17:36 GMT +321 Noviembre 2019
En directo
    Muro (imagen referencial)

    "Ampliación del muro entre EEUU y México es irracional"

    CC0 / Nikiko
    América Latina
    URL corto
    0 31
    Síguenos en

    NUEVA YORK (Sputnik) — La decisión de Donald Trump, de firmar dos órdenes ejecutivas sobre inmigración, que incluyen la ampliación del muro con México y de los centros de detención para inmigrantes, y la renuncia de fondos federales a las ciudades santuario, es paradójica, afirmó la abogada de inmigración Anna Luisa Padilla.

    "Es algo irracional el prevenir a personas venir al país de una manera como ésta que no tiene sentido ni base en lo que son, no solamente las leyes de nuestro país, EEUU, sino las estadísticas [publicadas] de cómo nos hemos protegido", dijo a Sputnik Nóvosti este miércoles Padilla, la presidenta electa de la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA, pos sus siglas en inglés).

    La licenciada en derecho añadió que "las estadísticas y los números que tenemos muestran que en realidad en los últimos 10 años el refuerzo en la frontera ha aumentado exponencialmente".

    Tras la firma de los documentos, Trump reiteró que contratará a unos 5,000 agentes fronterizos más y triplicarán el número de oficiales del Servicio de Inmigración (ICE, por su sigla en inglés).

    La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EEUU (CBP, por sus siglas en inglés) informó que en 2014 existían más de 21.000 agentes de la Patrulla Fronteriza, que según Padilla, "fue un 500 por ciento de aumento [de los agentes] que se tenían en 1992", entonces "la frontera está protegida".

    "No hay ninguna correlación o relación entre algún ataque o criminales [entrando al país] que directamente se diga que han sido por la falta de refuerzo en nuestras fronteras", observó.

    El portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, aseguró este miércoles que la construcción del muro y el refuerzo de los agentes reducirá el flujo de drogas, crimen y de la inmigración ilegal en el país.

    Asimismo, Spicer reveló que se eliminará el 'catch and release', una política que da la opción a los inmigrantes indocumentados de volver a sus países voluntariamente y que prohíbe detenerlos y deportarlos inmediatamente, dejando a un juez de inmigración que decida su estatus en el país.

    "Pueden haber muchas personas en realidad que están tratando de venir acá a pedir asilo porque huyen de sus países, pero si saben que los van a agarrar y los van a tener encerrados por meses hasta que el juez pueda escuchar su caso, les va a dar miedo también", indicó la abogada.

    Por su parte, Trump durante su visita al Departamento de Seguridad declaró que "estamos en medio de una crisis en la frontera sur" y que "una nación sin fronteras no es una nación".

    El muro que pretende extender Trump tiene una longitud de alrededor de 1.900 millas (3.000 km) y abarca los estados de California, Arizona, Nuevo México y Texas. Actualmente, la valla o muro que existe tiene una extensión de cerca de 700 millas (1.100 km).

    Trump ha asegurado que el muro costaría entre 10.000 millones de dólares a 12.000, sin embargo un reporte de Migration Policy Institute estima que podría ascender entre 15.000 y 25.000 millones de dólares.

    Según Padilla, lo que el presidente Trump está haciendo es "cumplir con sus promesas de campaña a favor de los antiinmigrantes y nacionalistas, y racistas, y [partidarios del movimiento] de supremacía blanca que quieren establecer su agenda y que han sido escuchados por este presidente".

    Estos grupos nacionalistas son los que mayormente se beneficiarán de estas medidas impuestas por Trump, ya que parte de ellos son propietarios de las empresas privadas que manejan los centros de detención de inmigrantes como por ejemplo Corrections Corporation of America, añadió.

    Ciudades santuario

    La otra medida que Trump ha firmado busca recortar los fondos federales destinados a las llamadas ciudades santuario y a sus estados, que no colaboran con las autoridades de inmigración en el control de los indocumentados porque no tienen ninguna obligación legal para hacerlo.

    "No es un plan efectivo, en lugar de aumentar seguridad en las comunidades, lo perjudica entonces las personas no van a sentirse seguras de reportar crímenes o si han sido víctimas de algún abuso debido a que no tengan estatus legal y esto aumenta los crímenes en las ciudades", señaló la licenciada.

    El Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) publicó el pasado diciembre que bajo la administración de Barack Obama (2009-2016), el número total de deportaciones ascendió a más de 2,7 millones, situándolo como el presidente que más personas ha deportado en la historia de EEUU.

    En el 2016, el DHS detuvo a un total de 530.250 individuos en todo el país y llevó a cabo un total de 450.954 deportaciones y retornos, lo que representaría un aumento del 23 por ciento a partir de 2015, pero que siguen siendo inferior a los años 2013 y 2014.

    De acuerdo al Consejo Americano de Inmigración, estos números "se mantienen a niveles históricamente bajos que no se ven desde comienzos de los años setenta".

    Etiquetas:
    fronteras, migrantes, Donald Trump, México, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik