Widgets Magazine
10:56 GMT +321 Septiembre 2019
En directo
    Michel Temer

    Temer pide confianza y diálogo para enfrentar la crisis política de Brasil

    © AP Photo / Felipe Dana
    América Latina
    URL corto
    0 17
    Síguenos en

    MONTEVIDEO (Sputnik) — El presidente interino de Brasil, Michel Temer, pidió en su primer discurso tras la suspensión temporal de la mandataria Dilma Rousseff que la clase política y la ciudadanía se mantengan unidas para superar la crisis económica y política que enfrenta el país.

    "Necesitamos lograr aquello que llamo democracia de la eficiencia", dijo Temer el jueves en una ceremonia transmitida por streaming desde el Palacio del Planalto, sede del Gobierno, tras ser investido presidente interino por los próximos 180 días.

    En el acto en el que fueron nombrados los ministros de su gabinete, Temer sostuvo que "la mayor muestra de nuestro esfuerzo por reducir la burocracia está aquí presente: hemos reducido (en nueve) el número de ministerios".

    Tras referirse como a logros del pasado la democracia liberal y los derechos sociales, Temer añadió que "ahora las clases medias exigen la eficiencia en los servicios públicos y privados. Quiero contar para ello con todo el apoyo del Congreso y del pueblo brasileño".

    Programas sociales

    El mandatario interino sostuvo como constatación que "Brasil por desgracia todavía es un país pobre, por eso reafirmo con mayúsculas que mantendremos los programas sociales", en particular "Mi Vida Mi Casa, Bolsa Familia y el Pronatec (Programa Nacional de Acceso a la Educación Técnica y al Empleo)" pues "fueron programas útiles".

    Temer aseguró que su administración acabará "con esa visión de que lo que hizo el Gobierno anterior no sirve. Debemos mejorar aquellos programas que fueron exitosos, pero quiero insistir en que ninguna de esas reformas retirará los derechos adquiridos por los ciudadanos brasileños.

    Sobriedad

    Aunque fue recibido en el Planalto con fuegos artificiales, Temer reconoció el clima tenso y difícil que se vive en la capital del país, luego de que el Senado decidiera el jueves por la mañana, tras una sesión de casi 21 horas, apartar a Rousseff de su cargo e iniciarle juicio político por 55 votos a favor y 22 en contra.

    El mandatario sostuvo que "pretendía que esta ceremonia fuese extremadamente sobria y discreta como conviene al momento que vivimos" y pidió al pueblo brasileño confianza "en nuestros valores y en nuestra capacidad de recuperación económica y nuestras instituciones".

    En un intento de despejar las críticas que despertaron las sesiones del Congreso en las que se votó el "impeachment" contra Rousseff, marcadas por celebraciones, gritos y actitudes destempladas, Temer sostuvo que "no es momento para celebraciones, sino para una profunda reflexión sobre un presente y futuro que nos desafía".

    Asimismo, el presidente interino tuvo unas palabras para Rousseff.

    "Quiero subrayar aquí mi respeto institucional a la señora presidenta Dilma Rousseff. Debemos recobrar el discurso institucional que no separe a los brasileños, sino que busque la pacificación de la sociedad", dijo.

    Corrupción

    En otro tramo de su alocución, Temer colocó a la operación Lava Jato como ejemplo a seguir para erradicar la corrupción y restaurar la moral en las instituciones brasileñas.

    "La moral pública será continuamente buscada por medio de organismos de control. La Operación Lava Jato se convirtió en el modelo a seguir contra la corrupción y debe tener seguimiento y protección contra cualquier interferencia para debilitarla", declaró Temer, él mismo denunciado en esa investigación judicial sobre el gigantesco esquema de corrupción de la empresa estatal petrolera Petrobras.

    Reformas económicas

    El nudo del discurso de Temer fue el referido a la economía, tema central por el cual los mayores gremios empresariales del país apoyaron el juicio político contra Rousseff, aunque apenas trazó líneas generales.

    "Nuestro mayor desafío es detener el proceso de caída libre de la economía", dijo.

    Además del recorte de ministerios, prometió revisar gastos y sanear el aparato burocrático y sostuvo que se realizarán reformas laborales y previsionales, que reconoció serán resistidas pero que estimó imprescindibles para "generar empleo".

    También defendió los incentivos a los acuerdos público-privados y el otorgamiento de mayor autonomía a las administraciones estaduales y municipales.

    Temer insistió en la necesidad de restablecer "el clima de negocios" lo que permitirá restaurar la confianza de los inversores locales e internacionales y reactivar la economía, según dijo.

    "En agosto Brasil estará en el centro del mundo con la realización de los Juegos Olímpicos; no volveremos a tener otra oportunidad como esta para atraer la atención internacional", observó.

    Temer, quien según las encuestas tiene una muy baja popularidad, admitió que su gestión no buscará "unanimidades", pero consideró urgente "pacificar y unificar al país".

    El presidente interino habló durante unos 25 minutos en un salón atestado al que no pudieron ingresar los periodistas acreditados.

    Además:

    Cronología de un convulsionado proceso contra Dilma Rousseff
    Etiquetas:
    impeachment, Operación Lava Jato, democracia, Michel Temer, Dilma Rousseff, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik