En directo
    América Latina
    URL corto
    Desaparición forzada de 43 estudiantes en Iguala (75)
    0 10
    Síguenos en

    Un segundo estudiante de los 43 desaparecidos tras la masacre de Ayotzinapa ha sido identificado por forenses de la Universidad de Innsbruck, mediante el análisis genético de restos calcinados en un basurero, dijo la noche del miércoles la Procuradora General de México, Arely Gómez.

    El joven identificado es Jhosivani Guerrero de la Cruz, de 20 años, originario del municipio de Tixtla, el menor de siete hermanos campesinos, alumno de magisterio rural de la escuela de Ayotzinapa, de la cual 43 estudiantes fueron desaparecidos desde la masacre del 26 y 27 de septiembre del año pasado en la ciudad de Iguala (220 Km al sur), en el estado de Guerrero, infestado por narcotraficantes en el montañoso sur del país latinoamericano.

    Lea más: Desaparición de estudiantes en México

    Según la investigación federal, en la masacre saldada con seis muertos y otros 25 heridos, un grupo indeterminado de muchachos ahora desaparecidos habría sido incinerado en el basurero del pueblo de Cocula, vecino de Iguala, y sus restos triturados habrían sido lanzado a un río cercano, de donde fueron rescatados más de unos 63.000 fragmentos óseos.

    Los genetistas del instituto forense austriaco han logrado así una segunda identificado, tras su hallazgo del 7 de diciembre pasado del estudiante Alexander Mora Venancio, pero esta vez utilizando una metodología más lenta y compleja llamada "análisis mitocondrial", dijo la funcionaria federal.

    "Los resultados de los científicos de Innsbruck constituyen un paso más en esta investigación y en los esfuerzos en marcha para la comprobación plena de los hechos", dijo la titular de la Procuraduría de México en una presentación ante la prensa.

    El resultado es conocido a 10 días de que expertos independientes de la Comisión Interamericana de DDHH (CIDH) rechazaran la llamada "verdad histórica" de la Procuraduría, según la cual los jóvenes fueron asesinados y sus restos quemados en el basurero de Cocula, por considerarla técnicamente imposible, con base en peritajes de expertos en fuego que los especialistas de Chile, España, Guatemala y Argentina consultaron.

    "He instruido que se integre un equipo de trabajo conformado por especialistas, médicos, antropólogos y genetistas a quienes en un ejercicio de apertura y transparencia podrán sumarse los coadyuvantes, el Equipo Argentino de Antropología Forense y el grupo interdisciplinario de expertos independientes de la CIDH", dijo la titular de la Procuraduría mexicana.

    La Procuradora ha ordenado que "uno a uno sean revisados y evaluados nuevamente o más de 63.000 fragmentos óseos que fueron recolectados del Río San Juan y del basurero de Cocula, con el objetivo de que científicamente se pueden hallar nuevos fragmentos viables para la identificación por cualquier método".

    Estos resultados serían enviados en una nueva solicitud a la Universidad de Innsbruck, institución que ha mostrado, mediante nuevas tecnologías de análisis genético "su capacidad para identificar el ADN de (dos) personas a partir de fragmentos con alto nivel de deterioro", dijo Gómez.

    El trabajo de identificación que ya dura un año "será una ardua labor, sin duda, pero estamos obligados a realizarla" para esclarecer científicamente estos "lamentables hechos –dijo la Procuradora- que tanto lastiman e indignan a la sociedad mexicana".

    El cuadro de la investigación federal es más parecido a las escenas adelantadas por primera vez por el sacerdote católico Alejandro Solalinde, en entrevista con esta agencia, cuando reveló que los jóvenes habían sido "asesinado y quemados, algunos de ellos aún con vida", según confesiones que obtuvo de testigos entre los asesinos.

    Un equipo de forenses del Equipo Argentino de Antropología Forense que dirige su fundadora, Mercedes Doretti, colabora con el laboratorio de Innsbruk a pedido de los familiares.

    Esa organización fue fundada en 1984, para investigar los casos de unos 9 mil desaparecidos en Argentina bajo la dictadura militar (1976-1983).

    Por su parte, la reputación del instituto forense de Innsbruck, incluye la identificación de cuerpos masacrados en la ex Yugoslavia, y de restos incinerados en los montes Urales: los hijos del último zar de Rusia, Nicolás II, 91 años después de su muerte, durante la revolución bolchevique. (Sputnik)

    vf/vl

    Tema:
    Desaparición forzada de 43 estudiantes en Iguala (75)

    Además:

    CIDH exige autorización para interrogar a militares en caso Ayotzinapa
    Los familiares de los estudiantes Ayotzinapa presentan un “contrainforme”
    Expertos de la CIDH sobre Ayotzinapa se reúnen con Procuradora de México
    “He buscado a mi hijo en silencio y soledad”, dice la madre de un desparecido en México
    Etiquetas:
    Arely Gómez, desaparición forzada, CIDH, Universidad de Innsbruck (Austria), Jhosivani Guerrero de la Cruz, Ayotzinapa, México, Iguala
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook