En directo
    América Latina
    URL corto
    Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Río de Janeiro 2016 (418)
    0 0 0
    Síguenos en

    Río de Janeiro tiene el 80% de las obras de las sedes de los Juegos Olímpicos de 2016 listas cuando falta justo un año para que empiece la cita deportiva, según ha avanzado el alcalde de la ciudad, Eduardo Paes, que ha remarcado que está todo dentro del plazo y que la mayoría de las instalaciones se inaugurarán a principios del año próximo.

    "Hacer las cosas dentro del cronograma no es algo muy latinoamericano (…) Lo que estamos haciendo aquí es un milagro. Literalmente", ha proclamado eufórico el alcalde desde el estadio Arena Carioca 3, en el parque olímpico, que ya está prácticamente terminado, con las sillas de colores recién colocadas en las gradas.

    Las obras más avanzadas son las del campo de golf (98%), el centro de prensa (95%), la villa olímpica (89%) y los tres principales pabellones del parque olímpico, donde se celebrarán las competiciones de baloncesto, gimnasia o judo, que están terminados al 90%.

    El alcalde incluso ha alardeado dando unos pases en el estadio de balonmano, que ya luce con porterías, y cuyos trabajos están tan avanzados que se frenará el ritmo para que luego no haya que cargar con demasiados costes de mantenimiento, ha dicho Paes.

    La obra más atrasada es la del velódromo, que ni siquiera ha sido cubierto todavía, pero Paes ha asegurado que no es "ningún drama" porque es el estadio con menor capacidad; mientras que el parque olímpico de Deodoro, que hace un año ni siquiera se había empezado a construir, ahora ya está encarrilado y sus instalaciones terminadas en un 70% aproximadamente.

    Con las obras de las instalaciones olímpicas bajo control las preocupaciones se centran en la bahía de Guanabara, escenario de las pruebas de vela y con un problema endémico de contaminación que preocupa a diversas federaciones internacionales porque podría poner en riesgo la salud de los atletas.

    El presidente del Comité Organizador, Carlos Arthur Nuzman, ha esquivado las críticas y ha dicho que en el test de triatlón del pasado fin de semana en la playa de Copacabana los atletas "vieron peces", insinuando que la calidad del agua no es tan mala como se dice, obviando que Copacabana está en mar abierto, no en la bahía.

    Paes, por su parte, ha reconocido que se han incumplido objetivos de limpieza, pero confía en que se llegue al 60% de descontaminación el año que viene; en cualquier caso ha recordado que la bahía ya ha acogido numerosas pruebas de vela de todo tipo y siempre han sido un éxito.

    El alcalde ha asegurado una vez más que su modelo son las Olimpiadas de Barcelona ´92 por la transformación que supusieron para la ciudad, pero está convencido de que Río superará el listón, porque partía de una realidad mucho peor y porque además de las obras que se prometieron en el dossier de la candidatura se están haciendo otras que no estaban programadas, como la extensión del metro.

    "Estoy haciendo lo que un montón de alcaldes que me precedieron prometieron y nunca cumplieron", ha dicho Paes, tras desgranar una batería de obras de "legado" que quedarán para los cariocas; 16 kilómetros más de metro, 42 kilómetros de tranvía en el centro, cientos de kilómetros de carriles de uso exclusivo para autobuses (BRT), ampliación de carreteras o la renovación total de la región portuaria con el proyecto del Porto Maravilha, entre otros.

    Al día de hoy, el coste total de la transformación olímpica es 38.200 millones de reales (casi 11.000 millones de dólares), de los cuales el 57% proviene de la iniciativa privada, una de las banderas que enarbola el alcalde con frecuencia para resaltar que los Juegos no serán un desfalco para las arcas públicas.

    Otra de las obsesiones de los responsables de la ciudad es convencer a la opinión pública de que no habrá "elefantes blancos", por lo que cada instalación deportiva ya tiene definido su futuro después de los Juegos: el estadio de balonmano se desmontará y se transformará en cuatro escuelas, otro de los pabellones se convertirá en un Gimnasio Experimental Olímpico (GEO) municipal para un millar de alumnos y todo el parque olímpico será transformado en una gran área ajardinada de acceso público.

    A diferencia del Mundial de Fútbol de 2014, que fue muy contestado por la población por el desmesurado gasto en estadios los Juegos de Río se acercan con más serenidad, algo que también se nota en las relaciones del Ayuntamiento con el COI, que son mucho mejores que con los miembros de la FIFA, según ha confesado el alcalde.

    Aunque no ha querido entrar en detalles, Paes ha dejado entrever que la familia olímpica tiene más interés por la transformación que está viviendo la ciudad, ya que los miembros de la FIFA solo se preocupaban por los estadios "y por los hoteles en los que iban a dormir". En cambio, el COI manda cada tres meses a un responsable que comprueba cómo avanzan las obras de movilidad, ha dicho Paes.

    Tema:
    Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Río de Janeiro 2016 (418)

    Además:

    El Comité Olímpico Internacional satisfecho con los avances en la preparación de Río 2016
    Río de Janeiro quiere que los ‘sin techo’ participen en los Juegos Olímpicos
    Aumentan las quejas de atletas olímpicos por la contaminación en Río de Janeiro
    La organización de los Juegos Olímpicos arruina a Río de Janeiro
    Etiquetas:
    COI, JJOO de Río de Janeiro de 2016, FIFA, Carlos Arthur Nuzman, Eduardo Paes, Río de Janeiro, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook