En directo
    América Latina
    URL corto
    El "impeachment" de la presidenta Dilma Rousseff en Brasil (198)
    0 02
    Síguenos en

    MONTEVIDEO (Sputnik) — Dilma Rousseff está acostumbrada a superar adversidades a fuerza de tesón, desde las torturas y violaciones de la dictadura hasta un cáncer y la obtención dos veces del más importante cargo electivo sin experiencia electoral previa. Pero el juicio político que enfrenta puede ser el primer obstáculo que no logre sortear.

    Dilma Vana Rousseff, economista de 68 años, nació el 14 de diciembre de 1947 en Belo Horizonte.

    Hija de un empresario siderúrgico de origen búlgaro, fue criada entre clases de piano y de francés y tuvo una infancia marcada por los lujos de la holgada situación económica de su familia.

    Los privilegios fueron quedando de lado a medida que Rousseff se involucraba en la convulsionada situación política del país, que en marzo de 1964 pasó a ser gobernado por una dictadura militar.

    Siendo adolescente comenzó su militancia izquierdista, primero en la Organización Revolucionaria Marxista-Política Operaria y luego en el Comando de Liberación Nacional. Ya entonces se destacaba por su capacidad de mando y liderazgo.

    Estela, Luiza, Vanda, Stela y Marina fueron sus nombres de combate.

    Después de un accidentado asalto a un banco en el que resultaron detenidos siete integrantes del Colina, Rousseff se mudó a Río de Janeiro, donde pasó a la clandestinidad.

    Entonces formaba parte de la dirección de la organización, trasladando armas y dinero y redactando documentos.

    Para los servicios de inteligencia de la dictadura, Rousseff era "la Juana de Arco de la subversión", según la revista Gatopardo.

    Detención y torturas

    Estuvo detenida entre enero de 1970 y 1972, condenada por el delito de subversión, y fue torturada por los militares.

    "Me daban descargas en todos lados: pies, manos, parte interna de los muslos, en las orejas. En la cabeza, un horror. En los pezones. Entonces te orinas, te cagas encima… Los primeros días estaba exhausta, me quería desmayar porque no aguantaba tanta corriente. Empecé a tener hemorragias. Te dejan, y entonces empiezas a tiritar de frío, porque estás desnuda. Y entonces vuelven", contó Rousseff al reconocido periodista brasileño Luiz Maklouf.

    Carrera política

    A principios de la década del 80 se integró al Partido Democrático Laborista, escisión del Partido Laborista Brasileño, fundado por seguidores del cuatro veces presidente Getúlio Vargas.

    En 1993 primero y en 1998 después, Rousseff sería secretaria de Energía, Minas y Comunicaciones del sureño estado de Rio Grande Do Sul.

    En 2000 se afilió al Partido de los Trabajadores (PT) del dirigente sindical Luiz Inácio Lula da Silva.

    El 1 de enero de 2003 Lula fue investido presidente de Brasil y nombró a Rousseff ministra de Minas y Energía.

    La gran mayoría de los brasileños desconocían a esta mujer retacona, de pelo corto y mirada severa.

    En 2005 Rousseff fue nombrada jefa de Gabinete, tras la renuncia de José Dirceu, implicado en el escándalo de corrupción del "mensalão" (mensualidades), un esquema de pagos mensuales a diputados de diferentes partidos para que apoyaran los proyectos del Gobierno en el Congreso.

    En 2009 le fue diagnosticado un cáncer linfático, cuando ya sonaba como candidata presidencial del PT. De inmediato hizo pública su situación y se sometió a tratamientos de quimioterapia y radioterapia. Un año después los médicos confirmaban que el cáncer había remitido.

    "El cáncer asusta porque está asociado a la muerte. Mi experiencia fue casi contraria. Para mí está unido a la capacidad de superación", dijo Rousseff a la Rede Globo luego de la buena noticia.

    El 1 de enero de 2011 se convirtió en la primera presidenta de Brasil tras obtener 56 por ciento de los votos y sin experiencias previas de campañas proselitistas; y en 2014 fue reelegida con el 51,6 por ciento de los sufragios, en medio de dificultades dentro del PT y una generalizada crisis económica.

    Pero las revelaciones del caso de corrupción Lava Jato y la persistencia de la pobre situación económica fueron horadando el respaldo de la presidenta, que se terminó de quebrar cuando el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) se alejó del Gobierno.

    Este miércoles el Senado comenzó a considerar si ratifica o no la decisión de la Cámara de Diputados de iniciar juicio político a Rousseff, acusada de ampliar el gasto público sin autorización del Congreso y de emplear créditos de bancos estatales para maquillar el déficit fiscal, cuando la ley prohíbe al Estado obtener préstamos de sus instituciones crediticias.

    Si la cámara alta da curso al juicio, como se da por descontado, Rousseff será apartada de inmediato de su cargo por 180 días, mientras se desarrolla un proceso que puede acabar con su destitución o el archivo de la denuncia.

    Tema:
    El "impeachment" de la presidenta Dilma Rousseff en Brasil (198)

    Además:

    Michel Temer, el exaliado de Rousseff que se alista para sucederla
    El juicio contra Dilma Rousseff es político y no tiene base en un delito real
    Juicio contra Rousseff es un golpe de Estado "a la paraguaya"
    Etiquetas:
    Operación Lava Jato, Partido de los Trabajadores, Dilma Rousseff, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook