En directo
    América Latina
    URL corto
    10162
    Síguenos en

    El presidente argentino, Mauricio Macri, y el rey de la televisión del país suramericano, Marcelo Tinelli, mantienen desde hace semanas una tensa batalla mediática. En ShowMatch, el popular programa de TV, el presentador utiliza el humor para golpear al mandatario, quien responde en entrevistas y Twitter.

    "Tinelli me satiriza de mala manera ante tres millones de personas en televisión", recalcó Macri, en referencia a la imitación que hacen de él en el programa. Tinelli, por su parte, denunció que desde la Casa Rosada existe una campaña en Twitter para desprestigiarlo.

    La política se interpuso entre la amistad del conductor y el político. El vínculo comenzó a resquebrajarse durante la carrera electoral del año pasado. En el cierre de campaña por la Presidencia del país, el presentador invitó a Daniel Scioli, el otro candidato en liza, a su programa. Tras el episodio, Macri apuntó: "lo hablamos [con Tinelli], porque tenemos una amistad de muchos años. Me dijo que había sido presionado. Cuando uno construye relaciones de afecto, dice la verdad. No me enojé, pero me desilusionó".

    La situación se tensó con la aspiración de Tinelli por conquistar la dirección de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA). Macri, expresidente del club de fútbol Boca Juniors, intercedió para reducir los aportes del Estado a la AFA. El 30 de marzo, ambos se reunieron en la residencia presidencial de Olivos para discutir sobre el tema. "Hermosa reunión con un amigo de hace 30 años que hoy es el presidente de los argentinos. Gracias por la amabilidad @mauriciomacri", escribió Tinelli en Twitter tras el encuentro. El 2 de junio, informaba por el mismo medio que desistía de competir por el puesto. "Por razones de índole personal, he decidido retirar mi candidatura para las elecciones a presidente de @afa", tuiteó.

    ​A partir de entonces, la relación cambió. Las mediciones de audiencia de ShowMatch suelen preocupar a los políticos argentinos que intentan mantener una buena relación con Tinelli. Hoy, todas las acciones del presidente son objeto de burla. Si pide a los argentinos no andar en pleno invierno por la casa "en remera —camiseta— y en patas" para ahorrar calefacción, Freddy Villarreal, su imitador en el programa, se pasea en ropa interior frente a la cámara, cuando el tema de los aumentos de la luz y del gas ha irritado a la opinión pública.

    Cuando Macri anunció por Twitter que no iría al desfile del Bicentenario de la Independencia argentina el 10 de julio por cansancio, Tinelli ironizó en su programa diciendo que estaba fatigado y amenazó con retirarse.

    Tinelli está convencido de que hay una campaña del macrismo para desprestigiarlo en Twitter. Basa sus sospechas en la aparición de 'hashtags' como #HoyApagonATinelli, donde los usuarios proponen no ver más su programa, o #TinelliMercenarioK, un intento por vincular al conductor con el anterior Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

    "Se ponen nerviosos. Insultan. Hacen campañas desde cuentas truchas —falsas—. Amenazan. Pensé que eran diferentes", escribió Tinelli en su cuenta.

    Durante una entrevista con el diario La Nación, el 24 de julio, Macri apostó por el choque frontal. "Es increíble que se ofenda. Tinelli me satiriza de mala manera ante tres millones de personas en televisión y se ofende porque lo critican 30.000 tuiteros", subrayó el presidente, que aprovechó para desligarse de las acusaciones contra su Gabinete. "Él decidió satirizarme y recibió 150.000 tuits de crítica. Investigamos el tema. No hubo trolls ni el Gobierno tuvo nada que ver. Sí hubo 30.000 tuiteros que lo criticaron. ¿Cómo no va a haber 30.000 tuiteros que simpatizan con el Gobierno si este Gobierno es producto en gran medida de las redes sociales?", prosiguió el mandatario.

    Solo el tiempo dirá quién saldrá beneficiado y quién no del resultado de esta batalla mediática que se instaló en la agenda de los argentinos. Por ahora, lo que está claro es que la contienda política se ha ubicado bajo las luces del espectáculo.

    Etiquetas:
    guerra mediática, Mauricio Macri, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook