00:03 GMT +314 Noviembre 2019
En directo
    Dilma Rousseff, presidenta de Brasil

    La moción de censura avanza contra Dilma Rousseff

    © AP Photo / Joedson Alves
    América Latina
    URL corto
    0 10
    Síguenos en

    Este miércoles la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, entregará al Tribunal de Cuentas de la Unión (TCU) el documento de 900 páginas que explica con todo detalle el porqué de las supuestas "maniobras fiscales" realizadas por su Gobierno en 2014 para evitar incumplir la Ley de Responsabilidad Fiscal.

    Desde hace meses, esta práctica, común a todos los Gobiernos desde que esta ley fue creada en 2001 por el entonces presidente, Fernando Henrique Cardoso, ha sido utilizada por la oposición brasileña para avanzar en la agenda de la moción de censura, un procedimiento que ya fue aplicado al expresidente Fernando Collor de Mello en 1992 y que un veredicto negativo del TCU podría propiciar.

    Ésta sería la intención tanto del líder de la oposición, el senador Aécio Neves, del Partido de la Social Democracia de Brasil (PSDB), como del presidente del Congreso de los Diputados, Eduardo Cunha, quien desde el pasado viernes se declaró como oposición del Gobierno, al que llamó "panda de indeseables", y a quien correspondería la convocatoria del 'impeachment' tras el fallo del TCU en agosto.

    El pasado 11 de julio, en declaraciones a Sputnik Nóvosti, el asesor especial de la Presidencia con Lula da Silva y cofundador del Partido de los Trabajadores (PT), el dominico Frei Betto alertó que "el golpismo de partidos como el PSDB es fruto del resentimiento de haber sido derrotados legítimamente por la presidenta Rousseff", mientras que advirtió que "están intentando llevar al plano judicial lo que no consiguieron en las urnas".

    Por su parte, el veterano periodista brasileño y director de la revista online Carta Maior, Joaquim Palhares, denunció a esta agencia un "golpe suave" en marcha en Brasil a través de los rumores interesados de la prensa, que intenta relacionar a la presidenta Rousseff con escándalos de corrupción en torno a Petrobras a pesar de no haber ni una sola línea de investigación en su contra.

    "Jamás en la vida vi a jueces apareciendo en seminarios del grupo Globo o a la Policía Federal filtrando sus investigaciones a la prensa", explicó Palhares en referencia al tratamiento interesado del gigante de la comunicación brasileña Globo en torno a la cuestión de la corrupción, y muy especialmente todo el asunto del 'impeachment', una ofensiva iniciada por la oposición desde el día después de que Rousseff asumiese su segundo mandato el pasado 1 de enero.

    Quizá por ello no sea difícil entender por qué este martes se presentó una encuesta de la Confederación Nacional de Transportes (CNT) de Brasil —la misma patronal que declaró un 'lock-out' (cierre patronal) al Gobierno el pasado mes de abril por el aumento de las gasolina- en la que se observó un aumento del 3 % del apoyo popular al 'impeachment', alcanzando un increíble 62,8 %, cuando Rousseff se impuso en unas elecciones generales con el 51 % de los votos hace apenas 9 meses.

    "Si sale el 'impeachment' llega Neves, ¿no?", esa fue la respuesta de uno de los miles de manifestantes del Movimiento Brasil Libre (MBL) que a principios de año inundaron las calles de Sao Paulo —la única gran ciudad del país dominada por la oposición- cuando fue preguntado por un reportero de la televisión GloboNews, un ejemplo de que la inmensa mayoría de brasileños no han entendido, debido a la manipulación informativa, el significado y el procedimiento de un eventual 'impeachment'.

    Algunos incluso fueron más lejos en desentrañar el por qué existe una "agenda del impeachment" en Brasil que coincide con la deflagración del escándalo de corrupción de Petrobras.

    Es el caso del sociólogo y director del Instituto de Estudios Social y Políticos de la Universidad Estatal de Río de Janeiro, Adalberto Cardoso, quien declaró a Folha de Sao Paulo que "el 'impeachment' interesa a las grandes compañías del petróleo y empresarios brasileños que quieren ganar sacando a Petrobras de la exploración de petróleo en el país".

    Es aquí donde puede entenderse que los intereses de un 'impeachment' a Rousseff tienen más que ver con intereses económicos que políticos.

    En este sentido, la diputada del Partido Comunista de Brasil (PCdoB), Jandira Feghali, dio a Sputnik Nóvosti las claves para entender por qué el PSDB mantiene el doble ataque a Petrobras, la cual pretende privatizar o al menos arrebatar el monopolio de las prospecciones, y al Gobierno de Dilma Rousseff a través de la petición constante del 'impeachment'.

    "Hay que recordar la visita de Fernando Henrique Cardoso a Nueva York en mayo y la reunión con los Clinton, el expresidente es el responsable del alineamiento de la oposición de Brasil con la agenda exterior estadounidense", aclaró la popular diputada dejando entrever que la agenda del 'impeachment' es también la de EEUU, un país que, pese a sus gestos de reconciliación con Rousseff, estaría planeando junto al expresidente Cardoso un escenario "postPT" orientado hacia las enormes reservas de petróleo del presal.

    Por todo ello, es de vital importancia entender la última gran revelación de WikiLeaks al respecto del espionaje de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por sus siglas inglesas) de EEUU sobre Brasil en 2013, ya que, según confirmó a Sputnik Nóvosti el coordinador en Brasil de la campaña de asilo político para Edward Snowden, David Michael Miranda, "existen evidencias suficientes para pensar que empresas americanas y británicas se beneficiaron del espionaje de la NSA".

    Como ejemplo, Miranda recordó la subasta organizada por la Agencia Nacional del Petróleo (ANP) en septiembre de 2013 en el campo de Libra, uno de las mayores reservas del presal brasileño, en la que las americanas Exxon Mobil y Chevron, así como las británicas, British Petroleum (BP) y British Gas (BG), se mantuvieron inexplicablemente fuera de la subasta dejando el camino libre a las chinas, CNOOC International Limited y la China National Petroleum Corporation, la angloholandesa Shell, la española Repsol y la francesa Total.

    Tras analizar todas estas informaciones, no resulta difícil entender los intereses que podría tener el PSDB de Brasil en conseguir un 'impeachment' de la presidenta Rousseff alegando unas prácticas ante el TCU que fueron utilizadas incluso por su antiguo presidente, Fernando Henrique Cardoso, el cual, por cierto, jamás ha sido investigado por presuntas irregularidades en Petrobras durante su Gobierno a pesar de las insinuaciones de casi todos los detenidos.

    Pero para eso está la prensa del país, la misma que emite casi simultáneamente una encuesta afirmando que Neves superaría a Lula da Silva en unas eventuales elecciones el mismo día que la justicia brasileña inicia una investigación criminal contra el expresidente, la misma que, en definitiva, aguarda este jueves la rueda de prensa de Dilma Rousseff sobre la investigación del TCU para continuar avanzando la agenda del 'impeachment'.

    Además:

    Opinión: 'Dilma Rousseff firmó acuerdos con EEUU por necesidad'
    Forbes confirma a Dilma Rousseff como la mujer más poderosa de Latinoamérica
    Caso Petrobras
    Exdirector de Petrobras acusa a Rousseff de la pérdida de USD 792 millones
    Etiquetas:
    impeachment, oposición, Tribunal de Cuentas de Brasil, Movimiento Brasil Libre, Jandira Feghali, Aécio Neves, Dilma Rousseff, EEUU, Brasil, PSDB
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik