En directo
    América Latina
    URL corto
    0 80
    Síguenos en

    Miles de manifestantes simpatizantes del Partido de los Trabajadores (PT) han salido este jueves a las calles en ciudades de todo Brasil para defender la legitimidad del Gobierno de Dilma Rousseff y hacer de contrapeso a las manifestaciones "golpistas" del domingo, que pedían el "impeachment" de la presidenta.

    "No habrá golpe" ha sido uno de los gritos más coreados en el centro de Río de Janeiro, una de las 39 ciudades en las que se han registrado protestas, según la Policía Militar, que en total habría contabilizado 73.000 personas, frente a las 175.000 que defienden los organizadores.

    Las manifestaciones han sido convocadas por el sindicato afín al PT, la Central Única de los Trabajadores (CUT) y por entidades de izquierda como el Movimiento de los Trabajadores Sin Techo (MTST) y la Unión Nacional de Estudiantes (UNE).

    En general las marchas han defendido a Rousseff y han cargado contra el presidente de la Cámara de los Diputados, Eduardo Cunha (Partido del Movimiento Democrático de Brasil), que casualmente ha sido inalmente denunciado por su participación en el escándalo de Petrobras este mismo jueves.

    Sin embargo, han sido muestras de apoyo "crítico", ya que muchas pancartas y gritos cargaban contra el ajuste fiscal del Gobierno, los recortes sociales y la política neoliberal que está implantando el ministro de Economía y Hacienda, Joaquim Levy.

    Los manifestantes defienden el Gobierno de Rousseff en Sao Paulo
    © REUTERS / Nacho Doce
    Los manifestantes defienden el Gobierno de Rousseff en Sao Paulo

    En Río de Janeiro, las camisetas rojas típicas del PT y las pancartas con el lema "No habrá golpe" han protagonizado un acto de carácter festivo que quería ser ante todo un acto "en defensa de la democracia", como explicaba a Sptunik Nóvosti, Agustino Atimoré, votante del PT de 58 años.

    "Estamos aquí contra el fascismo, porque esas personas que protestaron el domingo contra el Gobierno no representan para nada a los 54 millones de votantes que tuvo Dilma en las elecciones", aseguraba, matizando que la presidenta ha cometido algunos errores, principalmente en su política económica.

    Lo mismo pensaba Marcelo Nunes, un trabajador de Petrobras afiliado al sindicato Sindipetro que a pesar de estar contra los recortes a los derechos de los trabajadores y de asumir que el ministro Levy es "un tipo del mercado" considera que la defensa de un Gobierno escogido democráticamente en las urnas es un asunto prioritario.

    La manifestación ha contado con actuaciones de payasos y un concierto de samba, un ambiente que contrastaba con el que se vivió el domingo en la playa de Copacabana en la marcha contra el Gobierno.

    Las proclamas patrióticas con el himno de fondo han dejado paso a algunas respuestas ingeniosas, como unas camisetas en las que se podía ver a Rousseff coronada como una reina con la frase "Keep calm, no habrá golpe".

    Además:

    Un golpe de Estado toca a las puertas de Brasil
    La periferia pobre está "excluida" de las protestas contra Rousseff
    La oposición ve a Rousseff “sitiada” en el Palacio del Planalto
    Rousseff no ve problemas en las manifestaciones pero exige preservar la democracia
    Etiquetas:
    Unión Nacional de Estudiantes (UNE), Central Única de los Trabajadores de Brasil (CUT), Movimiento de los Trabajadores Sin Techo (MTST), Partido de los Trabajadores, Eduardo Cunha, Joaquim Levy, Dilma Rousseff, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook