En directo
    América Latina
    URL corto
    0 12
    Síguenos en

    Los nuevos métodos de la Policía Militar de Río de Janeiro para evitar robos en las playas están despertando la polémica, después de que el pasado fin de semana varios agentes cerraran el paso a más de 160 jóvenes que viajaban en bus desde los suburbios para llegar a las famosas playas de Ipanema y Copacabana.

    Los jóvenes, en su mayoría adolescentes menores de edad, fueron detenidos sin que hubieran cometido ninguna infracción, simplemente como medida preventiva, y fueron llevados al Centro Integrado de Atención al Niño y Adolescente del barrio de Laranjerias, donde permanecieron todo el día.

    El objetivo era evitar su participación en el llamado "arrastão", una táctica de robo que consiste en una estampida organizada en la que decenas de chavales corren muy rápidamente entre la arena robando bolsos y todo lo que encuentran a su paso.

    Pero los jóvenes fueron retenidos sin ningún motivo, varios kilómetros antes de que llegaran a la playa, lo que ha despertado fuertes críticas por el racismo implícito que lleva esta actuación de la policía –la mayoría de estos jóvenes son pobres y negros—y que ha llevado al Ministerio Público a pedir explicaciones.

    Según el Ministerio Público la policía incumplió la recomendación que hizo este órgano en noviembre del año pasado, que impedía detener a niños y adolescentes que no estuvieran "en flagrante acto infraccional".

    La defensora pública de Río de Janeiro, Eufrásia Souza das Virgens, estuvo el mismo domingo en el centro donde se alojó a los jóvenes y también criticó la medida: "No se puede imaginar que el adolecente, en un autobús yendo a la playa sea un adolescente que va a cometer delitos. No se puede saber, a no ser que sea por adivinación", dijo.

    Diversos diputados también criticaron la medida, como Flávio Serafani, del Partido Socialismo y Libertad (PSOL), que aseguró que la práctica de la policía es "una política higienista, de limpieza social".

    La policía, por su parte, se defendió diciendo que únicamente se estaba protegiendo a los menores porque estaban yendo a la playa sin la compañía de un adulto, mientras que el Gobernador de Río de Janeiro, Luiz Fernando Pezao (Partido del Movimiento Democrático de Brasil, PMDB), defendió la medida aludiendo a la seguridad.

    "Siempre hay repercusión, cuando el policía no actúa y cuando actúa. ¿Cuántos "arrastões" hemos tenido ya practicados por algunos de esos menores? No digo que sean todos los que estaban allí, pero hay muchos de ellos, mapeados, que han sido detenidos más de cinco, ocho, diez o quince veces", aseguró.

    Etiquetas:
    adolescentes, playa, Partido Socialismo y Libertad (PSOL), Policía Militar de Brasil, Luiz Fernando Pezao, Flávio Serafani, Eufrásia Souza das Virgens, Río de Janeiro, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook