En directo
    América Latina
    URL corto
    424
    Síguenos en

    QUITO (Sputnik) — El enfoque del hábitat tiene que ir más allá de la vivienda, pues debe proporcionar una visión integral de acceso a todas las oportunidades de desarrollo, dijo el ministro argentino de Interior, Obras Públicas y Vivienda en la conferencia de urbanismo Hábitat III.

    “Nos enfrentamos a un cambio de paradigma, los problemas del hábitat y su impacto en la calidad de vida requieren de un abordaje integral superando una visión enfocada exclusivamente en la vivienda, avanzando hacia una visión integral de acceso a todas las oportunidades de desarrollo vital que otorgan las ciudades”, señaló en la sesión plenaria.

    En ese sentido, manifestó que su país, al igual que Latinoamérica, tiene el desafío de transformar a sus ciudades en espacios de oportunidad.

    Según sus datos, aproximadamente 93% de la población argentina reside en centros urbanos “que han crecido guiados por la centralidad económica y la falta de planificación”, además, las cinco principales urbes del país concentran casi 50% de la población y “solamente la región metropolitana de Buenos Aires alberga al 40% de los argentinos”.

    De allí que, según Frigerio, “la fragmentación socioespacial de nuestras ciudades se evidencia en el crecimiento de la tenencia informal de la tierra, la falta de servicios básicos y la baja calidad de la vivienda”.

    “Este fenómeno, que se ha profundizado en la última década, es la fuente de la pobreza estructural. Actualmente en Argentina existen más de 5.000 asentamientos precarios a lo largo del territorio nacional y así se manifiesta con mayor crudeza la falta de oportunidades y la desigualdad social”, aclaró el ministro.

    Señaló también que “luego de una década de oscurantismo respecto a las estadísticas públicas de mi país”, al referirse a la presencia del kirchnerismo en Argentina, “recientemente el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos dio a conocer un dato esperado pero desolador: el 32% de los argentinos vive por debajo de la línea de pobreza”.

    Frigerio manifestó también que el déficit habitacional de Argentina alcanza los 3,8 millones de hogares, de los cuales 56% corresponden a déficit cualitativo y 44% a déficit cuantitativo, además de los 7 millones de hogares que no tiene acceso a la red de agua potable, lo que representa “índices menos favorables que el de varios países de la región”.

    Por eso reconoció que el abordaje de las problemáticas del hábitat es para Argentina “una prioridad y una política de Estado” que tiene como uno de sus objetivos fundamentales “saldar el déficit habitacional y promover la universalización del acceso a los servicios básicos”.

    “Nuestro Gobierno se ha planteado el objetivo concreto de llevar agua al 100 por 100 de los hogares argentinos”, contó el secretario de Estado al señalar que para lograrlo es necesario “recuperar la planificación territorial para transparentar la toma de decisiones en la gestión pública”.

    Como segundo requerimiento estableció la necesidad de planificar el crecimiento de las ciudades, promoviendo el uso racional del suelo”.

    “El desarrollo del hábitat es uno de los pilares para promover la reducción de la pobreza, el combate al narcotráfico y al crimen organizado”, agregó.

    Frigerio participó en el primer día de sesiones plenarias de la Conferencia de la ONU sobre Vivienda y Desarrollo Urbano Sostenible que tendrá lugar en Quito hasta el 20 de octubre. 

    Etiquetas:
    Hábitat III, Rogelio Frigerio, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook