Widgets Magazine
09:14 GMT +320 Octubre 2019
En directo
    El lugar del accidente de una carroza en Sambódromo de Río

    Una carroza accidentada y los indígenas, protagonistas del Sambódromo de Río

    © AP Photo / Leo Correa
    América Latina
    URL corto
    0 01
    Síguenos en

    RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — La cultura indígena fue la gran protagonista de la noche del 26 de febrero en los desfiles de las escuelas de samba del Sambódromo de Río de Janeiro, que se vio empañada por el accidente de una carroza, que chocó contra una valla y dejó 20 heridos.

    El último carro alegórico de la escuela de samba Paraíso de Tuiuti perdió el control al entrar en la avenida de los desfiles y se precipitó contra una valla donde se encontraban espectadores y sobre todo periodistas y fotógrafos.

    De los 20 heridos tres están en estado grave, otros cinco también fueron hospitalizados aunque con heridas de menor gravedad y 12 fueron atendidos por los servicios de urgencia en el propio Sambódromo y dados de alta enseguida.

    Al margen del accidente la primera velada de los desfiles de las escuelas del Grupo Especial —las seis restantes se presentan este lunes— estuvo marcado por los homenajes a la cultura indígena

    La escuela que cerró los desfiles justo cuando salía el sol, Beija Flor, dejó el Sambódromo como firme candidata al título gracias al "enredo" (tema del desfile) dedicado a la leyenda de la india Iracema, basada en la novela homónima del escritor brasileño José de Alencar.

    La escuela innovó al deshacer las tradicionales "alas" (grupos de los componentes del desfile), diseñando una especie de ejército de indígenas que se separaban a través de pequeñas piezas teatrales.

    En estas interrupciones, algo poco común en las escuelas de samba, se iba representando la historia de amor que dio lugar al nacimiento de Moacyr, que según la tradición es el "primer habitante" del estado brasileño de Ceará.

    Antes que Beija Flor casualmente otra escuela también homenajeó a los habitantes nativos del país; Imperatriz Leopoldinense dedicó su desfile al pueblo Xingu del Amazonas ("El clamor que viene de la selva", se titulaba su desfile), con una canción demarcado carácter ecologista que habla de "la belleza que la codicia destruyó".

    Con referencias directas a la polémica presa de Belo Monte —llamada "Belo Monstro"— y con disfraces que representaban desde motosierras a los productos químicos que envenenan la tierra y los manantiales, el desfile fue polémico ya antes de empezar.

    Hace unos meses diversos grupos empresariales del sector agropecuario pidieron boicotearla al entender que ofrecía una imagen sesgada de los agricultores y ganaderos; sin embargo, el desfile de Imperatriz fue muy aplaudido, no solo por sus grandes carrozas representando la fauna y la flora de la selva, sino por ser uno de los más emotivos.

    Y es que la última carroza fue el remate final: diversos líderes indígenas, como el cacique Raoni, tuvieron un emplazamiento de honor y cosecharon fuertes aplausos, coronándose como los "ganadores morales" de esta primera noche de desfiles de las escuelas de samba del grupo especial.

    Dividieron el entusiasmo del público con la gran estrella de la noche: la cantante Ivete Sangalo, una de las figuras más queridas de Brasil y la homenajeada por la escuela Grande Rio, la segunda de la noche.

    Con un toque de "axé" —el género musical del que proviene Sangalo— y el tirón popular de la cantante la escuela confía en alcanzar un título muy soñado, ya que en los 20 años en que está entre las principales escuelas de Río nunca ha ganado un Carnaval.

    La artista bahiana se puso a todo el público en el bolsillo dando un ejemplo de humildad, ya que arrancó el desfile como una más, bailando en la comisión de frente —el grupo de bailarines que da la bienvenida— sin ningún signo de ostentación.

    Más adelante sí que subió a un lugar de honor: el particular "trío elétrico" que cerraba el desfile y desde donde saludó, acompañada de su familia, a los más de 70.000 asistentes del Sambódromo que la aplaudían entusiasmados.

    Otro de los momentos más emblemáticos de la noche fue el río rojo en el que se convirtió la avenida Marqués de Sapucaí durante el desfile de Salgueiro.

    Con sus colores rojo y blanco, la escuela ya avisaba en su canción de que iba a "teñir la avenida de rojo" y así lo hizo: con un desfile dedicado a la "Divina Comedia" de Dante se recreó en las fauces del infierno para resaltar su icónico color.

    El purgatorio y el paraíso también tuvieron su papel, pero los demonios de Salgueiro se llevaron todas las miradas, igual que su reina de batería, Vivaine Araújo, caracterizada como una "medusa" con la cabeza repleta de serpientes.

    La escuela de samba Vila Isabel, por su parte, desfiló homenajeando el "Sonido del color", en referencia a todos los géneros musicales producidos por los negros en el mundo; desde el jazz al reggae, sin dejar de lado la samba, como no podía ser de otra manera.

    Además:

    Río de Janeiro espera 1,1 millones de turistas durante el Carnaval
    Etiquetas:
    accidente, carnaval, Río de Janeiro
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik