En directo
    América Latina
    URL corto
    212
    Síguenos en

    Casas de tortura, violaciones masivas, esclavitud, secuestros, desapariciones, arsenales de armas, utilización de menores para el transporte de droga... bienvenidos al Bronx de Bogotá.

    Esta calle bogotana recibe su nombre del barrio neoyorquino que durante mucho tiempo fue un foco de delincuencia. A comienzos del siglo XX, en Santa Inés, barrio donde queda el Bronx, vivían familias con renombre. Con el tiempo, llegó la miseria y la pobreza. Hoy es uno de los sitios más marginales de Bogotá. En mayo hubo un allanamiento —operativo policial-. Desalojaron la zona, están demoliendo las casas y la gente que vivía allí se diseminó por toda la ciudad.

    El Bronx — Aftermath #blackandwhite #bnw #monochrome #Bogota #colombia

    Фото опубликовано ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀Juan Rivera (@aguyinjapan) Июл 15 2016 в 3:11 PDT

    "Con la conurbación, este lugar fue cayendo de prestigio. Las casas abandonadas fueron ocupadas y se volvieron conventillos [grandes viviendas en las que conviven diversas familias y personas]. En el barrio domina la delincuencia. En Bogotá, los mercados criminales alrededor del narcotráfico tienen jefes, los 'sayayines'. Ellos utilizan a las personas que consumen, generalmente habitantes de la calle, para manejar a través de ellos el tráfico de estupefacientes para la ciudad. Este sitio se convirtió en la olla [sitios de venta y consumo de drogas] más grande del país", dijo a Sputnik Marcela Clavijo, edilesa de Chapinero, un barrio tradicional de Bogotá.

    En Bogotá hay 8.321 habitantes de la calle. Cuatro de cada diez son menores de edad. Cerca del 50% del total está en el centro de la ciudad y un 30% se concentra en las zonas aledañas al Bronx, según cifras del último censo oficial publicadas en el sitio de El Espectador.

    En 2013, la ONG Anne Frank, una organización de derechos humanos que denuncia la trata de personas en Colombia, comenzó a recibir casos de madres buscando a sus hijas desaparecidas. "Al iniciar la ruta de búsqueda determinamos que las niñas estaban secuestradas en el Bronx. Realizamos varios rescates. Comenzamos a documentar y a investigar qué era lo que sucedía con estas niñas desaparecidas. Por la crueldad que había sufrido la primera que rescatamos, catalogamos su caso en el informe como de trata y tortura", dijo en diálogo con Sputnik Claudia Quintero, directora de la ONG.

    entre el humo y el diablo #calle del #bronx 2013

    Фото опубликовано El Bronx (@el.samber) Апр 21 2016 в 5:26 PDT

    A partir de la investigación descubrieron que en el Bronx había explotación de niñas, niños, adolescentes y adultos. "Insistimos tanto que logramos que se desnudara la situación. Mucha gente no creía los testimonios de las niñas respecto a las casas de tortura, las violaciones masivas, la esclavitud, los secuestros, las desapariciones de cuerpos, arsenales de armamento, la utilización de menores para el transporte de droga, entre muchas otras cosas que ocurren allí. Nadie se imaginaba que era un nido de macrocriminalidad que estaba detrás de la casa del presidente", dijo Quintero.

    El 28 de mayo, la policía ingresó al Bronx, en el centro de la capital, y realizó un allanamiento a diferentes edificios del lugar. "Tras el operativo se pudo saber lo que pasaba allí. Pero fue todo muy improvisado. Produjo un problema grave en la ciudad. De tener una calle con un foco de criminalidad pasamos a tenerla atomizada por toda la ciudad. Sacaron a todos de ahí, víctimas, victimarios, habitantes de la calle, consumidores y distribuidores de droga. Todos ellos estaban allí. Ahora están por todo Bogotá", afirman desde Anne Frank.

    Los resultados de la intervención fueron limitados. "La incautación de dinero fue muy pobre, 4.000 dólares. Las niñas nos decían que allí podía haber hasta un millón de dólares a diario. Muy pocas armas. Nuestros testigos aseguraban que había almacenamiento de armas muy grandes. Capturaron a tres criminales y sabemos que son por lo menos 50 los que integran la banda de exparamilitares. El impacto social del operativo fue negativo", aseguró Quintero.

    La edilesa Clavijo opina igual. "La intervención provocó una especie de enfrentamiento entre la ciudadanía, la habitabilidad en las calles, las administraciones y la Policía. Muchas de las familias se han refugiado en el canal del río Tunjuelo. Dicen los medios que son casi 300 familias. Cuando llovió hace dos semanas en Bogotá se elevó el nivel del canal y dos de estas personas desaparecieron. ¿Qué está esperando la administración? ¿Que mueran las 300 familias?", se preguntó.

    "Miles de demonios y una historia detrás de todo".

    Фото опубликовано @_luisacarevilla Май 30 2016 в 4:16 PDT

    Desde la ONG Anne Frank luchan por que se decrete una emergencia humanitaria y sanitaria en el centro de Bogotá. "Solo así se podrían habilitar los recursos para hacerle frente a la situación actual", explicó la directora, quien cuando se le preguntó qué significaba para ella el Bronx respondió: "el infierno".

    Además:

    Santos: "Colombia es el país del mundo que ha reparado más víctimas de conflictos"
    En lo que va de 2016 ya murieron 92 niños por desnutrición infantil en Colombia
    Capturado en Colombia el “rey del lavado de dinero”
    Etiquetas:
    barrio, criminalidad, delincuencia, narcotráfico, Colombia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook