02:06 GMT +314 Noviembre 2019
En directo
    Enrique Peña Nieto, presidente de México

    Gobierno de México justifica aumento de gasolina por precios mundiales del crudo

    © REUTERS / Carlos Jasso
    América Latina
    URL corto
    467
    Síguenos en

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — El presidente de México, Enrique Peña Nieto, justificó el aumento de hasta 20% a las gasolinas, que han causado protestas y saqueos, por el aumento del precio mundial del petróleo, en un mensaje a la nación.

    ¿Por qué subió entonces el precio de la gasolina? se preguntó el mandatario "porque en el último año, en todo el mundo, el precio del petróleo aumentó cerca de 60 por ciento", dijo en su inusual explicación didáctica. El mandatario no mencionó el derrumbe previo de más del 70% de los precios mundiales del crudo desde niveles de más de 100 dólares por barril, antes de 2014.

    El primer reto de 2017 para México es el aumento en el precio de las gasolinas, dijo el mandatario, admitiendo la ola de descontento generada, sin referirse a los actos de vandalismo.

    "Sé que hay mucha molestia y enojo por esta situación, son sentimientos que entiendo y que comprendo", reconoció sin entrar en detalles.

    El otro reto que México debe enfrentar en 2017, es el de "construir una relación positiva con el nuevo Gobierno de los Estados Unidos", de Donald Trump que llega con políticas contra el libre comercio que afectarían a México, dijo.

    Lea más: Trump amenaza a Toyota sobre posible construcción de una planta de coches en México

    En lo que consideró como "una amplia explicación sobre este tema" de los energéticos, para aclarar dudas señaló que este ajuste en el precio de la gasolina no se debe a la Reforma Energética —que abrió el monopolio energético de casi 80 años a la inversión privada y extranjera—, ni tampoco a un aumento en los impuestos.

    "Ha aumentado el precio internacional de la gasolina, lo que nos afecta directamente, ya que desde hace años, México importa más de la mitad de los combustibles que consumimos", dijo enfatizando por primera vez un tema que el discurso oficial suele soslayar.

    "En pocas palabras, se trata de un aumento que viene del exterior, el Gobierno no recibirá ni un centavo más de impuestos por este incremento", argumentó el mandatario.

    Fin de los subsidios

    No obstante, las gasolinas contienen un tributo de casi 25 por ciento denominado Impuesto Especial a la Producción y el Servicio (IEPS), que se aplica a combustibles, cervezas, licores, cigarros y refrescos.

    Sin referirse a ese tributo adicional al impuesto valor agregado (IVA), Peña Nieto dijo que "tratar de mantener el precio artificial de las gasolinas nos hubiera obligado a recortar programas sociales, a subir impuestos o a incrementar la deuda del país, poniendo en riesgo la estabilidad de toda la economía" puntualizó el presidente.

    Más aquí: Gobierno castiga consumo de gasolinas en México ante caída del precio del crudo

    Proseguir ese subsidio "habría significado un gasto adicional de más de 200.000 millones de pesos (casi 10.000 millones de dólares)", argumentó el mandatario.

    Mantener precios de la gasolina a costa del presupuesto gubernamental "significaría quitarles recursos a los mexicanos más pobres para dárselos a los que más tienen".

    El discurso presidencial apuntó, de manera inusual, a los privilegios de los sectores más favorecidos que utilizan vehículos privados, luego de varias jornadas en los primeros días de enero que han causado al menos 80 saqueos de supermercados y un medio millar de arrestos.

    Los datos duros hablan por sí mismos —dijo—: "60 millones de mexicanos, los de menores ingresos, sólo consumen el 15 por ciento de la gasolina". En contrates se señaló a un sector privilegiado: "mientras que 12 millones, el 10 por ciento de la población de mayores ingresos, consume 40 por ciento de la gasolina".

    En el pasado, otros gobiernos decidieron mantener artificialmente bajo el precio de la gasolina, para evitar costos políticos, sostuvo el presidente.

    "Lo pudieron hacer porque el país producía más petróleo, que se vendía más caro que nunca en la historia y el Gobierno tenía ingresos excedentes", esgrimió.

    Mencionó que tan sólo en el sexenio anterior de su antecesor Felipe Calderón, subsidiando la gasolina se perdieron un millón de millones de pesos (50.000 millones de dólares), aseguró.

    "Literalmente fue dinero que se quemó regalando gasolina, en lugar de invertir en cosas más productivas como sistemas de transporte público, escuelas, universidades y hospitales", retrucó.

    Contrastó con las políticas austeras de su gobierno al recortar el gasto del propio Gobierno de la República en casi 190.000 millones de pesos (unos 9.000 millones de dólares) y la eliminación de alrededor de 20.000 plazas laborales.

    Lea también: Banco central de México interviene para frenar derrumbe del peso

    La medida fue adoptada luego de que las calificadoras de riesgo cambiaran de "estable" a "negativa", la perspectiva de la economía mexicana.

    El líder latinoamericano anunció finalmente que partir del primer trimestre de este año 2017, reducirá en 10 por ciento la partida de sueldos y salarios de funcionarios públicos de mandos superiores federales.

    Finalmente de cara a los retos, que incluyen a EEUU, llamó a "la unidad nacional es el valor supremo que ha permitido a México preservar su independencia y soberanía, y afrontar con éxito los mayores desafíos de nuestra historia".

    Además:

    "El crecimiento mexicano convierte al país en motor de Latinoamérica"
    Política comercial de Trump, ¿una incertidumbre para México?
    Presidente de México felicita a EEUU y ofrece a trabajar junto a Trump
    Etiquetas:
    ganancias, gasolinazo, industria petrolera, impuesto, Enrique Peña Nieto, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik