En directo
    América Latina
    URL corto
    130
    Síguenos en

    MONTEVIDEO (Sputnik) — El Ejército del Pueblo Paraguayo, de tendencia marxista leninista e integrado por unos 20 guerrilleros, saltó a la actualidad después de una emboscada que causó la muerte de ocho militares el pasado mes de agosto.

    Al EPP se atribuyen 64 muertes y varios secuestros, según uno de los pocos conocedores del tema, el periodista paraguayo Andrés Colmán.

    "Se reivindican como guerrilleros y han exigido que el Estado paraguayo los reconozca como una guerrilla, pero por los datos que se saben no son más de entre 15 y 20 personas, más un grupo que se calcula que es de 80 personas que les da apoyo logístico", afirmó Colmán entrevistado por Sputnik Nóvosti.

    El EPP tiene su origen en los años 90, como un intento de brazo armado del partido de izquierda Patria Libre, pero en la actualidad no cuentan con respaldo político.

    "Era un proyecto de guerrilla que finalmente no prosperó en número de combatientes y se convirtió en un grupo armado criminal que se dedicó más que nada a secuestros y cobro de impuestos revolucionarios", explicó Colmán.

    El EPP actúa en una zona bien delimitada y puntual del país que comprende el norte de la región oriental de Paraguay, el norte del departamento de San Pedro (centro) y el sur del departamento de Concepción (centro).

    Escuestros entre la alta sociedad

    El primer golpe del EPP tuvo lugar en 1997 cuando intentó robar el Banco Nacional de Fomento en el departamento de San Pedro.

    Durante su primera década se dedicaron, aún sin nombre, a secuestrar a personas vinculadas a la alta sociedad paraguaya.

    Su primera capturada fue María Edith Bordón de Debernardi, esposa de un jerarca de la dictadura de Alfredo Stroessner (1954-1989) quien fue liberada luego del pago de una recompensa de alrededor de un millón de dólares.

    Otro de sus golpes importantes fue el secuestro el 21 de septiembre de 2004 de Cecilia Cubas, hija del expresidente Raúl Cubas quien fue encontrada muerta y enterrada en una fosa el 16 de febrero de 2005.

    Más adelante, en marzo de 2008, cuando ya estaban conformados como EPP, los insurgentes cambiaron su foco y se dedicaron a secuestrar a ganaderos en la zona rural.

    "Han secuestrado por lo menos a dos grandes ganaderos y luego en este momento retienen a tres personas, una de ellas hace más de dos años, un policía, y dos colonos menonitas que en este caso no son de alto poder adquisitivo", explicó el experto.

    El fracaso del Gobierno

    El Gobierno de Horacio Cartes creó en 2013 la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) con el fin de eliminar al EPP en San Pedro, Concepción y Amambay.

    "Hasta ahora este Gobierno consiguió una ley especial que imponga el Estado de emergencia en los tres departamentos en los que actúa el EPP y formó la Fuerza de Tarea Conjunta, y logró que el parlamento apruebe que los militares intervengan en un conflicto armado interno", dijo Colmán.

    Pero la Fuerza de Tarea Conjunta no ha logrado detenerlos.

    "Hace tres años que las FTC los viene combatiendo, pero nunca logró un resultado, nunca lograron detener a ninguno de sus principales líderes, y eso hace que la población considere que hay un fracaso del Estado en este tipo de acciones de contrainsurgencia porque ellos siguen dando golpes muy efectivos", explicó Colmán.

    No se conoce la causa por la cual las FTC no logran acabar con la guerrilla debido a que la superan ampliamente en número.

    "Hay muchas especulaciones, una es que son unos inútiles que no sea animan a entrar al monte a enfrentarlos, otra que por una cuestión política les conviene tener ahí un enemigo que justifique erogaciones millonarias del presupuesto para las Fuerzas Militares, otra que los utilizan para criminalizar a las organizaciones campesinas", sostuvo el periodista.

    El EPP es sospechoso de colaborar con el narcotráfico aunque nunca se demostraron esos vínculos.

    Etiquetas:
    Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), Paraguay
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook