En directo
    América Latina
    URL corto
    Normalización de las relaciones entre Cuba y EEUU (330)
    0 60
    Síguenos en

    La economía de Cuba, desde la liberación del dominio español a principios del siglo XX hasta la revolución de 1959, estuvo estrechamente ligada a la economía estadounidense.

    MOSCÚ (Sputnik) — Las empresas de EEUU controlaban dos tercios de su vida económica, en particular, el 90 por ciento de la extracción de minerales, el 90 por ciento de la telefonía y de la producción de electricidad, suministraban el 80 por ciento del combustible que se consumía y controlaban la mitad de la industria azucarera.

    En los siete años anteriores a la revolución, las empresas del país norteamericano recibieron en la isla una ganancia de unos 8.000 millones de dólares.

    Muchos sectores de la economía cubana que no resultaban beneficiosos para Washington no se desarrollaban en la isla, en cambio Cuba era un mercado seguro para la producción agrícola de EEUU.

    Durante la II Guerra Mundial, cuando durante varios años se mantuvieron altos precios de azúcar a nivel mundial, algunas ramas de la economía agrícola de la isla resultaron sacrificadas, y Cuba pasó de exportador a importador de alimentos y bienes de consumo, y se transformó en un monoexportador de azúcar de caña.

    Las relaciones políticas y militares entre la Habana y Washington eran también muy estrechas y la presencia de este último país se reforzó en 1903 con la apertura de la base naval de Guantánamo.

    La alta y mediana burguesía cubanas estaban orientadas hacia el país vecino, que ejercía una fuerte influencia política y cultural en la isla.

    El empeoramiento de las relaciones con Washington comenzó prácticamente unos meses después del triunfo de la revolución, cuando en mayo de 1959 fueron nacionalizados los centrales azucareros, los grandes latifundios, las compañías telefónicas y de electricidad que pertenecían a los estadounidenses.

    En septiembre de 1960 el Gobierno revolucionario nacionalizó las sucursales de los bancos de EEUU, rechazando al mismo tiempo todos los intentos de la Casa Blanca de llegar a un acuerdo.

    El 19 de octubre de 1961 EEUU decretó el bloqueo total de Cuba y suspendió todas las operaciones comerciales con su Gobierno.

    Unos meses más tarde, el 3 de enero de 1961, Washington rompió sus relaciones diplomáticas con La Habana.

    En abril del mismo año EEUU apoyó el desembarco de 1.500 mercenarios estadounidenses de origen cubano en Playa Girón, que fue derrotado por las tropas revolucionarias y las milicias populares al mando del líder cubano, Fidel Castro.

    En enero de 1962 Washingtón logró que todos los países de América Latina, a excepción de México, rompieran relaciones diplomáticas y económicas con La Habana.

    El Pentágono comenzó a trazar los planes de una invasión directa de Cuba.

    La agudización de las relaciones bilaterales provocó una crisis en octubre de 1962, conocida mundialmente como la crisis de los misiles, cuando el mundo se vio al borde de una catástrofe nuclear, tras el desplazamiento en la isla de cohetes soviéticos con ojivas nucleares.

    En febrero de 1963 el Congreso estadounidense aprueba una ley especial que permite controlar los activos cubanos (Cuban Assets Control Regulations). Tres años más tarde quedan prohibidas las visitas a la isla para los ciudadanos estadounidenses.

    El 30 de mayo de 1977 Cuba y EEUU abrieron respectivas oficinas diplomáticas de intereses de ambos países en Washington y La Habana.

    A finales de los años 70 los primeros emigrantes cubanos pudieron por vez primera visitar a sus familiares que permanecían en Cuba, además fueron reducidas las restricciones para los viajes de los estadounidenses al país caribeño.

    En 1980 el llamado éxodo del Mariel, cuando unos 125.000 cubanos abandonaron la isla a través del puerto del mismo nombre, enfrió considerablemente las relaciones.

    En 1982 la Casa Blanca incluye a Cuba en la lista de países que apoyan al terrorismo "mediante llamados a realizar una revolución en el hemisferio occidental".

    En el año 2000, tras un decenio de escasez extrema en la isla, denominado Período Especial, y la desaparición de su anterior aliado, la URSS, el presidente de EEUU, Bill Clinton, firma una ley que permite aflojar las sanciones económicas.

    Presidente de Cuba, Raúl Castro y presidente de EEUU Barack Obama
    © REUTERS / Kevin Lamarque

    Cuba comienza a recibir productos agrícolas estadounidenses, desde alimentos hasta madera y fertilizantes.

    En 2001 Cuba declara su rechazo a los actos terroristas contra las Torres Gemelas en Nueva York.

    Comienzan los intercambios de delegaciones diplomáticas entre La Habana y Washington, cuyo momento culminante resulta la visita a la isla del expresidente estadounidense Jimmy Carter, durante cuyo mandato tuvo lugar el éxodo del Mariel.

    Carter propone un plan de cuatro puntos para normalizar las relaciones entre ambos países, que incluye la suspensión del bloqueo y la autorización de viajes entre ambos países.

    La elección del presidente de EEUU, Barack Obama, significó el paulatino deshielo de la situación, que culminó en diciembre de 2014, momento en el que el mandatario sostuvo una conversación telefónica con su homólogo cubano, Raúl Castro, en la cual decidieron normalizar las relaciones.

    Aviones en el aeropuerto de la Habana
    © REUTERS / Enrique de la Osa

    El 1 de julio de 2015, los dos países reabrieron oficialmente las respectivas embajadas en Washington y La Habana tras una ruptura de más de medio siglo.

    En abril Obama y Castro sostuvieron un encuentro en el marco de la Cumbre de las Américas, y a finales de septiembre los dos mandatarios se reunieron en la sede de la ONU al margen de la Asamblea General de Naciones Unidas.

    En septiembre del mismo año, EEUU suavizó las sanciones económicas contra la isla, permitiendo abrir representaciones de compañías estadounidenses y la entrada de sus barcos en puertos cubanos.

    El año finalizó con la noticia de un acuerdo que permitirá el restablecimiento de los vuelos aéreos entre ambos países.

    El 16 de febrero de 2016 Washington y La Habana firman un pacto sobre la vuelta de los vuelos directos entre los dos territorios.

    El 15 de marzo la Oficina para el Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos y el Departamento de Comercio anunciaron enmiendas sustanciales respecto a los activos cubanos, que permiten la reanudación de los vuelos regulares entre EEUU y Cuba.

    Dos días más tarde el Gobierno cubano resolvió eliminar el gravamen del 10 por ciento que se aplicaba a los dólares estadounidenses que ingresaban a la isla.

    Entre el 21 y el 22 de marzo de 2016 el líder estadounidense planea realizar una visita oficial a Cuba, la primera visita de un presidente de EEUU a la isla en casi 90 años.

    Obama, que viajará acompañado por su esposa Michelle, mantendrá un encuentro con el máximo mandatario cubano, Raúl Castro, y con representantes de diferentes grupos de la sociedad cubana.

    Para continuar el diálogo, La Habana reclama el levantamiento total del bloqueo y el desmantelamiento de la base militar de Guantánamo.

    El Congreso de EEUU, del que depende la suspensión del embargo, se resiste a aprobar esa medida y exige a cambio que el Gobierno indemnice unos 8.000 millones de dólares por los bienes nacionalizados al principio de la revolución.

    Por su parte, Raúl Castro afirmó que Washington le debe a La Habana unos 300.000 millones de dólares de indemnización por los más de 50 años de bloqueo.

    Tema:
    Normalización de las relaciones entre Cuba y EEUU (330)

    Además:

    Bienvenido, Mr. Obama
    Cuba considera clave visita de Obama, pero insiste en levantamiento del bloqueo
    Obama: Bloqueo a Cuba será derogado por el próximo Gobierno
    Obama cree que Guantánamo es su última oportunidad para hacer historia
    Etiquetas:
    EEUU, Cuba
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook