En directo
    América Latina
    URL corto
    0 10
    Síguenos en

    Las secuelas de la privatización llevada a cabo durante la dictadura de Augusto Pinochet siguen condicionando el reparto de los recursos en Chile hasta el punto de que muchos mayores de 60 años se ven obligados ahora a buscar empleo tras su jubilación, indicó experto consultado por Sputnik Nóvosti.

    "El bajo nivel de las pensiones en Chile hace que los mayores tengan que buscar trabajo una vez jubilados. Los recursos no alcanzan y muchos de ellos empiezan a endeudarse por temas de salud y gastos médicos", explicó Benjamín Sáez, sociólogo e investigador chileno de la Fundación Sol.

    De hecho, alrededor de 29.000 mayores de 65 años figuran como morosos en el sistema de créditos personales con un promedio de deuda que se eleva hasta 1.400 dólares, según un informe realizado por la Universidad San Sebastián con datos de la empresa Equifax.

    La pensión media en el país ronda los 300 dólares y la mínima solidaria se sitúa en los 132 dólares, "cantidades que no son suficientes para asegurar un sistema de subsistencia decente", aseguró Sáez.

    En 1981 Chile pasó de un sistema estatal a uno privado, impulsado por el economista José Piñera, hermano del expresidente Sebastián Piñera, que opera bajo las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), instituciones financieras que utilizan la capitalización individual como sistema de ahorro personal para las pensiones.

    "El problema es que los fondos que van ingresando al sistema no se utilizan de inmediato para pagar pensiones. Como pertenecen a una persona en términos individuales, esos fondos se acumulan y el sistema lo invierte en grandes empresas y bancos que operan en el país como el Santander o Scotiabank", criticó el sociólogo.

    Las cotizaciones previsionales corren a cuenta del trabajador, no del empleador, y se descuentan de su remuneración: aportan el 10 por ciento de su salario a las AFP y "estas se llevan una comisión que varía dependiendo de la entidad administradora".

    Portales especializados

    La demanda de empleo por parte de la población que supera los 60 años ha aumentado tanto que ya existen portales que ofrecen trabajo exclusivamente a este segmento de la población.

    Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el 47,5 por ciento de los puestos de empleo que se crearon en Chile durante 2014 lo ocuparon mayores de 60 años, lo que supone que casi 52.000 personas volvieron a trabajar tras la jubilación.

    "Un gran porcentaje de los mayores necesita complementar su pensión con un empleo porque muchos de ellos todavía tienen hijos en la universidad y aún tienen que hacerse cargo de la familia", aseguró César Venegas, director ejecutivo del portal Trabajo Senior, en diálogo con Sputnik Nóvosti.

    Aunque la mayoría se incorpora al mercado laboral por motivos económicos, la autorrealización de quienes prefieren seguir en activo tras la jubilación es otra de las principales razones.

    "Nuestra empresa cuenta con 5.000 mayores registrados y esa cifra va aumentando porque la oferta también se amplía. Las empresas, fundamentalmente las pequeñas y medianas, valoran su experiencia, sobre todo en áreas de venta, comercio y servicios al cliente", agregó Venegas.

    Cabe recordar que el sistema público de pensiones previo a la dictadura se basaba en un reparto diferenciado en cajas de previsión por las que los trabajadores cotizaban dependiendo del sector al que pertenecían.

    "El principal problema era que se generaban grandes diferencias tanto en la edad de retiro como en la cantidad que cobraban los trabajadores. Existían unas 35 cajas", precisó Benjamín Sáez.

    Continúa la reforma de las pensiones

    En el 2008, durante el primer gobierno de Michelle Bachelet, se promulgó la principal reforma al sistema de pensiones desde la década de los 80, una propuesta que si bien mantiene a las AFP como eje del sistema, introdujo medidas para aumentar la cobertura provisional de los grupos más vulnerables: jóvenes, mujeres y trabajadores independientes.

    Actualmente la Comisión Asesora Presidencial sobre el Sistema de Pensiones, conocida como Comisión Bravo, está analizando nuevas propuestas para mejorar las pensiones, pero de momento, la entrega de su informe se ha retrasado.

    "Aún no se conocen los detalles, pero serán ajustes mínimos porque mantienen la lógica de capitalización individual y eso para nosotros no es un avance", insistió Sáez.

    Además de las pensiones, las otras dos grandes reformas pendientes del gobierno de Bachelet son la educacional y la tributaria, asignaturas que convierten a Chile en uno de los países más desiguales de América Latina.

    La dictadura chilena duró de 1973 a 1990.

    Etiquetas:
    dictadura, jubilación, privatización, Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), Universidad San Sebastián, José Piñera, Benjamín Sáez, Augusto Pinochet, Chile
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook