17:29 GMT +309 Diciembre 2019
En directo
    Fotos de los estudiantes desaparecidosActos de protesta en MéxicoАкция протеста из-за убийства 43 студентов в Мексике

    Fuerzas federales de México "orquestaron" masacre de estudiantes de Ayotzinapa

    © REUTERS / Daniel Becerril © REUTERS / Jorge Dan Lopez © Flickr / Alex Torres
    1 / 3
    América Latina
    URL corto
    Desaparición de estudiantes en México (201)
    0 61
    Síguenos en

    El ataque armado contra estudiantes de la escuela rural de maestros de Ayotzinapa a finales de septiembre fue "orquestado y ejecutado" por la Policía Federal, con la "complicidad o franca colaboración" del Ejército de México, concluye una investigación periodística publicada este domingo por el semanario político nacional Proceso.

    La investigación financiada por la estadounidense Universidad de California en Berkeley está basada en documentos oficiales, videos grabados con teléfonos celulares por los estudiantes y testimonios.

    Esa nueva versión desarticula la conclusión oficial de un ataque realizado únicamente por agentes municipales y narcos aliados.

    Hasta la fecha, la Procuraduría General de México (PGR, fiscalía federal) indica que agentes municipales de la ciudad de Iguala (200 km al sur) atacaron a los alumnos la noche del 26 de septiembre y la madrugada siguiente, en complicidad con narcos del grupo Guerreros Unidos, un fragmento del mermado Cartel de los Hermanos Beltrán Leyba.

    La investigación "muestra que la Policía Federal (PF) participó activa y directamente en el atentado"; sin embargo, el más alto cargo imputado hasta ahora es el alcalde de Iguala, José Luis Abarca, ya detenido.

    La secuencia fue "conocida en tiempo real por el gobierno federal" del presidente Enrique Peña, según un informe inédito del Gobierno del estado de Guerrero, sur de México, y entregado a la Secretaría de Gobernación (Interior, federal) hace más de un mes.

    Un portavoz de la fiscalía federal respondió al reportaje de Proceso —bajo condición de anonimato- que "las investigación continúa" y que el tema de la participación de la policía federal y el ejército forma parte de las pesquisas y "por tanto nada podemos decir".

    Una operación estudiantil rebelde vigilada

    Desde su salida de la escuela rural Normal de Ayotzinapa, a dos horas de distancia de Iguala, en una ruta que pasa por la capital de Guerrero (Chilpancingo), "los estudiantes eran monitoreados por agentes de las administraciones estatal y federal", concluye la investigación periodística.

    El ataque "fue dirigido específicamente a la estructura ideológica y de gobierno de la institución" escolar, señala.

    Esa conclusión se basa en que, de los 43 secuestrados y desaparecidos, uno formaba parte del Comité de Lucha Estudiantil, máximo órgano de gobierno autónomo de la escuela, y diez más eran "activistas políticos en formación" del Comité de Orientación Política e Ideológica (COPI)

    Hasta ahora, la versión oficial apunta al alcalde de Iguala, José Luis Abarca, por ordenar la agresión para evitar que los estudiantes boicotearan un acto político de su esposa, Ángeles Pineda Villa, cuya familia tenía vínculos con narcos.

    Según las pesquisas oficiales, policías municipales de Iguala y del vecino pueblo de Cocula atacaron y capturaron a los estudiantes, los entregaron a sicarios del grupo de narcos Guerreros Unidos que los asesinó y quemó, sin participación de agentes federales ni soldados del Ejército.

    La investigación de Proceso revela una historia diferente.

    Una nueva secuencia de la masacre

    Los ataques contra tres autobuses repletos de estudiantes ocurrieron frente a la Catedral de Iguala, en la estación central de autobuses donde intentaban secuestrar más ómnibus de transportes públicos, y en la salida del anillo vial periférico, desde casi las 22:00 horas locales hasta la madrugada siguiente.

    El saldo es de tres estudiantes asesinados en dos lugares distintos (uno apreció con el rostro desollado), tres jugadores de un equipo de fútbol de tercera división, muertos por error en otro autobús, y 43 secuestrados y entregados a mafiosos que los asesinaron e incineraron, según confesiones de sicarios.

    Las confesiones llevaron a descubrir 17 restos humanos calcinados en un basurero del pueblo vecino de Cocula y lanzados en ocho bolsas a un río.

    De esas bolsas con restos calcinados, dos bolsas fueron rescatadas porque estaban cerradas, y fueron enviadas a un laboratorio en Innsbruck, Austria, donde la semana pasada fue identificado un estudiante de 19 años.

    El propósito de la acción estudiantil era secuestrar ("tomar" o "recolectar", dicen los alumnos) 20 autobuses de transporte público, para viajar a la Ciudad de México, de los cuales ya habían ocupado ocho buses por la fuerza, según el testimonio ofrecido a Proceso

    Los estudiantes iban a la conmemoración anual de la masacre de unos 200 universitarios cometida por el ejército mexicano hace 46 años, el 2 de octubre de 1968, en el barrio de Tlatelolco de la capital del país.

    Los alumnos de la combativa escuela normal de maestros, tienen entre sus iconos a un exalumno fundador de la guerrilla en Guerrero en los años 70, Lucio Cabañas, abatido hace 40 años, al argentino Che Guevara y al revolucionario ruso Vladimir I. Lenin, una reputación de rebeldía que llega al secuestro de autobuses.

    Según el documento, a las 17:59 horas el Centro de Control, Comando, Comunicaciones y Cómputo (C4) de Chilpancingo, capital de Guerrero, informó que los estudiantes partían desde su sede de Ayotzinapa rumbo a Iguala.

    El mando operativo de coordinación C4 municipal y del estado de Guerrero "está conectado al Sistema Nacional de Seguridad Pública, controlado por la Secretaría de Gobernación" (Interior, federal), y todos los reportes que llegan o salen del C4 "van simultáneamente a la Policía Federal, al Ejército y las instancias federales de seguridad", dice el reporte.

    A las 20:00 horas la Policía Federal y la policía estatal llegaron a la autopista federal Chilpancingo-Iguala, donde los estudiantes empezaban a hacer una colecta.

    A las 21:22 horas el jefe de la base de la Policía Federal, Antonio Dorantes, fue informado de la entrada de los jóvenes a la estación central de autobuses de Iguala y a las 21:40 el Centro de Control (C4) de Iguala reportó el primer tiroteo, frente a la catedral.

    Tema:
    Desaparición de estudiantes en México (201)

    Además:

    Familiares de 43 estudiantes piden al Senado de México anular poderes en Guerrero
    Procuraduría confirma identificación de uno de los 43 estudiantes desaparecidos en México
    Identificado por forenses uno de los 43 estudiantes desaparecidos en México
    Un grupo “numeroso” de los 43 desaparecidos fue asesinado, dice procurador de México
    Etiquetas:
    Ejército de México, Policía Federal de México, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik