04:58 GMT +318 Noviembre 2019
En directo
    Globo terráqueo (ilustración)

    América Latina entre la década ganada y la década desperdiciada

    © Flickr/ Basheer Tome
    América Latina
    URL corto
    Por
    0 11
    Síguenos en

    MONTEVIDEO (Sputnik) — Con la recesión y el enlentecimiento económico como trasfondo, se reaviva en América Latina el debate sobre si los últimos 10 años fueron una "década ganada", como afirman gobernantes progresistas, o una "década desperdiciada", como sostienen partidos de derecha.

    "La primera parte del siglo XXI sin duda ha sido la década ganada: los avances económicos, sociales y políticos no solo fueron muy positivos, sino históricos", dijo este miércoles el presidente de Ecuador, Rafael Correa, al inaugurar el III Encuentro Latinoamericano Progresista (ELAP), que se celebra hasta este viernes en Quito y en Guayaquil.

    ​Estos avances, añadió Correa, "asombraron al mundo, y todo esto en un ambiente de soberanía, dignidad y autonomía".

    Precisamente el Gobierno de Ecuador se ha embanderado con este concepto y el lema de "La década ganada" acompaña la publicidad oficial de sus principales ministerios.

    Década ganada/década perdida

    La llegada al Gobierno de partidos de izquierda y centroizquierda en varios de los principales países latinoamericanos coincidió con una inédita bonanza económica que las administraciones progresistas aprovecharon para reducir inequidades sociales, disminuyendo los índices de pobreza a mínimos históricos.

    Con una fuerte participación del Estado, decenas de millones de personas abandonaron la pobreza y accedieron a prestaciones básicas de salud, educación y protección social, en un proceso de "inclusión" marcado por su ingreso al mercado de consumo.

    Según un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), publicado este año, 72 millones de latinoamericanos salieron de la pobreza entre 2003 y 2013, mientras que 94 millones ingresaron a la clase media.

    Lea también: América Latina y el Caribe se comprometen con desarrollo contra la pobreza

    Gracias al boom de las materias primas agrícolas y mineras en el caso de algunos países, a los elevados precios del petróleo en el caso de los exportadores de crudo, y a la llegada de inversión directa extranjera, las administraciones progresistas que dominaron el mapa político de la región vieron un incremento exponencial de sus reservas.

    Hay que retrotraerse varias décadas para encontrar tasas de crecimiento similares a las de los últimos años.

    En este escenario se acuñó el término "década ganada", en clara contraposición a la "década perdida", como se llamó el período en que predominaron las políticas neoliberales en la región, durante los años 80 y 90 y que derivó en graves crisis económicas en varios países a fines del siglo pasado.

    Década desperdiciada

    Sin embargo, el reciente declive de las economías regionales evidencia poca capacidad por parte de estos gobiernos para abordar cambios estructurales que permitieran apuntalar algunos de sus principales logros, como la disminución de la pobreza y la caída del desempleo.

    El mismo informe del PNUD alerta del peligro de que entre 25 y 30 millones de personas que lograron salir de la pobreza en los últimos años vuelvan a caer en ella.

    "Un mayor crecimiento económico no conduce necesariamente a generar un mayor progreso social: tenemos que tener políticas diferentes, también en un momento en que se agotan los recursos fiscales para expandir las redes de protección social", sostiene el documento.

    El enlentecimiento de las economías, por el descenso del precio del petróleo y las materias primas, y las bajas perspectivas de crecimiento para los próximos años acompañan "el fin del ciclo progresista" y el ascenso de nuevas derechas con la promesa de "gestionar" de manera más eficiente los recursos de sus respectivos países.

    Así, la referencia a la "década desperdiciada", es decir, a cierta incapacidad del progresismo de aprovechar el inédito crecimiento económico que experimentó la región, fue la carta de presentación de los renovados partidos de derecha que han llegado al Gobierno en los últimos años o que se muestran más cerca de alcanzarlo en el futuro cercano.

    Una característica de estos sectores es que intentan desmarcarse de sus antecedentes neoliberales y prometen mantener las políticas sociales insignia de la izquierda, augurando el posible comienzo de un nuevo ciclo político en la región.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik