18:04 GMT25 Septiembre 2020
En directo
    América Latina
    URL corto
    0 40
    Síguenos en

    En Roma se retomaron las audiencias para juzgar a los responsables del Plan Cóndor, la operación coordinada de represión de las dictaduras militares latinoamericanas ideada por Augusto Pinochet durante los años setenta del siglo pasado.

    El 2 de octubre se inició el procedimiento contra el marino uruguayo Jorge Néstor Troccoli, uno de los encargados de coordinar la represión en la Argentina contra los militantes de izquierda uruguayos.

    En el proceso hay 33 imputados de Bolivia, Chile, Perú y Uruguay, acusados de la desaparición de alrededor de veinte ciudadanos italianos.

    Entre los procesados se encuentra el ex dictador de Bolivia Luis García Meza y su ministro de Interior, Luis Arce Gómez, el ex dictador uruguayo Gregorio "Goyo" Álvarez, encarcelado desde 2007 por violaciones de los derechos humanos durante el régimen militar (1973-1985), el chileno Manuel Contreras Sepúlveda, ex jefe de la DINA (policía política de Pinochet), que murió en septiembre, y el ex presidente peruano Francisco Morales Bermúdez.

    Uruguay, con 16 acusados, es el país más comprometido con el proceso, porque muchos jóvenes que huían de la represión de la dictadura militar hacia Argentina, desaparecieron allí, como resultado de la labor conjunta de los militares de los dos países.

    Carlos D’Elía Casco nació en 1978 en un centro de detención argentino, el pozo de Banfield, después de lo cual su madre desapareció y Carlos fue entregado a otra familia.

    “Mi madre de crianza me dijo que ese día me recibió en sus brazos, envuelto en papel de diario y aún con rastros de sangre, en una esquina de la ciudad de Buenos Aires”, contó ante los jueces.

    Yolanda Casco y Julio César D’Elía, sus padres, desaparecieron en 1977, pero Carlos sólo se enteró a los 17 años y pudo reconstruir su historia. Carlos no tiene dudas de la responsabilidad de Tróccoli en la desaparición de sus padres, según informa La Diaria de Montevideo.

    Graciela Borelli busca conocer el destino de su hermano Raúl, desaparecido en Buenos Aires en 1977, después de que ella fuera secuestrada y torturada para que dijera dónde se encontraba Raúl. Al ser liberada, le advirtió a su hermano, que viajó a la Argentina, donde desapareció.

    Sara Méndez había declarado en junio, recordando que fue secuestrada en Buenos Aires en 1976, separada de su hijo Simón, que tenía 20 días de nacido, y traída ilegalmente a Uruguay, donde fue condenada a cinco años de cárcel. Su hijo quedó en manos de un "represor argentino", que lo crió durante 25 años. En 2002, logró descubrir su paradero.

    Jorge Néstor Tróccoli escapó de la justicia uruguaya cuando iba a ser detenido en 2007 y viajó a Italia, país del cual también es ciudadano, donde ahora vive libremente. Es, como dice Silvia Bellizzi, hermana de otro desaparecido, “la estrella de la película”, porque habrá que ver qué hace Italia con su propio ciudadano.

    Además:

    A la muerte del siniestro verdugo de Pinochet
    Italia llevará a juicio al dictador boliviano Luis García Meza Tejada por el Plan Cóndor
    Justicia argentina comienza proceso contra responsables del Plan Cóndor
    Etiquetas:
    Operación Cóndor, Dirección de la Inteligencia Nacional (DINA) de Chile, Francisco Morales Bermúdez, Manuel Contreras Sepúlveda, Gregorio Álvarez, Luis Arce Gómez, Luis García Meza Tejada, Jorge Néstor Troccoli, Augusto Pinochet, Italia, Argentina, Uruguay, Perú, Chile, Bolivia, Roma
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook