Widgets Magazine
En directo
    Calles de La Habana

    Los cubanos se preguntan qué impacto tendrá en sus vidas el deshielo con EEUU

    © REUTERS / Enrique De La Osa
    América Latina
    URL corto
    Normalización de las relaciones entre Cuba y EEUU (330)
    0 11

    "¿Nos llenaremos de McDonald's?", "¿resistirán los pobres y los ancianos a los cambios venideros?", se preguntan los cubanos este lunes en conversaciones telefónicas con Sputnik Nóvosti en esta jornada de reapertura de embajadas en Washington y La Habana.

    El tema está en boca de todos en Cuba, según el cineasta y presentador de televisión, Rolando Almirante.

    El 17 de diciembre de 2014, cuando los dos gobiernos hicieron público el diálogo "que venían llevando a cabo desde mucho antes con gran sigilo, el impacto fue enorme", dijo Almirante, quien ese día permaneció en su casa y recibió un aluvión de llamadas nacionales e internacionales.

    Para él fue especialmente emotivo el retorno de los cinco agentes cubanos que habían sido detenidos, juzgados y encarcelados por muchos años en Estados Unidos, acusados de espionaje.

    "La gente habla de esto, claro que sí, y hay expectativas de que al final pueda traer impactos positivos en la vida de cada uno", expresó Almirante, añadiendo que de hecho, "ya han crecido el turismo y también los intercambios sociales y culturales".

    El joven periodista Boris Caro ha vivido estas instancias desde Canadá, adonde se marchó cuatro años atrás en busca de oportunidades profesionales.

    Por esa ausencia, resaltó que "la vida cotidiana de mis compatriotas se va cargando de extrañeza para mí", pero "mis padres me dicen que todo va de mal en peor", según relató a Sputnik Nóvosti.

    Ellos "representan hasta cierto punto a las personas mayores de 65 años, desconectadas de los sectores que se beneficiarán del turismo y las inversiones estadounidenses, abrumados por la inflación, la escasez y la corrupción omnipresente", aseveró.

    Para que las relaciones diplomáticas se establezcan plenamente, La Habana ha señalado varias condiciones, y la más importante es el fin del embargo económico que Washington le impuso a Cuba en 1960, y que debe resolver el Congreso de EEUU.

    "Piensa en el sinsentido inconmensurable de vivir a 90 millas de la mayor potencia económica del planeta y no tener relaciones comerciales", observó Caro, destacando que es "como si Uruguay no pudiera comerciar con Argentina o Brasil; así debe de ser el tamaño de la conmoción tras cinco décadas de particular guerra fría".

    Almirante, por su parte, refirió que su país "no es libre de mantener relaciones con el resto del mundo. Cualquier componente estadounidense de un producto prohíbe el intercambio" y no han faltado las empresas y los bancos de terceros países "multados o sancionados por hacer negocios" con la isla caribeña.

    Pero los daños no se limitan al comercio o las finanzas. "Si se necesita un catéter para operar a un niño cardiópata, pues tiene que venir de Europa, cuando podría estar aquí en 30 minutos desde Estados Unidos", indicó Almirante.

    Caro subrayó que el embargo castiga "a la gente" con "efectos reales y colaterales", pues es también "la gran justificación para todo lo que no funciona".

    También Almirante admitió "que se le achaca al bloqueo muchos de nuestros problemas o defectos".

    Ante la pregunta de cómo será la vida cotidiana de los cubanos sin el embargo, Almirante prevé que no haya un choque de capas tectónicas, porque "Cuba no ha vivido de espaldas a Estados Unidos, ya que hay mucho intercambio socio-cultural".

    "Sabemos que pertenecemos a este lugar del mundo, y que la influencia de Estados Unidos será inevitable", agregó y relató que "la gente manifiesta temores, como "¿nos llenaremos de McDonald's?".

    En su opinión, "la sociedad cubana tiene un gran desarrollo cultural" y una identidad que le serán de gran ayuda.

    Para Caro "sin dudas" una parte de la población vivirá mejor sin el embargo, en especial quienes se inserten "en sectores económicos emergentes y posean conocimientos para competir en un mercado de trabajo cada vez más exigente".

    Pero "los viejos, los obreros con baja formación, las mujeres pobres, los ancianos, los habitantes de regiones distantes de la capital y otros centros económicos tardarán en recibir los beneficios, o no los recibirán", manifestó.

    Este país es parte de América Latina, la región del mundo con mayor desigualdad entre ricos y pobres, observó Caro, "y en Cuba no se va a reescribir la historia del capitalismo latinoamericano".

    Otro requerimiento cubano para la normalización de relaciones es que Estados Unidos devuelva el enclave militar que mantiene desde hace más de un siglo en la Bahía de Guantánamo, en el sudeste de la isla.

    Más aquí: EEUU buscará recuperar hegemonía en América Latina tras acuerdo con Cuba

    Almirante apuntó que "Guantánamo, como lo dijo Fidel Castro en los años 60, es una espina clavada en el corazón de los cubanos" y que este país no cejará nunca en conseguir su devolución "por todos los medios diplomáticos existentes".

    Pero será un logro difícil. "Con tanto gobierno de izquierda en América Latina y el avance de rusos y chinos en la región, ¿Washington querrá privarse de esa base?", cuestionó Caro.

    Este lunes, Cuba reabrió su embajada en Washington, tras una pausa de 54 años, mientras la legación diplomática estadounidense en La Habana comenzó a funcionar en la sede de la Sección de Intereses de EEUU, sin ninguna ceremonia.

    Tema:
    Normalización de las relaciones entre Cuba y EEUU (330)

    Además:

    Cambios de política de EEUU hacia Cuba abrirán nueva era en América Latina, dice Obama
    EEUU autoriza servicios de ferry a Cuba por primera vez en 50 años
    La UE ha llegado tarde y mal al proceso de acercamiento con Cuba
    La pasarela cubana
    Etiquetas:
    relaciones bilaterales, Cuba, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik