En directo
    América Latina
    URL corto
    1181
    Síguenos en

    Con una inversión de 10.000 millones de dólares el Gobierno de Bolivia espera hacer realidad el ambicioso proyecto de un ferrocarril bioceánico que tendrá 3.500 kilómetros de longitud y unirá el puerto de Ilo, en Perú, y el de Santos, en Brasil, atravesando buena parte del país.

    Prueba de ello es que en 2015 el Gobierno de Evo Morales ha invertido casi 1.400 millones de dólares sólo en estudios de prefactibilidad del proyecto, de acuerdo con un informe del Ministerio de Obras Públicas y Vivienda al que tuvo acceso Spunik Nóvosti.

    El tren bioceánico es un viejo anhelo del Gobierno boliviano que data de al menos diez años, período en el que no faltaron propuestas alternativas que buscaban abaratar los costos de exportación, proteger el medio ambiente y asegurar mercados.

    El entusiasmo de las autoridades es compartido por las cámaras de exportadores y parte del empresariado privado, quienes aguardan con expectativa la concreción del proyecto.

    Sin embargo, desde organismos privados de investigación se pone en duda que tal inversión, a la que consideran injustificada, sea beneficiosa para el país.

    Expectativa

    "En la medida en que esta alternativa de transporte sea eficiente, generará competitividad al comercio exterior de Bolivia, teniendo acceso a puertos del (océano) Pacífico, (del océano) Atlántico y puertos sobre la Hidrovía Paraguay-Paraná", dijo a Sputnik Novosti, Rafael Riva, gerente técnico de la Cámara de Exportadores, Logística y Promoción de Inversiones de la ciudad de Santa Cruz (este).

    Por su parte, el presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia, Ronald Nostas, destacó la predisposición del Gobierno de Alemania para la construcción del tren bioceánico, que pondrá fin a las costosas limitaciones que afectan actualmente a los exportadores bolivianos.

    "Los problemas que tenemos en infraestructura vial tiene implicaciones económicas, por el costo económico que representa mover mercadería al interior de Bolivia y peor fuera del país. Las malas condiciones de las carreteras elevan los costos y hace poco competitivos nuestros productos", explicó Nostas a esta agencia.

    El viceministro de transporte del Gobierno de Alemania, Rainer Bomba, quien desde el miércoles se encuentra de visita oficial en Bolivia, expresó el interés de su país en colaborar con la financiación del emprendimiento.

    "Es un proyecto con una inversión importante, nos hemos informado de esto en Alemania. Es un proyecto muy grande y tanto empresas suizas como alemanas quieren aportar en esto, tanto en la fase de estudio, como en las de construcción y financiamiento", explicó el miércoles el ministro, en alemán, al canal estatal Bolivia TV.

    Inversión injustificada

    Pero el optimismo de las autoridades del Gobierno y de los empresarios contrasta con la opinión de la investigadora Silvia Molina, integrante del Centro de Estudios de Desarrollo Laboral y Agrario (Cedla), quien considera que la inversión, que demandará el tren bioceánico, no tiene justificación en relación a los beneficios para el país.

    "Las preguntas son ¿qué productos vamos a transportar por esa vía? ¿quién se beneficiará con una inversión de esa magnitud?", dijo Molina a esta agencia.

    Ingeniera civil e integrante del Centro de Estudios de Desarrollo Laboral y Agrario, una organización privada sin fines de lucro, Molina puso en cuestión las promesas de desarrollo que realizan los bancos internacionales que facilitan la financiación de estas grandes inversiones en infraestructura.

    "Hemos escuchado hablar de estas mega inversiones que en los hechos resultan siendo grandes negocios de las corporaciones de construcción que han establecido vínculos entre bancos, empresas y gobiernos", denunció Molina.

    No obstante los cuestionamientos, tanto Riva como Nostas consideran que la oportunidad de un mayor crecimiento económico se verá favorecido con la inversión en el tren bioceánico.

    En la misma línea opinó el gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas, quien destacó la magnitud del proyecto.

    "El tren bioceánico consolidará a Bolivia como el nervio motor entre el Pacífico y Atlántico. Es el nuevo Canal de Panamá, porque así consolidaríamos la integración de ambos océanos", dijo Costas en declaraciones recogidas por la estatal Agencia Boliviana de Información (ABI).

    Bolivia, quien ha logrado incluir su propuesta en la agenda de los gobiernos de Brasil y Perú, apuesta a que el tren bioceánico atraviese tres de los más importantes departamentos del país: La Paz, Cochabamba y Santa Cruz.

    Además:

    Berlín, dispuesto a presentar proyecto de tren bioceánico en América del Sur
    Etiquetas:
    tren bioceánico, Silvia Molina, Bolivia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook