En directo
    América Latina
    URL corto
    131
    Síguenos en

    El exjefe del Servicio de Inteligencia Criminal de Ecuador, Édgar Vaca, murió en Estados Unidos, donde vivía bajo asilo político. La Justicia de su país lo investigaba por varios casos de desapariciones y torturas en la década de 1980.

    Édgar Vaca era uno de los imputados por la desaparición de tres miembros del grupo insurgente 'Alfaro Vive ¡Carajo!' (AVC) en 1985, cuando era titular del Servicio de Inteligencia Criminal (SIC). El caso permaneció 28 años impune, hasta que en 2013 la Justicia lo reabrió. Según el diario El Telégrafo, la causa es la primera "que se judicializa en Ecuador por un crimen de lesa humanidad".

    Algunos procesos de esa época que incluían acusaciones contra Vaca "fueron cerrados o quedaron archivados" durante décadas. Un informe de la Comisión de la Verdad —establecida para esclarecer hechos ocurridos entre 1984 y 1988— llevó a que en 2010 se retomaran las investigaciones, dijo a 'En Órbita' de Radio Sputnik el secretario ejecutivo del Comité Permanente de Defensa de los Derechos Humanos de Ecuador, Billy Navarrete.

    El informe de la Comisión reveló 118 casos graves de violaciones a los derechos humanos que afectaron a casi medio millar de víctimas,  haciendo uso de "tortura, abusos sexuales y ejecuciones extrajudiciales" mientras Vaca era jefe del SIC, en la presidencia del socialcristiano León Febres-Cordero.

    "El SIC fue considerado por la Comisión de la Verdad como un grupo de exterminio. No solamente hubo víctimas vinculadas al grupo insurgente 'Alfaro Vive, ¡Carajo!' sino también civiles sin ninguna vinculación con la actividad política. Se destacó por la sistematicidad de la aplicación de la tortura en centros carcelarios", describió Navarrete.

    Con la apertura del caso de los tres militantes del AVC desaparecidos, Vaca viajó en 2013 a Estados Unidos, presuntamente para recibir tratamiento médico. En 2015, Ecuador pidió la extradición del exoficial. Al año siguiente, el antiguo titular de la SIC fue capturado, aunque poco después fue liberado y se le concedió asilo político en el país norteamericano.

    La causa 'Vaca, Cajas, Jarrín' —conocida así por los tres apellidos de las víctimas— es la que "se encuentra más avanzada". La muerte del militar, sin embargo, no debe detener las investigaciones ya que, a criterio del activista, hay otros responsables que deben ser juzgados.

    "Por debajo de Vaca había otra gente con igual alto rango que materialmente participó en estas graves violaciones de derechos humanos. Obviamente toda justificación de obediencia debida está de más frente a estas gravísimas violaciones de derechos humanos", comentó Navarrete.

    Para el entrevistado, el asilo político brindado por EEUU tomó por sorpresa a los defensores de derechos humanos de Ecuador, debido "a la abundancia de información con la que se acusaba a Vaca".

    "No es nuevo que autoridades judiciales de EEUU concedan este tipo de beneficios y derechos a personas que están vinculadas a graves violaciones a los derechos humanos en Ecuador", sentenció.

    Según Navarrete "parecería ser que los requerimientos de la justicia de países de la región con relación a la de EEUU no tienen incidencia". Esto implica un perjuicio para "esclarecer y sancionar estos hechos gravísimos que perturban aún a la sociedad ecuatoriana".

    Además:

    Corte Interamericana de Derechos Humanos sesionará en Ecuador en octubre
    Ecuador estudiará asilo para Snowden a partir de derechos humanos
    Etiquetas:
    crímenes de lesa humanidad, Servicio de Inteligencia Criminal (Ecuador), Édgar Vaca, Ecuador
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook