP, cree que el ecuatoriano tendrá la sabiduría para hacer prevalecer los principios de equidad, justicia, igualdad y redistribución que, en su opinión, el Gobierno ha alcanzado en los últimos 10 años.

    Para él hay dos modelos de país enfrentados, "uno que apuesta por la lógica de volver a hacer del mercado lo más importante de la sociedad y someter a la sociedad al mercado" y otro que está representado en Moreno, que "promueve la justicia social, la lucha contra la pobreza", dijo en una entrevista con FM Mundo.

    Muñoz cree que una victoria de Lasso significaría un retroceso para el país porque se volvería a aplicar "el neoliberalismo y la privatización de los servicios públicos".

    Y aunque la revolución ciudadana ha concretado varios logros, muchos ciudadanos critican el hiperpresidencialismo de la última década, los escándalos de corrupción y la inacción del Estado frente a los mismos, así como la disminución de la libertad de expresión, el despilfarro del dinero público y la falta de independencia entre los poderes del Estado.

    Asuntos que el candidato conservador ha ofrecido limitar o eliminar, pues ha prometido derogar la ley de comunicación, hacer más eficiente el gasto y el servicio público, respetar las libertades políticas y de comunicación y eliminar impuestos y potenciar la industria nacional.

    Su propuesta central se apalanca en la generación de empleo, en la atracción de inversión extranjera y en potenciar la industria nacional con apertura a los mercados mundiales, aunque los temas sociales han sido menos apuntalados en sus discursos.

    La tarea que se propone Lasso no será sencilla si llega a la presidencia, pues enfrentaría una mayoría legislativa en contra que puede frenar sus planes y, de por sí, su plan de Gobierno.

    Lea más: Ecuador: recrudece la batalla entre progresismo y neoliberalismo

    Para la economista y analista financiera, María de la Paz Vela, la complicación será igual para cualquiera de los dos candidatos que se convierta en presidente, pues debe afrontar "un país endeudado, en recesión y con pocas alternativas de financiamiento", comentó.

    "El tema económico será el más relevante porque el nuevo presidente deberá pensar cómo reperfilar la deuda pública y generar ingresos que le permitan sostener su plan de Gobierno, para ninguno será tarea fácil", apunta.

    Ecuador se debate entonces entre apuntalar un modelo cercano al socialismo del siglo XXI o dar un giro hacia el conservadurismo y de esta manera alinearse a países como Argentina o Brasil, cuyas sociedades apostaron por lo segundo.

    En la primera vuelta, el candidato opositor obtuvo 2,65 millones de votos, mientras que el oficialista alcanzó los 3,71 millones, lo que representa 29,08 y 39,36%, respectivamente.

    Este domingo 2 de abril 12,8 millones de ecuatorianos elegirán a un nuevo mandatario, 10 años después de que Correa se posesionara el 15 de enero de 2007. 

    Tema:
    Elecciones en Ecuador (2017) (168)

    Además:

    Embajada de EEUU advierte sobre violencia en segunda vuelta de presidenciales en Ecuador
    Maradona respalda a candidato oficialista a la presidencia de Ecuador
    Encuesta da ganador a candidato oficialista en Ecuador
    Etiquetas:
    segunda vuelta, elecciones presidenciales, elecciones, Lenín Moreno, Guillermo Lasso, Rafael Correa, Ecuador
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook