En directo
    Una mujer en la oscuridad

    ONG: Uruguay debe hacer más para combatir violencia contra las mujeres

    CC0 / Pixabay
    América Latina
    URL corto
    0 10

    MONTEVIDEO (Sputnik) — El Estado uruguayo debe dar prioridad a combatir la violencia de género y evitar que la objeción de conciencia que presentan algunos médicos para no practicar abortos siga siendo un obstáculo para las mujeres, dijo la oficina local de Amnistía Internacional.

    "Exhortamos a una aprobación del proyecto de la ley (integral contra la violencia de género) y a tomar medidas necesarias para garantizar la vida e integridad de las víctimas", dijo a Sputnik la coordinadora ejecutiva de Amnistía Internacional en Uruguay, Inés Invernizzi, al comentar el capítulo local del informe anual publicado por la organización.

    Ese proyecto de ley, que agrava las penas por asesinato cuando se trata de un feminicidio y obliga al Estado a prestar servicios gratuitos de asistencia a las mujeres, se encuentra desde hace varios meses en el Parlamento.

    Además, añadió, no solo se debe dar prioridad a la implementación de esta ley, sino que es preciso tener un presupuesto que permita combatir la violencia de género "de forma comprometida y efectiva".

    Lea más: América Latina: una de las regiones con más violencia de género

    "Se debería hacer un esfuerzo interinstitucional y crear una estrategia para abordar esta problemática, no solo desde una ley, sino con programas y campañas de sensibilización (que involucren) a todos los actores de la sociedad", pues "las medidas no están siendo efectivas", denunció la especialista.

    En lo que va del año siete mujeres fueron asesinadas por sus parejas o exparejas y la policía está investigando un octavo caso, al hallarse el cuerpo sin vida de una mujer en Montevideo.

    El año pasado se registraron 24 feminicidios en este país de apenas 3,2 millones de habitantes.

    Aborto

    Amnistía Internacional también recordó que el ejercicio de la objeción de conciencia por parte de algunos profesionales de la salud constituye un "gran obstáculo para el acceso a las mujeres a un aborto seguro y legal".

    "Debe haber más esfuerzos para poder garantizar los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres", sostuvo Invernizzi al respecto.

    Uruguay es uno de los pocos países de América Latina que autoriza la interrupción voluntaria de la gestación hasta la semana 12.

    La ley de interrupción voluntaria del embarazo, adoptada en 2012, habilita la objeción de conciencia de los profesionales ginecólogos que no quieran participar en la práctica de abortos, pero su aplicación ha complicado el acceso rápido y oportuno al aborto cuando una mujer lo requiere.

    Refugiados

    Por último, Amnistía también instó al Gobierno uruguayo a que colabore en la acogida de refugiados, dada "la situación atroz que está viviendo este colectivo", señaló Invernizzi.

    "Uruguay no puede quedarse de brazos cruzados en este sentido, la comunidad internacional tiene un rol clave, millones de personas están sufriendo y sus vidas están en peligro, por eso hacemos un llamamiento en todo el mundo para que se implementen medidas y haya un mayor compromiso", concluyó.

    El Informe Anual de Amnistía Internacional 2016-2017, presentado en París y otras capitales, describe las violaciones y avances más destacados en materia de derechos humanos en todo el mundo. 

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Alerta roja: epidemia de feminicidios en América Latina
    Ministra uruguaya llama a alcanzar acuerdos para combatir violencia de género
    Etiquetas:
    violencia de género, violencia contra la mujer, aborto, Amnistía Internacional, Uruguay