En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    0 20
    Síguenos en

    MONTEVIDEO (Sputnik) — El exrecluso de Guantánamo, Jihad Deyab, que partió de Uruguay hacia Brasil en forma irregular a inicios de este mes, no encontró en este país las condiciones para recuperarse de los 12 años que pasó en esa prisión militar estadounidense, como pudo constatar Sputnik Nóvosti en varios encuentros con el ciudadano sirio.

    Cada vez más aislado y desesperado por no poder reencontrarse con su familia, que sigue en Siria, Deyab resintió la ausencia de un plan estructurado por parte de las autoridades uruguayas para ayudar a su inserción y de los otros cinco hombres que vinieron de Guantánamo en diciembre de 2014.

    Este hombre llegó a recomendar públicamente que sus "hermanos" que seguían en la prisión que no vinieran a Uruguay ni a otro país sudamericano, porque las condiciones aquí eran peores que en la base militar cubana.

    Alimentación forzosa

    Deyab adquirió notoriedad internacional por desafiar ante tribunales de EEUU la alimentación forzosa a la que lo sometían sus carceleros mientras llevaba a cabo huelgas de hambre en la prisión en la que permaneció, sin cargos, desde marzo de 2002.

    Su defensa alegó que las condiciones en que se realizaba esa alimentación, mediante sonda nasogástrica, equivalían a una tortura.

    Aunque la demanda no prosperó, en el transcurso del juicio el Gobierno de Estados Unidos presentó filmaciones de esos procedimientos que la justicia ordenó se hicieran públicas, accediendo al pedido de Deyab y de más de 13 medios de comunicación. Ese litigio todavía sigue en curso.

    Deyab tiene problemas crónicos de salud en un riñón, en su espalda y en el sistema circulatorio, lo que se traduce en dificultades para caminar y en diferentes temperaturas en los dos lados de su cuerpo.

    Padre de cuatro hijos, supo de la muerte del mayor en la guerra siria cuando llegó a Uruguay.

    Problemas de adaptación

    Prisión de Guantánamo
    © REUTERS / DoD/1st Lt. Sarah Cleveland/Handout
    Durante su estancia en el país sudamericano, el sirio no logró adaptarse, no aprendió el idioma ni pudo trabajar y se embarcó en una amarga disputa con las autoridades por la prometida y hasta ahora incumplida promesa de reunificación con su familia, su esposa y tres hijos que siguen en Siria en medio de la guerra, y su madre que está como refugiada en el Líbano.

    El agravamiento del conflicto sirio lo estresó aún más y dedicaba buena parte de su día a recibir y difundir información sobre las matanzas de civiles en su país.

    En las últimas semanas, en medio de una inusual ola de frío en Montevideo, Deyab seguía sin agua caliente ni estufa y había incurrido en atrasos en los servicios de luz y teléfono. 

    Además:

    "Obama puede pedirle a Macri ayuda para cerrar Guantánamo"
    Uruguay acogerá a seis presos de Guantánamo
    Etiquetas:
    Jihad Ahmad Deyab, Guantánamo, Uruguay
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook