En directo
    América Latina
    URL corto
    0 0 0
    Síguenos en

    Los 11 magistrados del Tribunal Supremo Federal de Brasil (TSF) decidieron este jueves en una sesión maratoniana, que a las 20h alcanzaba las 6 horas de duración, las reglas que definirán el proceso de juicio político o "impeachment" contra la presidenta de la República, Dilma Rousseff en los próximos meses.

    Uno de los aspectos más discutidos de la denuncia presentada por el Partido Comunista de Brasil (PCdoB), que pretendía llevar a la nulidad del proceso, fue la del uso de la votación secreta con el fin de elegir los 65 diputados que compondrán la Comisión Especial que decidirá sobre si existen indicios que permitan llevar el juicio político a votación en el Congreso de los Diputados.

    En concreto, 6 de los 11 jueces se mostraron contrarios al uso de la votación secreta mientras que 5 de ellos se mostraron a favor, esto significa que la comisión escogida antes de la paralización del TSF del proceso y dominada por el bloque de partidos de la oposición, Partido de la Social Democracia de Brasil (PSDB) y Demócratas (DEM), podría resultar anulada y debería repetirse.

    En cuanto a la posibilidad de que el Senado se reserve la potestad de archivar el proceso, suponiendo que este superase la votación de 2/3 de los diputados del Congreso, 8 magistrados votaron a favor y únicamente 3 en contra, lo que puede interpretarse como una victoria del gobierno ya que el Partido de los Trabajadores (PT) de Rousseff tiene mayor control sobre el Senado que sobre el Congreso de los Diputados aunque llegados a ese punto la presidenta sería apartada del cargo 180 días.

    Sin embargo, los 11 magistrados coincidieron en que la presidenta Rousseff no debería tener derecho a una defensa previa a la deliberación de la Comisión Especial, sino que su defensa se reservaría a las sesiones de discusión en el Congreso de los Diputados, lo que obligará a Rousseff a personarse en la Cámara Baja para dar sus razones frente a los 513 diputados que la componen y que votarán sobre el juicio político.

    Por su parte, el presidente del Senado brasileño, Renan Calheiros, del Partido Democrático de Brasil (PMDB), fue el primero en felicitar la labor y seriedad del TSF así como el reconocimiento del organismo al Senado Federal, cediéndole la última palabra sobre el proceso, al afirmar que "no se puede destituir a la presidenta de la República a partir de una decisión de la Cámara Baja sin escuchar a la Cámara Alta, sería el predominio una Cámara sobre la otra".

    Además:

    "Con el juicio a Rousseff, Brasil tiene ahora tres crisis superpuestas"
    Activistas piden salida del presidente del Congreso brasileño para salvar 'impeachment'
    El Tribunal Supremo de Brasil suspende hasta el día 16 la comisión del 'impeachment'
    "El vicepresidente de Brasil traicionará a Rousseff con el impeachment"
    Etiquetas:
    impeachment, TSF, Dilma Rousseff, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook