En directo
    América Latina
    URL corto
    210
    Síguenos en

    CARACAS (Sputnik) — La crisis política, económica y social que atraviesa Venezuela ha puesto a este país sudamericano bajo el escrutinio de la comunidad internacional y así lo demuestran los pronunciamientos, casi diarios, de políticos, parlamentos, presidentes y organizaciones extrajeras, dijeron dos especialistas consultados por Sputnik.

    "Los ojos de la comunidad internacional están puestos en Venezuela, y eso forma parte de las mismas medidas y campaña mediática agresiva y negativa de Estados Unidos", dijo a esta agencia Ghazi Nassendini, internacionalista, presidente del Centro de Análisis y Estudios Global AZ.

    El especialista aseguró que estas acciones buscan quitarle al presidente Nicolás Maduro el apoyo popular, a la vez que "desprestigiar" a Venezuela para afectar sus relaciones con otros gobiernos de América Latina.

    Para Felix Arellano, internacionalista y catedrático de la Universidad Central de Venezuela, la presión extranjera aumentará, porque "la situación del país se agrava cada vez más y con cada cuestionamiento, la reacción del Gobierno es peor".

    A su juicio, las funciones de la Asamblea Nacional (parlamento unicameral), de mayoría opositora, se han "eliminado todas", algo que se traduce en "no respetar la institucionalidad democrática".

    Desde agosto pasado el Parlamento venezolano fue declarado en desacato por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), por ignorar una sentencia en la que se pedía la desincorporación de tres diputados de la región sur, cuya elección fue cuestionada por presunto fraude electoral.

    Dicha sentencia de desacato declara nula e írritas todas las decisiones del poder legislativo, una acción que para Arellano, "es contraria a la democracia".

    Carta democrática de la OEA

    Por ello, este especialista considera que aplica la activación de la Carta Democrática Interamericana de la Organización de Estados Americanos (OEA), como desde junio de 2016 ha planteado el secretario general de esa organización, Luis Almagro, y que ha sido recientemente respaldada por el senado de Estados Unidos, quien pidió al presidente de ese país, Donald Trump, invocar su aplicación.

    Para Nassendini, sin embargo, la Carta Democrática de la OEA "no tiene incidencia jurídica sobre los países latinoamericanos"; además, aclaró, Almagro "carece de potestad" para solicitar su activación.

    "Quienes puede solicitar que se emplee la Carta Democrática, son los estados; es fuera de lo común que el secretario general de la OEA, Luis Almagro, la solicite, y eso lo han indicado la mayoría de los jefes de Estado", sostuvo.

    Guerra no convencional

    El especialista explicó que estas presiones buscan atacar al Gobierno de una manera no tradicional.

    "Ellos buscan derrocar al Gobierno de Nicolás Maduro no con violencia, sino aislándolo a nivel internacional, y debilitándolo económicamente, a través de la guerra económica", agregó.

    No obstante, desestimó que estas presiones tengan relevancia o incidencia en el Gobierno de Venezuela.

    Por su parte, Arellano indicó que si bien la presión internacional no provocará que el presidente Maduro salga del poder de un día para otro, sí consideró que la situación complica las finanzas del país.

    "Pronto Venezuela no va a tener como pagar deuda, va a tener que recurrir a la comunidad internacional, y ellos (por el Gobierno) están muy claros de que si va a haber un endeudamiento nuevo la Asamblea tiene que aprobarlo, y ahí se les comenzará a complicar el camino", acotó.

    El rol de la diplomacia

    En materia de financiamiento y ante el bloqueo que ha denunciado el Gobierno, dos aliados han sido claves, expone Nassendini: Rusia y China.

    En tal sentido, indicó que la forma de hacerle frente a esta situación es a través de la política internacional, no obstante afirmó que en los últimos años "esta ha sido muy débil, improvisada y descuidada".

    El experto señala que en la diplomacia está la clave para que Venezuela haga frente a la crisis económica y las presiones políticas que enfrenta por lo que recomienda "que se dejen atrás las improvisaciones".

    Con respecto a este punto, Arellano sostiene que "ni Rusia, ni China estarán dispuestos a pagar el nivel de importaciones de Venezuela" y más cuando el petróleo, principal ingreso del país, no ha alcanzado el precio esperado, por lo que cree que el desprestigio y aislamiento le pasarán facturas al Gobierno de Maduro.

    Además:

    Movimiento de Países No Alineados condena acciones de EEUU contra Venezuela
    Pese al apoyo de EEUU, fracasa el golpe de Estado en Venezuela
    China y Venezuela desarrollan proyectos para fortalecer producción
    Etiquetas:
    crisis, Venezuela
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook