En directo
    América Latina
    URL corto
    0 10
    Síguenos en

    Las candidaturas de Keiko Fujimori, hija del convicto expresidente peruano Alberto Fujimori, y de Zury Ríos, hija del exdictador guatemalteco José Efraín Ríos Montt, se apoyan en el voto conservador y no son vistas como un logro de la lucha por la igualdad de las mujeres, indicaron fuentes consultadas por Sputnik Nóvosti.

    "No creo que las mujeres se sientan plenamente identificadas con la candidatura de Zury Ríos (47 años)", explicó José Carlos Sanabria, analista político de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (ASIES) de Guatemala.

    En su opinión, "se trata más bien de una representación ideológica de sectores conservadores vinculados a la derecha y a grupos militares que se sienten más identificados con ella", agregó.

    Sobre Keiko Fujimori (40 años), la directora del Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán, Liz Meléndez, dijo a Sputnik Nóvosti que su grupo no va a recomendar "vota por ella porque es mujer" puesto que la candidata carece de "un ideario político e ideológico basado en el respeto a los derechos humanos y a la democracia".

    Fujimori y Ríos, que aspiran a ganar las elecciones presidenciales en Perú y Guatemala, respectivamente, siempre han defendido a sus polémicos padres, pero esto, lejos de perjudicarlas, "ha fortalecido el voto en los grupos conservadores de clase media alta", opinó Sanabria.

    Efraín Ríos Montt, quien gobernó Guatemala entre 1982 y 1983 tras un golpe de Estado, está a punto de ser nuevamente enjuiciado por genocidio por las masacres de 1.771 indígenas ixiles, que forman parte de los crímenes cometidos durante la guerra civil de ese país (1960-1996).

    Ríos Montt ya había sido condenado a 80 años de prisión en mayo de 2013, pero pocos días después la Corte de Constitucionalidad anuló el proceso y ordenó volver a iniciarlo; el nuevo juicio está demorado por un pedido de evaluar la salud mental del exdictador.

    Por su parte, Alberto Fujimori, quien fue presidente de Perú entre 1990 y 2000, se encuentra cumpliendo una condena de 25 años por crímenes contra los derechos humanos y secuestro por el asesinato de 15 personas y la desaparición de otras 10 en los casos de La Cantuta y Barrios Altos.

    El exmandatario también fue condenado por peculado doloso, apropiación de fondos, falsedad ideológica en agravio del Estado, interceptación telefónica y sobornos a legisladores y medios de comunicación durante su gobierno.

    Según la prensa local, la justicia tiene a estudio la petición del expresidente de que se anule su condena de 25 años y se celebre un nuevo juicio oral, bajo el argumento de que el tribunal que lo sentenció no respetó el debido proceso.

    No todo es herencia paterna

    Pese a que la Constitución guatemalteca prohíbe que los familiares de hasta cuarto grado de consanguinidad de caudillos o jefes de Estado aspiren a gobernar el país, la hija de Ríos Montt logró que la Corte de Constitucionalidad avalara el mes pasado su inscripción como candidata presidencial del partido conservador Visión con Valores para los comicios del 6 de septiembre.

    Pero, al contrario de lo que se pueda pensar de Zury Ríos como hija del exdictador, el politólogo Sanabria señaló que se valora que sea una candidata "mujer, joven, con preparación y habilidades comunicativas".

    "Estamos viviendo una crisis política bastante fuerte, con un proceso electoral atípico. La gente ha percibido su candidatura como un elemento que no genera una amenaza importante contra el sistema democrático y no ha generado una discusión, como sucedió en años anteriores con otros candidatos", agregó.

    Una de las estrategias que permitió a esta licenciada en ciencias políticas llegar a la candidatura presidencial, continuó Sanabria, es haber centrado su labor como legisladora (1996-2012) en acciones orientadas a la protección de la mujer y la niñez.

    "Eso no solo le ha permitido posicionarse en la escena política, sino también conseguir más simpatías y fortalecer su capital político", sostuvo.

    El voto cautivo del fujimorismo

    Por su parte, Meléndez recordó que Perú "tiene un pasado y un presente muy vinculado a la dictadura fujimorista, un régimen totalitario que violentó los derechos fundamentales de las personas y que cometió atrocidades por las que aún hoy están siendo juzgados tanto el expresidente como personas vinculadas a su gobierno".

    En ese aspecto, la directora del Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán estimó que la postulación de Keiko Fujimori, exlegisladora y licenciada en administración de negocios, "representa la continuación de ese régimen y no responde a un ideario político democrático".

    "En ningún momento ha mostrado acercamiento al respeto por los derechos humanos. En su discurso sigue habiendo una criminalización de la protesta y una negación de lo que sucedió" durante los años de gobierno de su padre, agregó la activista.

    Meléndez apuntó que la postulante cuenta con el apoyo del fujimorismo, "un voto permanente", ya que "aún hay mucha gente que piensa que el expresidente fue la salvación del país".

    Además, estimó, también juega a su favor la falta de memoria de las nuevas generaciones de votantes.

    Etiquetas:
    Asociación de Investigación y Estudios Sociales, Liz Meléndez, José Carlos Sanabria, Zury Ríos, Keiko Fujimori, Guatemala, Perú
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook