18:31 GMT +309 Diciembre 2019
En directo
    Un salar de Bolivia

    El litio, el nuevo oro de América Latina

    © Flickr / psyberartist
    América Latina
    URL corto
    0 452
    Síguenos en

    América Latina tiene las principales reservas mundiales de litio, el metal del futuro.

    El nuevo oro del siglo XXI es el metal más liviano del mundo, y sus propiedades lo hacen fundamental para las baterías que alimentan los automóviles eléctricos, los teléfonos y los más diversos computadores portátiles.

    Este “oro blanco” se encuentra en grandes cantidades en los salares andinos de Chile, Bolivia y la Argentina, que concentran el 90% de las reservas mundiales de litio en salmuera.

    El precio del carbonato de litio, como se lo extrae de los salares, es de 6500 dólares la tonelada, más del doble de lo que costaba hace diez años, según la periodista especializada en temas científicos Nora Bär, del diario La Nación de Buenos Aires.

    El litio como recurso estratégico empezó a usarse en la fabricación de la bomba de hidrógeno o termonuclear, pero luego empezó a ser utilizado en la industria automotriz para el desarrollo de baterías eléctricas.

    En los años noventa, se empezó a utilizar para las baterías ion-litio en la industria electrónica (telefonía celular, reproductores de audio, computadoras), y más adelante, en el desarrollo de los futuros vehículos eléctricos.

    La explotación de este importante recurso se hace de distintas maneras en los tres países: Bolivia impulsa desde 2008 un plan a cargo de una empresa pública.

    Chile es el mayor productor de carbonato de litio del planeta, en el salar de Atacama, en manos de Sociedad Química y Minera de Chile (SQM), cuyos accionistas mayoritarios son la sociedad de inversiones local Pampa Calichera y el grupo japonés Kowa; y la Sociedad Chilena de Litio (SCL), controlada por el grupo Rockwood Lithium, con sede en Alemania.

    En la Argentina, las concesiones privadas han avanzado “sobre la casi totalidad de los yacimientos evaporíticos provinciales”, señala el investigador Federico Nacif en la revista Herramienta.

    Según Nacif, los proyectos para explotar el litio abarcan la casi totalidad de los salares del Noroeste, con la participación de las principales empresas automotrices. El Proyecto Salar del Rincón, de Salta, el Proyecto Sales de Olaroz (Jujuy) a cargo de la australiana Orocobre y la japonesa Toyota Tsusho, el Proyecto Cauchari & Olaroz (Jujuy)a cargo de la canadiense Lithium Americas Corp., y el Proyecto Sal de Vida (Catamarca y Salta) a cargo de la australiana Galaxy Resources.

    A partir de la dictadura militar argentina (1976-1983), el litio se convirtió en un recurso concesionable, y en 1994, durante el gobierno de Carlos Menem (1989-1999), la reforma constitucional provincializó los recursos mineros, facilitando así su privatización y el ingreso de empresas multinacionales.

    Pero en 2011 y 2012, bajo el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, las legislaturas de las provincias de Jujuy, Salta y Catamarca declararon al litio como “recurso natural estratégico” y las tres provincias crearon empresas estatales con el objetivo de participar en los principales proyectos de litio.

    Gracias a estos proyectos, el litio, que durante años sólo se extrajo de las salinas y se exportó sin procesar, podrá ser purificado e integrado en baterías que en el mercado internacional cuestan entre 20.000 y 25.000 dólares, con tecnología argentina. Esto permitirá evitar el uso de millones de litros de agua y utilizar energía solar.

    "Nosotros estudiaremos procesos que permitan extraer el litio de los salares más eficientemente y analizaremos qué se les puede cambiar a las baterías para hacerlas mejores. Por ejemplo, para evitar que el celular se te muera a las siete de la tarde. O que los automóviles eléctricos puedan funcionar con mayor autonomía, ya que la mayoría de los que se venden en la actualidad no superan los 100 o 200 km”, señaló Victoria Flexer, una de las investigadoras a cargo del proyecto, citada por el diario La Nación.

    Gustavo Bianchi, director de Y-TEC, que tiene a cargo la investigación para la producción de litio, cree que, "si Bolivia, Chile y la Argentina se pusieran de acuerdo, podrían manejar el mercado mundial del litio. Y nosotros somos los únicos que desarrollamos tecnología para aprovecharlo".

    Etiquetas:
    litio, Gustavo Bianchi, Victoria Flexer, Federico Nacif, Nora Bär, Argentina, Chile, América Latina, Bolivia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik