En directo
    América Latina
    URL corto
    0 01
    Síguenos en

    El vicepresidente de la República de Brasil, Michel Temer, advirtió este lunes sobre la importancia de la aprobación del plan de ajustes del Gobierno en el Congreso Nacional, cuyas primeras propuestas serán votadas a lo largo de la semana.

    Según el máximo representante del Partido del Movimiento Democrático de Brasil (PSDB) en el Gobierno de coalición de Dilma Rousseff, "si no hay ajuste los recortes serán radicales", en referencia que los presupuestos generales de 2015 están basados en el plan de ajustes del Gobierno, por lo que en caso de no ser aprobado llevará al Ejecutivo a tomar medidas drásticas.

    Para evitar esta situación, Temer habría iniciado maniobras para convencer a los sectores más reticentes del Partido de los Trabajadores (PT), el cual mantiene una posición más cercana, a pesar de la voluntad de la presidenta, a las centrales sindicales del país.

    "Estoy sugiriendo al PT, que tiene mayor vinculación con los sindicatos, que se dedique a la aprobación del plan como los otros partidos de la base aliada", explicó Temer quien se dijo "optimista" sobre la aprobación debido a que ya habría asegurado que todos los diputados del PMDB, la mayor fuerza en el Congreso, votasen a favor del mismo.

    De la misma manera, el presidente de la Cámara de los Diputados, Eduardo Cunha, también del PMDB, afirmó este lunes que "será fundamental conseguir el acuerdo con el PT para convencer a los demás partidos a unirse" y recalcó que las declaraciones de Temer "no son una amenaza" sino que se trata de "una realidad", debido a que "el Gobierno está obligado a alcanzar un superávit en sus cuentas de 2015".

    Sin embargo, algunos puntos del plan de ajustes como los recortes en las prestaciones por desempleo y jubilación parecen ser de difícil digestión para el partido de Rousseff, especialmente tras la intensa actividad de la Central Única de Trabajadores (CUT), principal central sindical de Brasil y aliado del PT, cuyo expresidente, Joao Felício, reconoció a Sputnik Mundo su "disconformidad" con algunas políticas del ejecutivo de Dilma Rousseff.

    Cabe recordar que Brasil cerró el ejercicio fiscal de 2014 con un déficit primario de 32.536 millones de reales (10.542 millones de dólares), el peor resultado de la balanza de pagos del país desde 2001, que obligó al Gobierno a conseguir un cambio de última hora en la Ley de Directrices Presupuestarias (LDP) que establece la obligación del Gobierno de presentar superávit contable cada año.

    Recientemente, el vicepresidente Temer causó cierto revuelo entre los sectores más progresistas del Gobierno tras su afirmación, durante su visita oficial a Portugal, de que el modelo de recortes del país luso "es un ejemplo para ser exportado a Brasil".

    Además:

    Brasil prepara un ambicioso plan de inversiones para reactivar su economía
    Brasil estudia reducir su número de ministerios a la mitad para ahorrar
    Brasil y EEUU, los países con más empresas que podrían ser rebajadas por Moody´s
    El ministro de Economía de Brasil, sonriente tras su reunión con Standard & Poor's
    Brasil inicia el 2015 con los peores resultados económicos en una década
    Etiquetas:
    Partido de los Trabajadores, Michel Temer, Dilma Rousseff, Brasil, PSDB
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook