En directo
    América Latina
    URL corto
    0 30
    Síguenos en

    Los habitantes del pueblo de Machu Picchu cortaron recientemente las vías del tren que lleva al sitio arqueológico. Planean hacerlo nuevamente el 15 y 16 de noviembre. El motivo: lograr un mejor servicio de transporte para la población local.

    Miles de personas de todo el mundo llegan cada día a la localidad de Aguas Calientes, el pueblo más cercano al santuario histórico de Machu Picchu. Una de las maneras de llegar es a través de la conexión ferroviaria que pasa por ese pueblo, gestionada por una empresa privada.

    Pero los habitantes locales, que muchas veces dependen de este medio de transporte para ir a trabajar, no encuentran lugar en los vagones. Los cupos que les corresponden terminan siendo asignados a los turistas extranjeros, expresaron a Sputnik fuentes de la Municipalidad.

    A finales de octubre, los lugareños realizaron una protesta en las vías del tren para manifestar sus reivindicaciones. Se trataba de "un grupo de pasajeros que resultó perjudicado porque [la empresa] no les quiso vender pasajes", dijo a Sputnik el encargado de Relaciones Públicas de la Municipalidad del pueblo, Edgar Villena Serrano.

    "La Municipalidad se ha solidarizado porque eran objeto de denuncias y amenazas. No se podía permitir eso", precisó el funcionario. La sociedad civil organizada, dijo Villena, tiene previsto realizar un nuevo corte el 15 y el 16 de noviembre. Aún no se sabe si la Alcaldía acompañará la protesta, como sucedió anteriormente, pero está estudiando hacerlo.

    No es solo el transporte público el servicio deficiente en esta localidad, a la que llegan unas 3.000 personas por día y que tiene una población de 15.000. El funcionario de la Alcaldía de Aguas Calientes (también llamada 'Machu Picchu pueblo'), expresó que son varios los servicios que no funcionan adecuadamente para la población local y que tienen un 'pésimo' nivel de calidad: principalmente la salud, pero también la electricidad y las telecomunicaciones.

    La construcción de un centro de salud adecuado a las características de Machu Picchu pueblo es una de las principales exigencias de la localidad. La clínica local es "la peor a nivel de la región" a criterio de Villena. La falta de infraestructura, medicamentos y personal médico no permite dar atención médica a los 15.000 habitantes ni tampoco a los turistas.

    Para revertir esta situación, la Municipalidad también exige al Gobierno central que incremente el canon que actualmente transfiere al pueblo por concepto de los ingresos generados por el sitio arqueológico a través del turismo. Al día de hoy, Machu Picchu pueblo recibe un 10%, pero piden que se eleve al 30%.

    "Se ha logrado conseguir que actualmente sea destinado el 10% de todo el ingreso que se capta del turista que ingresa al parque arqueológico. Pero eso es insuficiente: el 90% se lo llevan. Ni siquiera invierten en la región, sino que se lo lleva el centralismo. No sabemos cómo lo administran, pero aquí falta dinero para dar mejores servicios", concluyó Villena.

    Etiquetas:
    tren, Machu Picchu
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook