Widgets Magazine
10:14 GMT +318 Septiembre 2019
En directo
    Bandera de México

    México elige el próximo domingo 12 gobernadores y un millar de alcaldes

    CC BY 2.0 / Esparta Palma / Mexico Flag / Bandera de Mexico
    América Latina
    URL corto
    0 0 0
    Síguenos en

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — Casi 38 millones de electores han sido convocados para el próximo domingo en 14 de los 32 estados de la federación mexicana, para elegir a 12 gobernadores y casi un millar de los casi 2.500 alcaldes de todo el país.

    Esa cantidad de votantes equivale al 52 por ciento de todo el padrón federal, para comicios provinciales en los cuales la agenda se concentra en denuncias de corrupción, la inseguridad y la violencia generada por el crimen organizado.

    Distintos grados de contubernio entre secuestradores, traficantes de drogas, migrantes, mujeres y niñas, con autoridades, componen los ejes de las agresivas campañas negras, e incluso de escuchas ilegales, difundidas por los medios con el cuestionable argumento de que se trata de temas de "interés público" y no de campañas de desprestigio.

    Con distintos niveles, en nueve estados las elecciones de presentarán reñidas y los contendientes de una decenas de partidos llegan en empate técnico, don distancias menores a los rangos de error de decenas de sondeos locales.

    Las campañas se han caracterizado por elevados costos que rayan el despilfarro, masiva promoción de propaganda de radio y televisión sin contenidos, estrategia de campañas negativas, proliferación de encuestas de dudosa calidad metodológica y audios que muchos candidatos califican de montajes.

    Las tendencia favor favorecen a candidatos del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI, gobernante) del presidente Enrique Peña, y en otros, del Partido Acción Nacional (PAN, centroderecha), el Partido de la Revolución Democrática (PRD, centroizquierda) y el Movimiento de Renovación Nacional (Morena, izquierda).

    Los datos de abstención suelen ser elevados en estos comicios regionales que no ponen en jugo los poderes presidenciales ni legislativos.

    Además, las cantidades de indecisos y votantes que no revelan sus preferencias son de las más altas registrados, con hasta alrededor del 30 por ciento de los encuestados.

    Un mapa político multicolor

    De los 12 gobernaciones en disputa el norteño estado de Sinaloa, cuna del cartel narcotraficante fundado por el capo Joaquín Guzmán alias El Chapo —que enfrenta en prisión un juicio de extradición a EEUU- y el central Hidalgo, cuna de algunos altos funcionarios federales, aparecen con claro favoritismo para el PRI.

    El PAN, que gobernó la presidencia del país de 2000 a 2012 en la primera alternancia histórica después de la Revolución Mexicana de principios del Siglo XX, aparece posicionado en la delantera del estado de Puebla, al este de la Cuidad de México.

    El resto de los nueve estados en disputa aparece con candidatos en empate técnico: cinco en el sur sureste —Tamaulipas, Veracruz, Oaxaca, Tlaxcala, Quintana Roo-; y cuatro estados norteños —Zacatecas, Durango, Aguascalientes y Chihuahua-.

    El desértico y gigantesco estado minero de Chihuahua, fronterizo con EEUU, y el pequeño Aguascalientes aparecen en el empate los candidatos del PRI y del PAN.

    Dos estados petroleros asolados por la violencia en las costas del Golfo de México, en un corredor de violencia de traficantes, Veracruz y Tamaulipas, han sido gobernados sin alternancia y de forma ininterrumpida por el PRI desde su fundación en 1928.

    En Veracruz, el PRI se enfrenta a una alianza opositora del PAN y el PRD, y en Tamaulipas solo al PAN, con riesgos de perder por primera vez en casi 90 años.

    En el pequeño estado de Tlaxcala, un antiguo enclave colonial en el centro del país, los tres grandes partidos PRI, PAN, PRD aparecen e cerrada disputa pero el partido gobernante podría perder.

    En el caribeño Quintana Roo, donde se localiza la ciudad turística de Cancún, el PRI batalla por remontar la competencia de otra pragmática alianza centrista de del centroderechista PAN y el centroizquierdista PRD.

    El partido Morena, una escisión del PRD, recién formado por el excandidato presidencial de centroizquierda Andrés Manuel López Obrador (2006 y 2012) pueden hacer un debut triunfal en Zacatecas, donde el PRI también podría perder.

    En el sureño Oaxaca, con predominio de ancestral población indígena y uno de los más pobres y conflictos magisteriales, pero con una clase política muy rica, el PRI también es desafiado por la misma dupla PAN-PRD, y esas dos formaciones de progubernamentales y opositores están enfrascados en un desafío similar en el norteño Durango.

    El gran reto de los partidos opositores es vencer el escepticismo y el abstencionismo que favorece al veterano PRI, que en promedio tiene la cuarta parte de los electores con su secular "voto duro".

    De tal manera que la escasa votación le favorece a la vieja maquinara de casi un siglo de vida, que busca un resultado que le permita perfilarse para volver a ganar las presidenciales de 2018.

    Etiquetas:
    elecciones, Movimiento de Renovación Nacional, Partido de la Revolución Democrática (PRD), Partido Acción Nacional (PAN), Partido Revolucionario Institucional (PRI), México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik