En directo
    América Latina
    URL corto
    0 31
    Síguenos en

    El 18 de julio de 1994 una bomba borró la sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) del centro de Buenos Aires y mató a 86 personas. Diez años después, un tribunal federal de Argentina declaró nulas las investigaciones de ese crimen y ordenó enjuiciar a quienes las condujeron.

    Este jueves llega a su fase oral y pública ese proceso a un listado de 13 personas que incluye al expresidente Carlos Menem (1989-1999), a su jefe de Inteligencia, Hugo Anzorreguy, al exjuez Juan José Galeano, a dos fiscales, a un dirigente de la comunidad judía y a varios policías.

    La investigación sobre la autoría del ataque terrorista continúa pendiente. A continuación, Sputnik Nóvosti ofrece una cronología de los hechos más importantes del encubrimiento orquestado desde el Estado.

    Aquel mismo día de 1994 se supo lo poco que sacaría en limpio la justicia 10 años después: que una camioneta Traffic con cientos de kilos del explosivo amonal impactó contra el edificio de la AMIA, causando una explosión que lo demolió desde sus cimientos, señala un documento de Memoria Activa, organización de familiares de las víctimas que busca esclarecer el crimen.

    El juez Galeano y los fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia se hicieron cargo de la investigación.

    En 1995, el único detenido era Carlos Alberto Telleldín, un vendedor de autos robados que supuestamente entregó la camioneta que se emplearía como coche-bomba. Este acusado, que luego sería clave en el encubrimiento, se había entregado a la entonces Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE).

    Durante 1996, el juez Galeano, los fiscales y la SIDE propusieron a Telleldín que declarara como culpables de ejecutar el atentado a dos brigadas de la desprestigiada y violenta Policía de la Provincia de Buenos Aires, a cambio del pago de 400.000 dólares y de su desvinculación del caso. El propio magistrado grabó con una cámara de vídeo sus conversaciones con Telleldín para este arreglo.

    El soborno a Telleldín, con fondos reservados de la SIDE, se llevó a cabo a inicios de julio de 1996 y condujo a la detención de los policías bonaerenses.

    Para entonces, la investigación había abandonado toda pretensión de ir por los autores intelectuales del ataque, según se constató en las audiencias que concluyeron en 2004.

    En 1997, los vídeos delatores que guardaba Galeano fueron robados de su despacho y difundidos por televisión. Sin embargo, el magistrado siguió al frente de las investigaciones, respaldado por el Gobierno y por dirigentes de la comunidad judía. Y un nuevo fiscal se sumó al equipo de Mullen y Barbaccia, Alberto Nisman.

     

    Búsqueda de sobrevivientes de un ataque a la AMIA
    © REUTERS / Enrique Marcarian
    Búsqueda de sobrevivientes de un ataque a la AMIA

    Durante 1998, el comisario Jorge Palacios, quien estuvo conectado al caso desde el inicio, quedó al frente del flamante Departamento Unidad de Investigación Antiterrorista, que apenas se ocupó de presionar a los testigos de modo que sus testimonios cupieran en la tesis de la autoría policial.

    En 1999, los tres fiscales solicitaron el inicio de un juicio oral y público contra Telleldín y los policías bonaerenses, para quienes pidieron prisión perpetua.

    Según Memoria Activa, estaba incluso pactada la elección fraudulenta del tribunal oral, lo que se evitó gracias a la intervención de los abogados de la organización, que exigieron un nuevo sorteo.

    En el año 2000, una comisión parlamentaria bicameral recibió la primera denuncia del encubrimiento, realizada por un exasistente de Galeano, Claudio Lifschitz.

    En 2001 comenzó la fase oral y pública del juicio sobre la "conexión local" del atentado, que duraría tres años, hasta 2004.

    Durante 2002 desfilaron ante el tribunal todos los testigos y se presentaron todas las pruebas recabadas hasta entonces, y comenzó así a revelarse el encubrimiento.

    Más aquí: Argentina aprueba acuerdo con Irán sobre atentado contra la AMIA

    En 2003, luego de que el gobierno relevara de su obligación de guardar secreto a varios agentes de la SIDE, estos confesaron la participación de la Inteligencia en el armado del caso, el pago a Telleldín y la inculpación a los policías bonaerenses. En diciembre de ese año Galeano fue apartado de la causa de la AMIA y más tarde destituido.

    El 2 de septiembre de 2004, el tribunal oral federal declaró nulo todo el proceso y absolvió a todos los acusados. Además, ordenó investigar las irregularidades y posibles delitos cometidos por más de una veintena de personas que tomaron parte en los procedimientos.

    En 2005, la investigación del encubrimiento pasó al despacho del juez Ariel Lijo. Desde entonces, transcurrieron años entre recursos presentados por los acusados para anular la causa o reclamar la prescripción de los delitos.

    Solo en 2012 el proceso pudo ser elevado a juicio oral, y el tribunal a cargo logró conformarse luego de que se excusaran de integrarlo más de 10 magistrados federales.

    Este jueves comenzará, por fin, el juicio al encubrimiento. No solo se ventilarán el soborno y el montaje, sino las razones por las cuales el fraudulento proceso desestimó investigar pistas internacionales, como una posible autoría siria.

    Mientras, el ataque terrorista a la AMIA sigue impune y su investigación permanece estancada.

    Además:

    Cristina Kirchner ve muchas interrogantes en la muerte del fiscal federal Nisman
    La justicia argentina desestima la denuncia de Nisman contra Cristina Fernández
    Justicia argentina desestima la denuncia contra la presidenta Cristina Kirchner
    Un informe forense desvela que Alberto Nisman no se habría suicidado
    Etiquetas:
    ataque terrorista, atentado suicida, Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), Carlos Menem, Alberto Nisman, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik