16:39 GMT +316 Diciembre 2019
En directo
    Enrique Peña Nieto, presidente de México

    Peña Nieto y su partido castigados por corrupción y violencia sin control

    © AP Photo / Rebecca Blackwell
    América Latina
    URL corto
    0 60
    Síguenos en

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — El presidente de México, Enrique Peña, y su partido gobernante, han sido castigados en los recientes comicios a gobernadores y alcaldes, por la insoportable corrupción y la violencia del crimen organizado en el país, dijo a Sputnik Nóvosti el sociólogo Rodrigo Páez Montalbán.

    La elección del domingo no solo fue una elección sobre partidos, coaliciones o alianzas: "se puede interpretar como un castigo, que anticipa la decadencia del PRI", el ecléctico y casi nonagenario Partido Revolucionario Institucional (PRI), fundado en 1929, dijo el académico del Centro de Investigaciones sobre América Latina y el Caribe (CIALC), de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

    El PRI regresó en 2012 a la presidencia, tras perderla por primera vez en más de siete décadas, en las elecciones de 2000 y 2006, "sin embargo, los resultados del domingo pasado son muy negativos y son una medida de su debilitamiento progresivo", porque ha perdido siete de las doce plazas disputadas y en cuatro de ellas no había perdido nunca el poder provincial desde su fundación, que puso fin al caudillismo al final de la Revolución Mexicana de 1910.

    El antecedente a una derrota electoral similar se remonta dos décadas, a las elecciones de 1997, dice el académico, "cuando se fueron disipando las tendencias de una decadencia electoral del partido gobernante, y la oposición ganó el gobierno de la capital por primera vez —recuerda—, con Cuauhtémoc Cárdenas", el hijo del general y ex presidente Lázaro Cárdenas (1936-1940) que abandonó las filas del PRI para fundar una opción de centroizquierda, apunta el investigador del posgrado de la UNAM.

    No obstante, "hoy la transición es más dramática, en el sentido de que hay más incertidumbre económica, porque las reformas estructurales no han dado los resultados esperados para la gente, que no resiste más los escándalos de corrupción ni más inseguridad".

    En víspera de la elección ha sido muy impopular el incumplimiento legislativo en la elaboración leyes para aplicar el sistema nacional contra la corrupción, un flagelo que, según datos del Congreso, le cuesta al país latinoamericano más de 20.000 millones de dólares al año.

    Solo en Veracruz, enclave industrial y portuario, asolado por el crimen organizado que ataca a los migrantes que cruzan hacia EEUU, ha sido un escenario de escándalos: el gobernador del PRI, Javier Duarte, ha sido acusado de desviar más de 50.000 millones de pesos de recursos federales y de tener propiedades por valor de 3.000 millones de pesos (un total de unos 3.000 millones de dólares)

    Un cuadro espeluznante

    El resultado, "es una especie de fin anticipado del Gobierno, porque ha llegado a un límite de su gestión, y ya no puede avanzar en sus reformas, que llegaron al límite de lo más que podían ofrecer" explica.

    Entre todos los problemas sociales por los cuáles la ciudadanía votante ha dado la espalda al PRI destaca uno: "la violencia es verdaderamente espeluznante", en las costas de los estados petroleros de Tamaulipas, Veracruz, e el norte fronterizo con EEUU o las montañas de Guerrero o Michoacán, y hasta en el turístico y caribeño Quintana Roo.

    En México seis de cada 10 homicidios los comete el crimen organizado de dedicado al narcotráfico, el secuestro, las extorsiones y el tráfico de personas, de acuerdo con el organismo no gubernamental Semáforo Delictivo.

    Entre los más afectados destaca el costero Veracruz, recostado sobre el Golfo de México, con una extensa costa: "es uno de los estados que algunos califican de estado fallido, porque se ha distinguido por niveles desproporcionados de violencia y corrupción, un cóctel muy negativo para el gobierno y el PRI", que nunca había perdido esa plaza en casi 90 años.

    El resultado en Veracruz —donde el gobernador Javier Duarte ha sido acusado de peculado y desvío de fondos gubernamentales—, es el producto de "inercias del pasado, pero el PRI ha perdido otras plazas electorales más significativas, en un anticipo de lo que será la elección presidencial de 2018".

    Las claves de la derrota, dice el analista, "hay que buscarlas en el declive de la economía, y en el hastío de la sociedad ante todas las formas posibles de corrupción galopante y la violencia cotidiana sin límites".

    El liderazgo del PRI también ha envejecido y se ha desconectado de la gente: quien dirige al partido gobernante, Manlio Fabio Beltrones, "es un exponente de la viejísima clase política, pero parece que —como dijo un corresponsal inglés— 'no entienden que no entienden', la clase política no se altera ante el drama, actúa como si no pasara nada".

    El castigo en las urnas para el PRI se debe, finalmente, a que "hay una especie de ceguera, están insensibilizados y anestesiados frente a los traumas sociales muy grandes y siguen los rituales de los costosos procesos electorales", tan costosos que solo el del domingo ha costado más de 500 millones de dólares.

    Sin embargo, aún se esperan sorpresas y puede haber una recomposición del mapa político, si la oposición no capitaliza este avance: "va quedando muy claro que la gente vota más por personas que por partidos y en los próximos dos años habrá mucha disputa interna", antes de la sucesión presidencial de 2018.

    Además:

    El opositor PAN celebra victorias históricas sobre el PRI en México
    Dos feudos del PRI con resultados inciertos en comicios a gobernador en México
    México elige el próximo domingo 12 gobernadores y un millar de alcaldes
    Etiquetas:
    inseguridad, elecciones, corrupción, violencia, Partido Revolucionario Institucional (PRI), Javier Duarte, Lázaro Cárdenas, Enrique Peña Nieto, Veracruz, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik