Widgets Magazine
En directo
    Alambre de púa

    Seis claves para enfrentar la crisis carcelaria en Brasil

    CC0 / Pixabay
    América Latina
    URL corto
    0 21

    La organización internacional Human Rights Watch define seis claves para reformar el sistema carcelario brasileño. Solo en la primera quincena del año, la crisis de motines que dejó un saldo de más de un centenar de muertos.

    Reducir el número de detenidos que esperan juicio, ampliar el acceso a la justicia, reformar la política de drogas, separar a los presos, proveer programas educativos y laborales y retomar el control de las prisiones. Para la organización internacional Human Rights Watch (HRW), estas son las seis medidas para una reparación "urgente" del sistema carcelario brasileño.

    "En las prisiones de Brasil hay mucha gente que no debería estar allí. Un 40% de las personas está esperando un juicio. A nivel internacional esa cifra es del 22%, y en los países desarrollados es del 8%. He encontrado numerosos casos de personas que esperan años por un juicio. Es un sistema muy ineficiente", afirmó al programa radial de Sputnik 'En órbita', el investigador de HRW dedicado a estudiar las condiciones de las prisiones en Brasil, César Muñoz.

    Lea más: Brasil revisará la situación de 100.000 presos para intentar aligerar las cárceles

    Respecto a la política de drogas, el experto alertó que existe "un porcentaje muy alto" de personas detenidas por alguna relación con estupefacientes: un 28% a nivel nacional y más del 60% solo entre las mujeres. En su opinión, el dato no solo incide en la superpoblación carcelaria que viola los derechos humanos y facilita los motines, sino que refuerza la necesidad de separar a los presos por tipo de crímenes.

    "Muchos de ellos están detenidos por [posesión de] cantidades de drogas muy pequeñas. Yo documenté un caso de un joven de 19 años que tenía una condena de más de cuatro años por 15 gramos de marihuana. Cuando lo conocí ya llevaba un año preso junto con homicidas, personas que habían cometido crímenes graves y violentos. El sistema actual de colocar personas en prisión por muy pequeñas cantidades de drogas junto con homicidas es al final una forma de facilitar el reclutamiento de los grupos criminales", consideró Muñoz.

    De acuerdo con el investigador español radicado en Brasil, para alguien que ingresa a una prisión, un lugar donde no hay control, "siempre existe la opción de entrar en un grupo criminal para protegerse de posibles ataques". Muñoz destacó la escasez de agentes penitenciarios, la corrupción que resulta en el acceso a armas dentro de los presidios, y la propia superpoblación, como ingredientes que permiten la formación y proliferación de facciones criminales que controlan las cárceles brasileñas.

    Más aquí: "Las prisiones en Brasil están bajo control del crimen organizado"

    "En algunas cárceles de Brasil la verdadera autoridad la tienen grupos criminales, no el Estado. Eso se debe principalmente al nivel de sobrepoblación que hace imposible que los agentes penitenciarios puedan controlar lo que pasa. Hay prisiones en que la escasez de agentes y el nivel de hacinamiento hace imposible controlar lo que pasa", observó.

    Lea también: HRW denuncia la violencia policial y las cárceles superpobladas en Brasil

    A su juicio, la "ola de asesinatos" que se ha producido desde comienzos de año es "el resultado de décadas de negligencia de las autoridades" que han ignorado las condiciones carcelarias e incumplido las leyes de manutención del sistema. Por otro lado, evaluó que la crisis destapó la necesidad de tener en cuenta los centros penitenciarios en la elaboración de políticas de seguridad pública, ya que "los presos eventualmente salen".

    Además:

    Las cárceles de Brasil registran más de un asesinato por día
    La policía interviene en un nuevo motín en una cárcel en Brasil
    La policía mata a dos presos fugitivos de una cárcel al sur de Brasil
    Continúa la tensión en la cárcel brasileña donde murieron 26 presos
    Dos presos mueren asesinados en una cárcel de Sao Paulo
    Etiquetas:
    hacinamiento carcelario, detenidos, crisis, motín, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik