En directo
    El presidente de Argentina Juan Domingo Perón

    El peronismo sigue vivo como mística

    © AFP 2019 /
    América Latina
    URL corto
    0 46

    El peronismo marcó a fuego la política de Argentina, al punto de trascender a los partidos y convertirse en una identidad cultural, pero a 70 años de su nacimiento solo permanece la "mística" y el uso que los dirigentes hacen de la figura del líder Juan Domingo Perón (1895-1974), dijeron a Sputnik Nóvosti dos especialistas en el tema.

    "El peronismo no es un partido político, es una identidad cultural", definió Julio Bárbaro, diputado nacional durante la tercera Presidencia de Perón (1973-1974) y referente de este movimiento político.

    Politólogo y también diputado durante el Gobierno de Raúl Alfonsín (1983-1989), Bárbaro agregó que, por este motivo, el peronismo abarca todo el espectro político.

    "Cuando se expresa como visión nacional, se expresa con izquierda, centro y derecha, con todas las ideologías. El peronismo es el nacimiento de una concepción nacional de la cultura argentina", indicó.

    El 12 de octubre de 1945, en el marco de una profunda crisis política, el general Juan Domingo Perón, entonces secretario de Trabajo, fue detenido por liderar un pedido a los militares que gobernaban (entre los que se contaba), de que entregaran el Gobierno a la Corte Suprema de Justicia.

    Diferentes sindicatos de trabajadores, a quienes Perón había otorgado una serie de importantes e inéditos beneficios laborales, marcharon por la ciudad de Buenos Aires el 17 de octubre pidiendo su liberación.

    Esa jornada, conocida como el Día de la Lealtad, es señalada como el nacimiento del peronismo.

    "El 17 de octubre tiene su origen en el desplazamiento de Perón de los cargos que tenía, que eran secretario de Trabajo y Previsión y ministro de Guerra del presidente", explicó a Sputnik Nóvosti el historiador Felipe Pigna, autor de numerosos libros sobre el peronismo y la historia argentina.

    Perón había adquirido mucho poder desde la Revolución de los Coroneles, que terminó con el Gobierno de Ramón Castillo el 4 de junio de 1943, continuó Pigna.

    "Ese poder estaba basado en el apoyo que tenían los gremios a partir de una cantidad de leyes que había concedido en beneficio de los trabajadores", agregó.

    Los nuevos beneficios eran vacaciones pagas, aumentos salariales y derecho a la jubilación, lo que disparó la popularidad de Perón entre la clase trabajadora, históricamente desplazada.

    Autocultura

    Para Bárbaro, quien también fuera secretario de Cultura entre 1989 y 1991, durante la primera presidencia de Carlos Menem, en esa época había dos culturas enfrentadas.

    "Una de las culturas era dominante, absolutamente reflejada en la visión europea, y otra dominada, la de los humildes, los de abajo, que eran descendientes de los indígenas, los llamados 'cabecitas negras'", ilustró.

    Ante esa dirigencia europea, el 17 de octubre se expresó un pueblo con identidad propia: los trabajadores.

    En aquel origen, a todos los peronistas los unía una concepción de la nación y la búsqueda de una expresión de identidad nacional.

    "El 17 de octubre es la expresión de la autocultura", dijo el dirigente.

    Perón sería elegido presidente en 1946 y su primer mandato se extendió hasta 1952.

    Su Gobierno se caracterizó por un fuerte impulso a la industrialización, la nacionalización de algunos sectores de la economía, el reconocimiento de los derechos de la mujer (fue durante su Presidencia que las mujeres pudieron votar por primera vez a nivel nacional) y una política social que priorizó a los trabajadores y las clases bajas.

    En 1952 Perón fue reelegido y gobernó hasta 1955, cuando fue derrocado por un golpe militar que lo obligó al exilio.

    A partir de ese año, la fecha insignia del peronismo se convirtió en una jornada de persecución de los simpatizantes de Perón.

    "Cuando (Perón) dejó de estar en el poder, el 17 de octubre se convirtió en un día clandestino, de mucha persecución", explicó Pigna.

    "Eso duró prácticamente hasta 1973, cuando el peronismo retornó al Gobierno (ya bajo el nombre de Partido Justicialista), y volvió a resurgir a partir de 1976 con la dictadura cívico-militar, porque era un día de movilización duramente perseguido", continuó.

    En 1973 Perón regresó desde España a Argentina y fue elegido presidente por tercera vez. Pero apenas gobernaría unos pocos meses, ya que habría de morir el 1 de julio de 1974.

    Mística peronista

    Con el regreso de la democracia en 1983, el 17 de octubre pasó a ser un día de movilización peronista, y en la actualidad, representa una fecha que recuerda el nacimiento del peronismo, movimiento que sigue dominando la escena política.

    "Hoy queda la mística en torno a la irrupción de los trabajadores en la vida política, ya no como un mero reclamo testimonial, sino algo con posibilidad de concreción en un cambio, que fue la bisagra del ingreso de los trabajadores a la política en un papel protagónico", reflexiona Pigna.

    Para Bárbaro, el 17 de octubre tiene peso en la memoria, pero no mantiene su vigencia en el día a día.

    "Como todas las fechas que se convierten en historia, esta tiene un significado en el recuerdo pero no en la realidad cotidiana", cuestiona el dirigente, para quien esto ocurre especialmente en el ámbito político.

    "Los que están en el poder se olvidaron de Perón. En todos los partidos hay peronistas. Cuando una fuerza está expresada en todos los partidos, es que dejó de ser una fuerza", sentenció.

    "Siempre digo que el peronismo es un recuerdo que da votos. Queda bien decir que uno es peronista delante de los pobres", añadió.

    Para Bárbaro, el peronismo terminó con la muerte de Perón.

    "Luego se usa su memoria, pero nada más. La política argentina no tuvo densidad ni seriedad ideológica ni con el expresidente Carlos Menem (1989-1999) ni con el expresidente Néstor Kirchner (2003-2007). El recuerdo les viene bien, pero si se les pregunta, no querían a Perón para nada", sentenció.

    El actual partido de Gobierno, el Frente para la Victoria, es una alianza de sectores peronistas con partidos y fuerzas de la centroizquierda.

    Entre los opositores, el Frente Renovador, de Sergio Massa, también forma parte del Partido Justicialista, mientras hay dirigentes y grupos peronistas en muchas alianzas nacionales y locales.

    Etiquetas:
    peronismo, Día de la Lealtad, Frente Renovador, Frente para la Victoria (FpV), Felipe Pigna, Julio Bárbaro, Juan Domingo Perón, Sergio Massa, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik