Widgets Magazine
En directo
    Fondos buitre, molestos con Argentina a dos semanas de iniciar negociaciones

    Fondos buitre, molestos con Argentina a dos semanas de iniciar negociaciones

    © AP Photo / Natacha Pisarenko
    América Latina
    URL corto
    0 10

    Los fondos buitre expresaron su molestia con la decisión del Gobierno de Argentina de contratar a un nuevo estudio jurídico para el litigio que los enfrenta, y se mostraron escépticos con el éxito de las negociaciones que comenzarán en enero, informa este martes el diario La Nación.

    "No hay necesidad de que Argentina contrate más abogados. El Gobierno debe cerrar un acuerdo, no litigar más", dijo una fuente cercana a los tenedores de bonos, citada por el periódico argentino.

    El lunes, el Gobierno de Mauricio Macri anunció que una nueva firma de abogados llevará adelante la estrategia legal del país ante los tenedores de bonos.

    Desde el Ministerio de Hacienda y Finanzas se informó que habrá cuatro estudios jurídicos pugnando por ese lugar, para afrontar lo que desde Buenos Aires esperan que sea "una etapa compleja, porque la negociación (con los holdouts) será dura", según un vocero de la cartera citado por La Nación.

    A este anuncio se le suman las negociaciones mantenidas por Argentina para conseguir un crédito de unos 6.000 millones de dólares de un grupo de bancos estadounidenses, acción que ya había motivado el rechazo de los tenedores de bonos.

    Por estos dos motivos, los acreedores se muestran cautos respecto a las negociaciones que deberían iniciarse en la segunda semana de enero.

    "El anuncio de que la Argentina quiere negociar no significa nada todavía. El país ya dijo lo mismo en varias oportunidades en el pasado, pero nunca lo ha hecho de buena fe", señalaron las fuentes, de acuerdo a La Nación.

    Litigio

    Argentina lleva años de litigio con un puñado de acreedores especulativos que se negaron a aceptar la reestructuración de una porción de la deuda contraída hasta la grave crisis del año 2001.

    Durante la crisis, Argentina entró en el mayor cese de pagos de la historia moderna mundial, declarando la suspensión de servicios de su deuda soberana, que en ese entonces llegaba a los 102.000 millones de dólares.

    Bajo el Gobierno de Néstor Kirchner, en 2005, el país llevó a cabo el primer canje masivo, una reestructuración con importantes quitas y plazos más largos, aceptada por casi la mitad de los tenedores de bonos.

    Ya con Cristina Fernández como presidenta, en 2010, se ofreció un segundo canje que logró abarcar a tenedores del 92,4 por ciento de la deuda.

    Del casi siete por ciento restante, solo los tenedores de uno por ciento de la deuda acudieron en un principio a los tribunales de Nueva York para exigir el pago del 100 por ciento del valor nominal de los bonos y fueron beneficiados con el fallo de Griesa.

    Bajo ese fallo quieren ahora cobijarse los "me too", el resto de los bonistas que no ingresaron a ninguno de los dos canjes.

    El monto que Argentina debería pagar a todo ese conjunto de acreedores rondaría los 15.000 millones de dólares, pero el nuevo Gobierno buscaría sentarse a negociar un acuerdo que implique quitas y plazos más largos.

    Además:

    Búsqueda de reservas y devaluación centran nueva política económica argentina
    Wall Street desembarca en Argentina a la espera de Macri y ganancias
    Macri arreglará conflicto con fondos buitres, según industriales de Uruguay
    Etiquetas:
    fondos buitre, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik