En directo
    América Latina
    URL corto
    0 11
    Síguenos en

    MONTEVIDEO (Sputnik) — El crecimiento desordenado e informal de las ciudades de América Latina complica la gestión de los recursos hídricos, dijo a Sputnik el consultor de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), Roberto Silva Vara.

    "Cuando tienes más personas en un lugar (estas) requieren más recursos: más agua, más saneamiento y van a generar más derechos; todo esto ocasiona una presión, un estrés al sistema en general para poder sanear, para poder darles agua", explicó el especialista mexicano.

    Esto es particularmente cierto en América Latina que, con 80% de su población viviendo en ciudades, es la región más urbanizada del mundo.

    Silva Vara participa desde el lunes y hasta este viernes del encuentro regional de Gestión Integral de Crecidas, que se celebra en Montevideo.

    Según datos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), las inundaciones representan el 50% de los desastres naturales en el mundo.

    Hacer frente a las inundaciones forma parte de la gestión de los recursos hídricos, que abarca aspectos sociales, institucionales, ambientales y económicos que se relacionan con el manejo del agua.

    "El agua la usa la gente, entonces en lo social la gente tiene que tener acceso al agua; en lo institucional existen ciertas políticas públicas que defienden el acceso al agua; en lo ambiental los acuíferos están siendo sobreexplotados y no hay suficiente agua para procesos biológicos o ecológicos", detalló Silva Vara.

    "Todo esto tiene que ser considerado y no nada más "estas personas necesitan agua, entonces vamos a darles el agua"… tiene que verse más lo integral", añadió.

    El desafío de la planificación

    Los gobiernos deben afrontar el desafío de planificar esta urbanización informal que, por su característica, hace difícil cualquier tipo de plan previo.

    "Ese es el problema, porque no se sabe a grandes rasgos" cómo se va a dar esa urbanización, observó el ingeniero ambiental.

    Según el consultor para México de la OMM, las planificaciones se realizan analizando las tasas históricas de crecimiento urbano, lo que permite estimar cuánto van a crecer determinadas zonas y así preparar la gestión de los recursos hídricos de una determinada región.

    "Tomando en cuenta eso (se puede determinar) cuántos servicios se requieren, cuánta agua se va a necesitar", señaló.

    Llegar a la comunidad

    Para Silva Vara los gobiernos "siempre pueden hacer más" para afrontar estas situaciones en las que hace falta mayor acercamiento con las comunidades que se instalan como pueden en terrenos inundables.

    "Debe haber mucho diálogo con la comunidad para explicar qué es lo que se busca, por qué les conviene, cuáles son las medidas y por qué se deberían llevar a cabo", precisó el especialista.

    Esto, sin embargo, choca en ocasiones con la ausencia de una "comunidad" propiamente dicha.

    "A veces los que llegan no son de esa comunidad, entonces los establecimientos informales se van dando sin sentimiento de pertenencia", observó.

    Una vez asentadas, las personas tienen derechos que paradójicamente dificultan una adecuada gestión del agua y los planes de prevención para evitar desplazamientos a causa de las inundaciones.

    "Si hay un río con el cauce seco durante años, la gente va y se asienta ahí porque no hay agua. Pero después llueve y se los lleva el río, hay muertes o pierden su casa. Y el problema es que cuando se asientan, de alguna manera están generando un derecho… pero están en una zona en la que no deberían haberse asentado desde un principio", observa.

    Por ello, añade, es "muy necesario" identificar las zonas de riesgo y buscar políticas de "mitigación y adaptación" donde ya hay población, y "evitar" que la gente viva en ellas.

    Cambio climático

    Por otra parte, el hecho de que haya más zonas urbanas inundables obedece tanto a manifestaciones del cambio climático como a la multiplicación de asentamientos hacinados e informales.

    "El fenómeno de las crecidas y las inundaciones se da más porque la gente está en más lugares; en lugares donde antes había crecidas no pasaba nada y ahora hay una inundación porque ya son lugares que están poblados", explicó.

    Por otra parte, el cambio climático está generando "eventos más extremos", como lluvias más intensas en periodos más cortos de tiempo.

    "Esto también genera mayores inundaciones, pero va unido a la urbanización", sostuvo.

    La mitad de la población del planeta vive en ciudades y se espera que para 2050 esa característica alcance a 70% de los habitantes.

    La urbanización mundial ejercerá una presión cada vez mayor sobre la naturaleza, incrementando las probabilidades de fenómenos como las inundaciones.

    Además:

    Colombia ahorra cerca de 7,5 millones de metros cúbicos de agua pese a seca por 'El Niño'
    Etiquetas:
    cambio climático, urbanización, agua, ONU, América Latina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook