Widgets Magazine
En directo
    Agustín Carstens, gobernador del Banco de México

    México no se cegará por petróleo barato ni dólar caro de corto plazo, dice Banco Central

    © Flickr/ Banco de México
    América Latina
    URL corto
    0 02

    México descarta visiones volátiles de corto plazo sobre los bajos precios del petróleo y el alza del dólar que "cieguen" las proyecciones de su estrategia económica y financiera, dijo este viernes el gobernador del Banco Central, Agustín Carstens.

    "No debemos permitir que consideraciones de corto plazo nos cieguen y eviten que veamos las implicaciones de ciertos fenómenos en el mediano y largo plazos", dijo Carstens en un discurso muy esperado en la 78ª Convención Bancaria anual reunida en el puerto de Acapulco.

    Los precios internacionales del petróleo han perdido casi 60% desde su pico alcanzado a mediados de 2014, y el tipo de cambo del peso ha retrocedido a niveles de 2009, cuando estalló una crisis financiera global.

    Carstens señaló que México tiene una posición diferente a otras grandes "economías emergentes" del mundo, debido a una integración comercial construida en dos décadas con EEUU, que esta vez estimula sus exportaciones al país vecino, las cuales marcaron un récord histórico en 2014.

    La política monetaria de EEUU responde a "una percepción más favorable de la evolución actual y futura de la economía estadounidense" por parte de la Reserva Federal (Fed), explicó Carstens en el evento bancario anual realizado en una zona exclusiva de la famosa bahía en las costas mexicanas del Pacífico.

    La posibilidad de que las tasas de interés en EEUU se eleven en junio –anunciada en la víspera– que podría atraer capitales mexicanos al país vecino y encarecer el dólar, también es "un fuerte aliciente para la economía mexicana por el efecto que tendrá en nuestras exportaciones", que al ser estimuladas por un tipo de cambio alto ayudarían al crecimiento económico de México, dijo el titular del banco emisor de moneda mexicana.

    A mediano plazo, ese fenómeno "debería de apuntalar el valor de la moneda nacional (peso mexicano) y limitar la volatilidad financiera en México, además de que sería un factor que nos distinguiría de los demás países emergentes, dada nuestra estrecha integración con EEUU", dijo Carstens.

    En 2014, el comercio bilateral México-EEUU marcó un récord histórico: más de 530.000 millones de dólares –las ventas petroleras mexicanas al vecino son apenas 10% de ese monto–, con saldo a favor para México de más de 60.000 millones de dólares, según cifras oficiales.

    La volatilidad de los mercados financieros causada por la política monetaria de EEUU, era un evento que "ya era esperado y para el cual se cuenta con líneas de defensa", dijo Carstens en su presentación, anticipando así la intervención del Banco de México en el mercado.

    El impacto en el tipo de cambio en México (que se colocó este viernes en 15,35 pesos por dólar por el mercado), debido a las expectativas ante el anuncio esperado de la Fed en EEUU, "no nos sorprende" en México, junto con "la precipitosa caída del precio del petróleo", dijo el banquero central.

    "En materia monetaria y cambiaria, tenemos líneas de defensa", advirtió, sin descartar así acciones de parte del Banco Central, pero estas se tomarán "de manera extraordinaria y temporal".

    Las medidas que tiene a su disposición Carstens y el Gobierno incluyen: ajustes del tipo de cambio y tasas de interés, intervenir en el mercado cambiario con oferta de dólares de las reservas monetarias, ajustar la política monetaria con un aumento de la tasa de referencia; y tener finanzas públicas sanas, controlar el déficit fiscal, mediante el control del gasto público, que ha sido recortado en 2015 en 8.300 millones de dólares.

    Pero "no queremos mandar una señal de que estamos defendiendo un nivel específico de tipo de cambio" del peso frente al dólar, advirtió Carstens consciente del peso en los mercados de cada una de sus frases.

    En ese marco financiero, en México no se registra una salida de capitales del país y, por el contrario, los bonos gubernamentales de deuda siguen en manos de inversionistas extranjeros, "cercano a sus máximos históricos", ilustró Carstens.

    Finalmente, a diferencias de países latinoamericanos en dificultades mayores, como Brasil (en peligro de recesión), Argentina (sin acceso al financiamiento externo) y Venezuela (hiperinflación y recesión), el gobernador del BM considera poco probable que la inflación en México se separe de la franja moderada de 3%, su menor nivel desde 2006, mientras espera crecer alrededor del 2,5% en 2015, arriba de la media latinoamericana.

    Con una carrera en el BM desde los años 80, Carstens ha estado en el centro de la política financiera de México desde que fue secretario de Hacienda (Finanzas) en el lapso 2006-09, presidente del Comité de Desarrollo del FMI y del Banco Mundial de 2007 a 2009; y ahora como gobernador del Banco de México para el periodo 2009-2015.

    Su discurso seguido con lupa por el mundo financiero, fue la parte estelar de la Convención Bancaria, debido a que el 20 de febrero de 2015 fue elegido como Presidente del Comité Monetario y Financiero Internacional del FMI para un periodo de tres años, a partir del 23 de marzo de 2015.

    Además:

    México baja un 5% su meta de producción de petróleo en 2015
    México espera mejores precios petroleros para explotar sus reservas de esquisto
    Stratfor proyecta que México seguirá favorecido por inversiones y consumo de EEUU
    México espera precios del crudo estabilizados entre 70 y 100 dólares en 2018
    El Banco Central de México frena la caída del peso ante derrumbe de precios del petróleo
    Etiquetas:
    Agustín Carstens, México, Banco de México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik