En directo
    América Latina
    URL corto
    322
    Síguenos en

    El secretario de Hacienda (Finanzas), Luis Videgaray, reveló en una carta que en enero de este año pagó un crédito personal a un destacado empresario contratista del Gobierno de México, a quien compró una casa de descanso, para desmentir cualquier imputación por tráfico de influencias.

    La declaración llega después de que el Wall Street Journal publicase el jueves que la empresa Bienes Raíces H&G había otorgado a Videgaray un préstamo para construir una casa de fin de semana en el pueblo turístico pde Malinalco, en el estado de México, limítrofe con la capital, entidad que el presidente Enrique Peña gobernó antes de llegar a la Presidencia.

    Como secretario de Hacienda "no tomo ninguna decisión en contratos de obra pública, por lo tanto no puede existir una imputación de conflicto de intereses", dijo la mañana de este viernes el funcionario a la periodista Carmen Aristegui, conductora del noticiario mexicano de radio MVS.

    Videgaray, estratega de las reformas económicas de México quien también fue secretario de Finanzas en el estado de México antes del triunfo de Peña en 2012, confirmó que la casa en un club de golf de un pueblo turístico, 95 km al suroeste de la capital, fue comprada gracias a un préstamo de un empresario con quien le une "una amistad de carácter social", quien también construyó una mansión de la esposa del Presidente.

    "Entiendo muy bien que este tema en la cobertura periodística genera un gran interés y lo seguirá generando, me toca actuar con transparencia", respondió Videgaray sobre la relevancia el caso.

    El inversionista es el mismo que obtuvo contratos de obra pública en el Estado de México —cuando Enrique Peña era gobernador de esa entidad del centro del país-, y ha ganado nuevos contratos cuando aquel llegó a la Presidencia, lo cual ha desatado una polémica en la prensa mexicana, que ha dominado las portadas de este viernes.

    La mansión de la Primera Dama

    El inversionista construyó además una mansión para la Primera Dama, Angélica Rivera, valuada en 4 millones de dólares, como confirmó ella misma luego de otra investigación periodística dirigida por la periodista Carmen Aristegui, presentadora del noticiario MVS y corresponsal de CNN en México.

    La empresa prestamista de Videgaray y constructora de la mansión de la Primera Dama es Bienes Raíces H&G, propiedad de Armando Hinojosa Cantú de Grupo Higa.

    Esa compañía era parte de un consorcio encabezado por China Railway Construction Corporation (CRCC) Railway, para construir un tren de alta velocidad de más de 200 km para conectar México con la ciudad de Querétaro, por un monto de 3.750 millones de dólares.

    Ese grupo empresaria ganó la licitación, pero fue anulada por el presidente Peña días después, poco antes de una gira por China acompañado la Primera Dama, la ex actriz Angélica Rivera, a principios de noviembre.

    A su regreso a México, la esposa del mandatario anunció que vendería la mansión —que aun estaba pagando gracias a sus años de trabajo con la empresa Televisa-, para evitar suspicacias y versiones de tráfico de influencias, que han sido rechazados en forma tajante por la Presidencia.

    En el caso de Videgaray, la misma empresa de Hinojosa Cantú le otorgo el préstamo por 6,8 millones de pesos (casi medio millón dólares) para construir la casa de 850 metros cuadrados, en octubre de 2012, tres meses después de que Peña ganara las elecciones de julio y dos antes de asumir como Presidente en diciembre de ese mismo año.

    "Por razones financieras, decidí prepagar el crédito con recursos propios. Ello ocurrió el 31 de enero de 2014", dijo el funcionario en un carta pública dirigida al periódico financiero de Nueva York, para negar cualquier conflicto de intereses o tráfico de influencias.

    "Se aclara que el monto total de la operación es de 7,5 millones de pesos", precisa el texto del secretario de Finanzas Videgaray.

    El titular de la secretaría de Hacienda y Crédito Público (Finanzas) explica que la vivienda aparece en su declaración patrimonial como una operación de contado, debido a que el formato no permitía precisar que el crédito era no bancario, sino dinero de un empresario privado.

    Un primer empresario de éxito

    En el momento de la negociación de la casa de descanso, Vidgaray se desempeñaba como coordinador general del equipo de transición para la recepción de la Presidencia.

    Videgaray fue el jefe de la campaña presidencial del candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) para retornar a la Presidencia perdida en el 2000, tras siete décadas en el poder, y había sido miembro prominente del gobierno del Estado de México en la era Peña (2005-2009), un enclave industrial y turístico que rodea la capital, cuya capital es Toluca.

    Ahora se sabe que el empresario prestamista de Videgaray es un contratista del gobierno, pero el funcionario asegura que la operación es "plenamente legal", porque se pactó cuando no era funcionario público –en la fase de transición-, y que fue un acuerdo entre particulares, por lo tanto "no existió conflicto de interés alguno".

    La compra de esa casa "no tiene ninguna influencia en la otorgación de contratos, son cosas que deben ser materia de investigación independiente", dijo este viernes Videgaray en el programa de radio con la periodista Aristegui.

    Una nueva institución anti-corrupción debe ser creada para investigar "si esas operaciones en el ámbito personal de los funcionarios tienen algún efecto en el otorgamiento de contratos con este o cualquier otro grupo empresarial", respondió el alto cargo del gabinete económico.

    El Congreso que debate una nueva ley anticorrupción debe "crear esas autoridades independientes, respecto a potenciales o percibidos conflictos de intereses, que en mi caso no hay, es sano para el país que se investigue", dijo Vidgaray, en virtud de la situación política marcada por la crispación social tras la masacre de estudiantes en Iguala, Guerrero.

    "En una sociedad abierta y democrática, los servidores públicos debemos estar sometidos al permanente escrutinio de la sociedad (…) reitero de manera categórica que estoy absolutamente convencido haber actuado con honestidad y pleno apego a la ley", escribió el alto cargo del gobierno en su carta el jueves.

    "He actuado con honestidad y transparencia, no hay una imputación de ilegalidad, es una operación que está declarada ante la Secretaría de la Función Pública conforme a parámetros de mercado", insistió Videgaray.

    Las casas del Club de Golf Malinalco, con 18 hoyos y un helipuerto, se venden ahora por entre US$850.000 y US$1,2 millones, indicó una vendedora de Sotheby´s International Realty, indica el diario WSJ.

    El funcionario insistió en que debido una exposición pública tan alta, le habría sido "imposible conseguir un crédito bancario, y lo hice con un préstamo personal porque era la opción, hice la operación de compra antes de ser funcionario público".

    Etiquetas:
    Hacienda, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook