En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    132
    Síguenos en

    MONTEVIDEO (Sputnik) — El Premio Nobel de la Paz otorgado este 7 de octubre al presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, puede convertirse en agridulce consuelo para este hombre de derechas que se jugó su capital político a un acuerdo de paz con las FARC que hoy corre riesgo de escapársele como agua entre las manos.

    El galardón hubiera venido a coronar de gloria casi seis años de complejas y cuidadosas negociaciones con la guerrilla, pero Santos tuvo que enfrentarse a la amarga derrota que le asestó el "No" en el plebiscito del 2 de octubre, por apenas un puñado de votos.

    Las máximas figuras del "No" han salido tras el triunfo a pedir que solo se renegocien parcialmente los acuerdos, a sugerir como propios cambios que de hecho estaban previstos (por ejemplo, la amnistía) y hasta a elogiar buena parte de sus contenidos.

    Lea más: El acuerdo de paz, una trampa para las FARC

    Sin embargo, la lista de lo que el expresidente Álvaro Uribe (2002-2010) quiere para declararse satisfecho es larga y compleja e incluye asuntos tan diversos como renegociar el capítulo de desarrollo rural (clave para resolver las raíces del conflicto) y eliminar la educación en equidad de género.

    El peligro de un limbo jurídico

    Uribe no tiene apuro, pero Santos, las FARC y la misión de verificación de la ONU sí, porque la situación de limbo jurídico en que se encuentra lo firmado genera el riesgo de que la violencia vuelva.

    No por error los mandos medios de las FARC empezaron a regresar esta semana a sus campamentos, pese a que sigue vigente el cese bilateral del fuego que comenzó en 29 de agosto.

    Más aquí: Santos y Timochenko, descartados para recibir Premio Nobel de la Paz

    Es urgente implementar "las medidas de seguridad ofrecidas a los miembros de las FARC que están en proceso de instalarse en las áreas de concentración, ya que es imprescindible que ese proceso no se detenga, porque si se sienten inseguros su reacción natural será regresar a la selva y a las armas", decía el miércoles a esta agencia el argentino Francisco Diez, experto mediador de paz que ha estado contribuyendo a las negociaciones en La Habana.

    El difícil equilibrio del alto el fuego

    Santos buscó poner presión a los sectores del "No" al anunciar que el cese del fuego rige hasta el último día de este mes, pero después debió salir a tranquilizar a las FARC asegurando que el cese del fuego puede seguir prorrogándose de forma indefinida.

    Y este viernes, luego del anuncio del Nobel, las delegaciones del Gobierno y de las FARC ratificaron la plena vigencia del cese del fuego.

    El Nobel de la Paz reconoce a Santos, quien estuvo a las puertas de terminar el conflicto armado más antiguo del continente americano y de desarmar a una guerrilla debilitada y acorralada pero que ha demostrado ser invencible por las balas.

    Vea más: Juan Manuel Santos, el presidente de la paz

    Resta ver si este galardón puede ayudar al presidente, y a toda Colombia, a cruzar ese umbral y ganar de una vez el premio más anhelado, la paz.

    Además:

    Juan Manuel Santos recibe el Premio Nobel de la Paz 2016
    Santos agradece el Nobel de la Paz en nombre de las víctimas del conflicto en Colombia
    Los líderes mundiales saludan el Nobel de Paz de Santos
    Etiquetas:
    Premio Nobel de Paz, Juan Manuel Santos, Colombia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook