18:41 GMT22 Septiembre 2020
En directo
    América Latina
    URL corto
    130
    Síguenos en

    RIO DE JANEIRO (Sputnik) — Los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro llegan a su fin, pero algunos proyectos se quedarán en la ciudad, como el Refettorio Gastromotiva, un comedor social que en los últimos días ha aprovechado los excedentes de comida de la Villa Olímpica de los atletas para ofrecer sofisticados menús a decenas de personas sin hogar.

    La idea parte del chef italiano Massimo Bottura, considerado este año el mejor del mundo por su trabajo en el restaurante Osteria Francescana, que convenció a otros grandes restauradores para que aportaran su granito de arena.

    "No es caridad. Se trata de enseñarle a todo el mundo la cantidad de comida que se tira cada día, y de incluir en la sociedad a los que han perdido la esperanza", aseguraba el chef el día de la inauguración del local, situado en el barrio de Lapa, en el corazón histórico de Río.

    Los impulsores del proyecto subrayan que no cocinan con sobras de comida, sino con excedentes de ingredientes que nunca fueron usados, sobre todo fruta y verdura que están a punto de caducar y que no tienen una apariencia impecable, a pesar de estar en perfecto estado.

    El objetivo no es solo dar de comer a la gente más necesitada, sino hacerlo de una forma digna, proporcionando un entorno agradable y todo el ritual que supone sentarse a comer.

    Por eso, a pesar de que se trata de un comedor social el Reffettorio Gastromotiva cuida al detalle la presentación de los platos, el mobiliario o la decoración de este antiguo almacén, ahora presidido por un enorme mural que representa "La Última Cena" de Leonardo Da Vinci.

    Bottura sirvió el menú inaugural, y durante cada noche durante los últimos días chefs de reconocido prestigio, como el brasileño Alex Attala, cocinaron para las personas más vulnerables de Lapa, unas 70 cada día.

    Cuando terminen los Juegos el comedor también abrirá al mediodía como si fuera un restaurante convencional para el público general, que tendrá que pagar para comer.

    Con el dinero recaudado se financiarán las cenas de la noche, que solo podrán disfrutar personas sin techo previamente registradas en ONGs, iglesias y otras asociaciones que ya trabajan en el centro de Río.

    Entre los chefs internacionales que cocinarán para los más pobres en los próximos meses ya están confirmados Alain Ducasse, Mauro Colagreco, Renzo Garibaldi, Quique Dacosta, Andoni Aduriz y Joan Roca, entre otros.

    La idea de aprovechar la comida que se desperdicia en los grandes eventos partió del propio Bottura durante la Expo de Milán de 2015, dedicada precisamente a la alimentación.

    Además:

    Cocina con Sputnik: borsch
    ¿Delicatessen o engaño? Las cinco comidas más raras de América Latina
    Para chuparse los dedos: el 'chivito' uruguayo cumple 70 años
    Etiquetas:
    ayuda social, comedor, gastronomía, comida, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook