Widgets Magazine
05:53 GMT +323 Octubre 2019
En directo
    El nadador Ryan Lochte en JJOO 2016

    La Policía saca del avión a los nadadores estadounidenses

    © Sputnik / Alexandr Vilf
    América Latina
    URL corto
    0 60
    Síguenos en

    RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — La Policía Federal brasileña sacó del avión a los nadadores estadounidenses Gunnar Bentz y Jack Conger cuando trataban de volver a EEUU desde el Aeropuerto de Río de Janeiro, siguiendo la orden judicial que dicta que los atletas no dejarán el país hasta que se aclare qué pasó en el supuesto atraco que sufrieron.

    La Policía requisó los pasaportes de ambos y les sometió a un interrogatorio en las dependencias del mismo aeropuerto, aunque los dos permanecieron en silencio por orientación de su abogado y de varios funcionarios del consulado de Estados Unidos.

    En declaraciones a la prensa local el abogado Sérgio Riera dijo que los deportistas estaban "muy asustados" sin entender qué estaba pasando y que él considera que el proceso es una "aberración jurídica" porque se les llevó a testificar de forma coercitiva cuando en todo momento expresaron voluntad de colaborar con la Justicia.

    Finalmente la Policía y los nadadores acordaron que testificarían de nuevo este jueves en una comisaría de Río de Janeiro, para así intentar arrojar luz sobre el atraco que sufrieron el pasado sábado, cuando volvían en taxi a la Villa Olímpica después de pasar la noche de fiesta.

    Su declaración inicial presentaba incoherencias con las de los otros dos atletas presentes en el atraco, el nadador Ryan Lochte —que ya volvió a Estados Unidos el lunes, antes de que la Justicia le impidiera salir del país— y de James Feigen, que sigue en Brasil, aunque el Comité Olímpico de Estados Unidos ha evitado revelar su paradero.

    Mientras unos aseguraban que el atraco fue cometido por varios individuos que se hicieron pasar por policías, otros solo hablan de un ladrón y de un vehículo modelo antiguo y de color blanco, lo que lleva a los agentes a sospechar que podrían estar mintiendo.

    A las sospechas se sumaron las imágenes de las cámaras de seguridad de la Villa Olímpica, que mostraban a todos los nadadores volviendo a casa a las siete de la mañana —tres horas más tarde de lo que habían explicado a la Policía— y en posesión de parte de sus pertenencias que teóricamente habían sido robadas.

    Además:

    Ministro culpa a los nadadores de Río 2016 asaltados de estar en el lugar inapropiado
    En Brasil hay un ejercicio brutal de la violencia simbólica
    Etiquetas:
    natación, aviones, policía, JJOO de Río de Janeiro de 2016, EEUU, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik