Widgets Magazine
En directo
    Enrique Peña Nieto, presidente de México

    Derrota histórica del PRI en México, mal augurio hacia presidenciales de 2018

    © REUTERS / Mexican Presidency
    América Latina
    URL corto
    0 41

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — Los comicios del 6 de junio para elegir 12 gobernadores, más de la tercera parte de las provincias de México, se perfilan como una derrota histórica para el gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) del presidente Enrique Peña Nieto, que ha perdido por primera vez cuatro feudos históricos.

    En la última gran elección antes de las presidenciales de julio de 2018, como un mal augurio del porvenir del oficialismo, además de las derrotas inéditas sufridas por el partido tricolor en los estados de Veracruz y Tamaulipas —dos enclaves petroleros con puertos en el Golfo de México, devastados por la crisis de la industria energética y escenarios del poder del crimen organizado—, se han sumado otras dos inesperadas derrotas.

    El PRI tampoco había perdido jamás en el norteño Durango, un polo agrícola y minero, ni en Quintana Roo, en las ricas costas tropicales del Caribe, donde se localiza el principal resort mexicano, Cancún y grandes pirámides mayas como Chichen Itzá, Cobá y Tulúm, donde los sondeos fallidos encubrieron el desenlace antes de las elecciones.

    Desde su fundación en 1929, cuando puso fin al caudillismo de la Revolución Mexicana de 1910 contra el dictador Porfirio Díaz, el PRI inauguró siete décadas de ecléctico presidencialismo, interrumpidas en los años 2000 y el 2006, cuando los conservadores Vicente Fox y Felipe Calderón, del Partido Acción Nacional (PAN, centroderecha), gobernaron hasta perder la presidencia en 2012.

    A pesar de haber estado fuera del poder Ejecutivo durante 12 años, el PRI se replegó a sus fortificados feudos, para relanzar su regreso triunfal con Peña (2012-2018), sin embargo, hasta el domingo pasado nunca había perdido en esas cuatro plazas en 87 años de vida.

    Además, el único partido que ostenta el estandarte tricolor de la bandera mexicana tampoco pudo recuperar otras dos plazas que gobernaba la oposición panista: Puebla en el centro y Chihuahua en el norte; y ha dejado escapar Aguascalientes, que había recuperado en 2010, luego de 12 años gobernado por el PAN.

    Perder en casa

    La derrota en esos reductos antes imbatibles del PRI, sobre todo en Veracruz, la tercera plaza más productora de votos del país, por su población y desarrollo industrial —después de la capital y el estado de México, que la rodea—, puede atribuirse a "la baja aceptación ciudadana del presidente Peña, la peor para un mandatario desde finales de 1994", apuntó este lunes el semanario mexicano Proceso en un análisis editorial de su redacción.

    Luego de largas horas de demoras en los resultados, el PRI amaneció no solo con la derrota en esas cuatro plazas, donde no perdía desde su fundación, sino que el PAN mantuvo el central estado de Puebla, un polo colonial turístico y automotriz; repitió victoria para seguir gobernando el desértico y minero estado de Chihuahua, una plaza de empresas multinacionales ensambladoras y mineras, en la crucial frontera con Texas, EEUU; y recuperaba Aguascalientes, en el corazón del país latinoamericano; el PAN está así de regreso.

    Más aún, por primera vez, un candidato independiente, Armando Cavada, gobernará Ciudad Juárez, un crucial paso fronterizo norteño hacia El Paso, Texas, EEUU, uno de los principales destinos de inversiones extranjeras que hace unos tres años superó el estigma de ser la ciudad más peligrosa del mundo, abriendo otro frente contra el PRI de Peña, los candidatos sin partido que enfrenta a la llamada "partidocracia".

    Falsos cantos de victorias

    La noche electoral tuvo el más desconcertante coro de vitorias de candidato que luego resultaron perdedores.

    José Fonseca, analista del diario El Economista dijo que "candidatos y dirigentes, han sido irresponsables al proclamar triunfo, sin conocer los resultados del conteo de votos (…), consumidos por la ambición, no les importa socavar al sistema electoral, el único medio civilizado para resolver las luchas por el poder político".

    El líder nacional del PRI, Fabio Beltrones, mantenía más allá de la medianoche del domingo cantos de victoria en nueve estados, pero este lunes ha tenido que admitir la derrota: el fracaso del veterano líder del PRI que ha encabezado la bancada oficialista en el Congreso "es rotundo", dice Proceso poniendo en duda sus planes para ser el abanderado presidencial en 2018.

    La derrota priista "habría sido mayúscula si la izquierda no se hubiera dividido", dice el análisis, al señalar la emergencia del partido Movimiento de Renovación Nacional (Morena), una escisión del Partido de la Revolución Democrática (PRD, centroizquierda) tanto en Oaxaca (estado indígena que ha recuperado el PRI) y el central Zacatecas, donde el PRI logró mantener la gobernación por segunda vez, luego de perderla a principios del siglo ante la centroizquierda.

    Beltrones —dice la postura editorial del principal semanario de análisis político de México— "encabezó la fallida estrategia de la guerra sucia que alcanzó sus puntos más álgidos cuando relacionó, apoyado en manipulación de imágenes, a los candidatos opositores con el narcotráfico".

    El PRI no solo ha perdido en Tamaulipas, Quintana Roo, Chihuahua y Puebla, sino que allí ha sido aplastado con más de diez puntos de ventaja.

    Retroceso del sistema electoral

    La noche del domingo también ha sido una de las más caóticas en términos de información electoral: el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) ha tenido uno de sus peores desempeños, coinciden muchos analistas.

    Además, la increíble danza de encuestas fallidas las puso en evidencia como mecanismos de propaganda: "En ninguno de los estados las diversas encuestas apuntaron a la estrepitosa derrota de Peña y Beltrones; en Tamaulipas vaticinaban comicios peleados y nunca pronosticaron derrotas en Chihuahua, Durango y Quintana Roo", puntualiza el análisis.

    Carlos Puig, columnista del diario Milenio y presentador del noticiario Milenio TV, ha llegado a la misma conclusión: "La noche de cada jornada electoral mexicana los resultados, las encuestas de salida, el PREP, y las declaraciones falsas de triunfo opacan, pero en esta ocasión todo parece haber sido peor".

    Etiquetas:
    comicios, Partido Acción Nacional (PAN), Partido Revolucionario Institucional (PRI), José Fonseca, Enrique Peña Nieto, Tamaulipas, Veracruz, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik