En directo
    África
    URL corto
    0 0 0
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y sus socios humanitarios instaron a los donantes internacionales a proporcionar 156 millones de dólares para cubrir las necesidades humanitarias de los refugiados etíopes que huyen del conflicto en Tigray.

    "Durante las últimas seis semanas, más de 52.000 refugiados han huido de la región de Tigray hacia el este de Sudán. A pesar de que el número de recién llegados se ha reducido recientemente a unos 500 por día, las agencias de ayuda están lidiando con una emergencia humanitaria a gran escala en un área muy remota que no ha visto una afluencia de refugiados tan grande en décadas", declaró el portavoz de la Acnur, Andrej Mahecic.

    La financiación solicitada cubre el período de noviembre de 2020 a junio de 2021, y beneficiará a unos 115.000 refugiados, así como a unas 22.000 personas en las comunidades de acogida.

    "Su objetivo es ayudar a los gobiernos de Sudán, Yibuti y Eritrea a mantener y facilitar el acceso al asilo y brindar asistencia vital a quienes se han visto obligados a huir", señaló Mahecic.

    Entre otras cosas, estos fondos ayudarán en el registro y la documentación, contribuirán a descongestionar los sitios de acogida en las zonas fronterizas y trasladar a los refugiados a nuevos asentamientos. Otras tareas prioritarias incluyen la provisión de alimentos, servicios de salud y educación, así como el apoyo a grupos con necesidades específicas, como mujeres y niñas en riesgo, menores no acompañados, discapacitados y ancianos.

    Hasta ahora, la Acnur y sus socios han recibido 46 millones de dólares, o apenas el el 30% de los fondos necesarios.

    El pasado 4 de noviembre las autoridades etíopes lanzaron una operación militar en la región de Tigray, en el norte de Etiopía, tras acusar al Frente de Liberación Popular de Tigray (FLPT), el partido gobernante en la región, de haber atacado dos bases del ejército federal. El FLPT negó el ataque y acusó a Adís Abeba de inventar un pretexto para la intervención militar.

    Las autoridades centrales decretaron el estado de emergencia en Tigray por un plazo de seis meses, y establecieron un gobierno interino, con un jefe nombrado desde Adís Abeba. El nuevo ejecutivo sustituyó al gobierno regional, salido de las elecciones de septiembre pasado que, según Adís Abeba, fueron ilegítimas, porque los comicios en el resto de Etiopía se aplazaron debido a la pandemia del coronavirus.

    El primer ministro del país, Abiy Ahmed, anunció a finales de noviembre pasado el fin de la operación militar en Tigray, no obstante luego se informó de nuevas hostilidades.

    El conflicto de Tigray provocó la huida de decenas de miles de civiles, principalmente hacia el vecino Sudán.

    Etiquetas:
    ACNUR, Etiopía, Tigray
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook