Widgets Magazine
09:14 GMT +314 Octubre 2019
En directo
    Retrato del fiscal Alberto Nisman

    Hipótesis del homicidio del fiscal argentino Nisman no tiene sustento

    © AP Photo / Rodrigo Abd
    América Latina
    URL corto
    0 51
    Síguenos en

    La hipótesis de que el fiscal argentino Alberto Nisman fue asesinado es "imposible" de sustentar, y fue agitada por sectores contrarios a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015), dijo a Sputnik Nóvosti el periodista especializado en temas policiales Ricardo Ragendorfer.

    "Pese a la evidencias, hay una serie de detalles que hacen imposible pensar en que el fiscal haya sido asesinado", afirmó el experto, cuando se cumple este lunes un año de la muerte de Nisman.

    El fiscal fue hallado sin vida en su apartamento de la ciudad de Buenos Aires con un tiro en la sien el 18 de enero de 2015.

    Para sustentar su afirmación, Ragendorfer mencionó que el cuerpo del fiscal, hallado dentro del baño de su vivienda, trababa la puerta desde el interior.

    "Ningún asesino habría podido salir de allí", sostuvo.

    La conjetura del asesinato, para Ragendorfer, "es una agitada de ciertos sectores que en su momento tenían una posición muy crítica frente a las autoridades que sellaron su mandato el 10 de diciembre", en alusión al Gobierno de la expresidenta Fernández.

    Nisman investigaba desde hacía una década el atentado de 1994 contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), en el que murieron 85 personas.

    Días antes de ser hallado muerto, el fiscal había acusado públicamente a la entonces presidenta Fernández de encubrir la supuesta responsabilidad de Irán en el ataque a la AMIA.

    Nisman murió 48 horas antes de que debiera sustentar ante el Congreso legislativo su denuncia.

    Para Ragendorfer, "hay un detalle de la historia que no está debidamente analizado, y es el origen de esa denuncia sin mucho sustento jurídico que apuntaba hacia la expresidenta y contra su excanciller, Héctor Timerman".

    Según Nisman, el Gobierno quería tramitar el levantamiento de las alertas rojas de Interpol que pesaban sobre altos cargos iraníes sospechosos del atentado contra la AMIA.

    "Esta denuncia que el fiscal debía defender ante el parlamento se había caído estrepitosamente, en tanto el jefe de Interpol, que tenía que ver con esas alertas rojas, negó absolutamente que hubiera habido una solicitud del Gobierno para levantarlas", recordó el periodista.

    El juez al frente de la causa del atentado a la AMIA, Rodolfo Canicoba Corral, también se había expresado en tal sentido, afirmando incluso que Nisman era instigado por los servicios de inteligencia.

    "Hay muchas sospechas del origen y la producción de esa denuncia", añadió Ragendorfer.

    Para el periodista, "habría que saber si determinados sectores de los servicios de inteligencia argentinos, con los que Nisman tenía mucha sintonía, participaron o no de la escritura" de la denuncia.

    Ragendorfer aseguró que conocía la forma en que Nisman redactaba sus escritos judiciales, y que esa denuncia no daba la impresión de haber sido redactada por él.

    "Además, en la caja fuerte de su domicilio se ha encontrado un documento fechado por aquellos días que decía exactamente lo opuesto a lo que planteaba la denuncia de Nisman contra entonces las autoridades nacionales", indicó.

    En consecuencia, dedujo el periodista, eso hacía suponer que en realidad la denuncia contra la expresidenta era parte de una operación política cuya verosimilitud se habría caído o malogrado en las horas previas a la muerte de Nisman.

    "Fantasma" del homicidio

    Otro ámbito de disputa es el relacionado con la fiscal a cargo de la investigación de la muerte de Nisman, Viviana Fein, apartada del caso el 17 de diciembre por la jueza Fabiana Palmaghini.

    La razón nominal del desplazamiento de Fein fue que la fiscal no avanzaba en su investigación.

    "Aparentemente, las personas que estuvieron en el lugar donde apareció el cuerpo sin vida habrían cometido ciertas desprolijidades en la recolección de pruebas", señaló Ragendorfer.

    No obstante, recuerda el experto, "hay que tener en cuenta que todas las sospechas que apuntan contra esas personas también han sido de algún modo exageradas e insistidas con mucho empeño por la exmujer de Nisman, la jueza Sandra Arroyo Salgado".

    Para demostrar la hipótesis de que su expareja fue asesinada, Arroyo Salgado obstaculizó la investigación a través de escritos y de presentaciones judiciales que tuvieron como blanco preferencial el trabajo de la fiscal Fein, aseguró.

    Con el nuevo Gobierno de Mauricio Macri, que asumió el 10 de diciembre, se aceleró la decisión de cambiar a la fiscal "para seguir agitando el fantasma del homicidio", deslizó.

    La verdad judicial sobre la muerte de Nisman, reflexionó Ragendorfer, probablemente no se sepa nunca.

    Este lunes está previsto un acto en Buenos Aires en homenaje al fiscal fallecido hace un año y en el que se exigirán avances en la investigación.

    Etiquetas:
    Alberto Nisman, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik